Anuncios

A Place to Bury Strangers — Exploding Head: un discazo para consolidarse

Voy a ser sincero con vosotros: la primera vez que escuché A Place to Bury Strangers con su debut homónimo, el cual data de 2007, los clasifiqué mentalmente como un clon más de The Jesus and Mary Chain con poco que decir y les di de lado. Es por ello que cuando el pasado octubre lanzaron su segundo álbum, este Exploding Head que ahora tratamos, no le presté más atención hasta que una de sus canciones se cruzó en mi camino y me cautivó.

El tema que me reconcilió con los de Nueva York fue la brutal demostración de músculo ‘Ego Death’, a raíz de la cual decidí dar una oportunidad a este trabajo que, con carácter retardado, se ha convertido en uno de mis favoritos de 2009. A su misma vez, esto me ha servido también para redescubrir con mejores ojos su debut y empezar a valorarlo en mejor medida, pero no es de eso a lo que he venido a hablar en este artículo.

Si no estás ahora mismo disfrutando con esta lección de noise rock como yo lo estoy haciendo puede ser por tres razones: porque el grupo no se había cruzado antes en tu camino, porque te pasó como a mí con el primer elepé que publicaron o directamente porque le has dado una oportunidad y no lo tragas. Si estás en los dos primeros grupos, te recomiendo que dejes lo que estés haciendo y centres ahora tu atención en ‘In Your Heart’, elegida como primer single del disco aunque no sea lo mejor que podamos encontrar en él:

Si descubres ahora al trío de Brooklyn, creo que las dos muestras de dinamita sonora que he dejado te habrán permitido hacerte a la idea de lo que podemos encontrar en este disco: la distorsión como principio fundamental, la potencia máxima como única meta aceptable y una innegable deuda a los reyes del shoegazing que, a diferencia de lo que pensé la primera vez que entré en contacto con ellos, sí tiene mucho que aportar al género.

Tamaña muestra de manejo del ruido se entiende mejor si decimos que la voz cantante de A Place to Bury Strangers, Oliver Ackermann, es responsable de una compañía de pedales de efectos llamada Death By Audio. No podrían haber puesto mejor título para un disco tan exigente para los tímpanos del oyente que Exploding Head, como queda perfectamente demostrado en el corte de apertura titulado ‘It is Nothing’

Pero la verdadera razón del salto cualitativo que la banda ha dado con este disco, aquello que me ha hecho enamorarme de los mismos que en su momento dejé a un lado, es que toda esa desbordante energía musical que llevo varios párrafos destacando está mucho mejor encauzada, presentada en canciones mejor pensadas desde la base y con propuestas mucho más atrevidas. A este último respecto me quedo con el sorprendente arranque surf de ‘Deadbeat’

Realmente al conjunto no le sobra una sola canción, ni un solo decibelio de intensidad sonora, pero si me obligáis a que me quede con un único corte, sin duda sería con el épico cierre ‘I Lived My Life to Stand in the Shadow of Your Heart’, donde todo termina de explotar por los aires, especialmente a partir de la segunda mitad del tema.

9/10

En definitiva, Exploding Head consigue situar a A Place to Bury Strangers en la órbita de los grandes grupos de noise rock, haciendo de ellos una de las mejores referencias a seguir durante la década que ahora comenzamos. Un disco oscuro, vibrante y cargado hasta los topes de talento al que todo aquel que disfrute con la fuerza del rock debería dar una oportunidad. Fijaos si es bueno que no sólo sirve para disfrutarlo por sí solo, sino también para valorar como es debido al disco que le precedió, así de sobrado anda de calidad. Consumir preferentemente con los altavoces a todo trapo.

Anuncios