Anuncios

Especial Metallica: S&M

Y continuamos en Hipersónica con el repaso a la discografía de Metallica, aprovechando la salida de su último álbum de estudio, Death Magnetic, que a sus seguidores ha entusiasmado. Yo, que me crié, musicalmente hablando, con AC/DC, Motörhead, Judas Priest y Iron maiden nunca le presté atención a la carrera de esta banda y la la salida de sus últimos álbumes no fue un gran acontecimiento para mí.

Hasta que llegó S&M y empecé a interesarme por la música de los californianos aunque poco después el asunto Napster hizo que les cogiera bastante tirria. En este doble álbum en directo Metallica se acompañaron de la Orquesta Sinfónica de San Francisco, que en aquel momento, 1999, estaba en el top 1 de las orquestas norteamericanas.

Y lo que a priori pudiera parecer un desastre es uno de los mejores álbumes en la carrera del grupo porque los que no son sus seguidores quedan rendidos a esta opera magna grabada en dos sesiones el 21 y 22 de abril de aquel año. Tener a los muchachotes de Metallica junto a toda una gran orquesta de unos cien músicos es una maravilla que años después y con similar fórmula repitirían los inefables Kiss en Symphony: Alive IV, con la Sinfónica de Melbourne.

S&M podríamos colocarlo con una rara avis dentro de la discografía de Metallica pero en verdad es un grandes éxitos con una orquesta dirigida por Michael Kamen, quien también se encargó de escribir el libreto con los arreglos de los temas para esta singular formación.

Es un directo de esos que apetecería decir, yo estuve allí y fui protagonista de aquel irrepetible momento en el que James Hetfield, Kirk Hammett, Lars Ulrich y Jason Newsted, que dejaría la banda en enero de 2001, ofrecieron un lavado de cara a un repertorio de canciones que cronológicamente iban de Ride The Lightning (1984) a ReLoad (1997).

https://www.youtube.com/watch?v=ODh8_f9f_2s

Un doble compacto que incluía dos temas nuevos, ‘No leaf clover’ y ‘Human’, unas migajas para llevarse a la boca aquellos fans que se sintieron un tanto defraudados con Load y ReLoad. Aunque con la perspectiva del tiempo, su siguiente entrega St. Anger, ha sido el peor álbum con diferencia en la carrera del cuarteto angelino.

Aunque si tienes la oportunidad te recomiendo que vayas directo al DVD de este S&M, un doble disco con sonido 5.1 en el que además de el concierto íntegro puedes disfrutar de un documental sobre la grabación y otros jugosos extras.

Como decía al principio S&M fue el disco que me reconcilió con Metallica. Desde sus primeros compases, con esa intro de Ennio Morricone, ‘The ectasy of gold’, tan del oeste que sirvió de preludio para que la banda se pusiera manos a la obra y hacer ‘The call of Ktulu’, un densísimo instrumental inspirado por un relato de H.P. Lovecraft, el maestro del horror.

Y después Metallica comenzó una increíble exhibición de clásicos y no tanto como ‘Master of puppets’, una de las joyas que cayeron en esas noche y en las que la banda dejó claro a qué altura estaba en ese momento, es decir, en la cumbre del metal internacional.

Incluso temas más recientes en 1999 como ‘Fuel’ son un verdadero trallazo en las manos de Metallica y la Orquesta Sinfónica de San Francisco, lo mismo que ‘The memory remains’, levantando el pie del acelerador unos instantes para hacer ‘Hero of the day’, una balada que empataron con el acerado medio tiempo ‘Devil’s dance’ y la preciosísima balada, ‘Bleeding me’, que con los arreglos de cuerda su intimidad queda subrayada.

Eso en cuanto al primer compacto. El segundo está preñado de grandes éxitos de Metallica. Empieza con otra balada, ‘Nothing else matters’, para mí el mejor tema de este concierto pues no me canso de escucharlo periódicamente. No les quedó nada mal ‘Until it sleeps’, un tema poderosamente épico que la orquesta se encarga de enfatizar.

Ni tampoco ‘Wherever I may roam’ y ‘Outlaw torn’, que parecen haber sido escritas para interpretarlas con una gran orquesta. Aunque ‘One’ es para mí uno de los puntos álgidos de esta segunda parte del recital. A esta famosísima canción Kamen y Metallica le dieron una pátina inicial de misterio e intriga. Una power balada que escuchándola veo como referente e influencia de A Perfect Circle.

‘Enter sandman’, otro clásico de Metallica puesto al día y con el público entregadísimo marca la recta final de este recital que cerraron con un ‘Battery’ ciertamente apoteósico. Cabe decir para finalizar que para mí S&M es uno de los mejores directos de la música popular de la década de los noventa.

Discografía de Metallica

Anuncios