Anuncios

Los Planetas — Una Ópera Egipcia: menos flamenco, más rock igual a un gran disco


Los Planetas parecen tener una regla no escrita respecto a su carrera discográfica. Tras un gran disco el siguiente paso es muy corriente. Ya sea porque la producción no les acompañe (Pop, 1996) o porque las canciones son mejor dejarlas de lado (Los Planetas Contra La Ley de la Gravedad, 2004), el caso es que la continuación de La Ley del Espacio (2007, Sony BMG) era tan esperada como temida.

Tras marcarse el mejor álbum español de la década anterior la siguiente maniobra iba a ser mirada con lupa, más aún si, como decía la banda, el flamenco iba a seguir siendo el sonido principal. Una Ópera Egipcia llega con tantos condicionantes y expectativas previas que es difícil despojarse de ellas al escucharlo. Quizá es que no haga falta. De una u otra manera, Los Planetas rompen su maldición y tras un gran álbum nos proponen otro muy bueno.

https://www.youtube.com/embed/YuWdLmzdsRs

Vale, Unidad de Desplazamiento (2000, BMG) puede ser una excepción, pero Una Semana en el Motor de un Autobús (1998, BMG) le ensombrece demasiado, aunque con él se ve un cambio en el sonido del grupo clave. En relación a esto, Una Ópera Egipcia se posiciona en ese mismo sentido. El precedente es demasiado perfecto pero para evitar repetir la fórmula el grupo incorpora una mínima electrónica a su discurso y se cubren de nuevo con la capa de Shoegaze habitual en sus momentos más introspectivos.

El octavo álbum en estudio de los granadinos convence en la parte final. A la mitad con ‘Como Loco Desvariaba’ parece un segundo trabajo que pone tierra de por medio con ‘Siete Faroles’ (con Antonio Arias al bajo) o ‘No Sé Cómo Te Atreves’ (con La Bien Querida), dos ejemplos de la habitual revisión del sonido planetero: recuerdos a ‘Deberes y Privilegios’ junto a ‘Deseando Una Cosa’ e ‘Y Además Es Imposible’, con Irantzu Valencia, respectivamente.

En ‘Como Loco Desvariaba’ Jota y la banda bajan el tempo, logrando una balada calmada, donde el amor se establece como el tema central de un álbum que bien podría ser conceptual si pensamos en la relación con una pareja sentimental, con versos en los que Jota se sincera:

Si te quedas aquí
puedo pasarme a buscarte.
Si te quedas conmigo
para que pueda contarte
lo mucho que te necesito.

Aunque creo que ya lo sabes
voy a volver a decirlo
que te quiero más que nadie
que te sigo queriendo lo mismo.

La estructura flamenca sigue influenciando la base de las canciones, como podemos escuchar en ‘Atravesando los Montes’, donde las guitarras de Florent y Banin se sitúan por encima de la batería de Eric y una línea de palmas, mientras que Jota sigue dolorido cantando al amor, pero sin tanto protagonismo en la voz como en los últimos trabajos y como en las primeras canciones del largo, a excepción del intro instrumental con ‘La Llave de Oro’, la más aburrida de todas y que recuerda demasiado al anterior LP.

https://www.youtube.com/embed/Sq_oJYCt0dY

Con ‘Virgen de la Soledad’ comienza el mejor momento de la banda que recuerda a sus cierres oscuros en el último tema, sólo que aquí lo dividen en tres, creando la escena en el primero, con un Jota místico entre atmósferas creadas por las guitarras, logrando un fraseo muy pausado y destruyendo la búsqueda de un posible estribillo.

En ‘La Pastora Divina’ (de nuevo Antonio Arias al bajo) vuelve el maestro Enrique Morente que podía haber puesto voz a todos los temas del álbum pero que al final su colaboración se redujo al último tema, recordándonos ‘Tendrá Que Haber un Camino’ (insuperable). Jota se sitúa en un tercer plano por detrás, actuando de voz de acompañamiento al fondo, casi inapreciable y difícil de descifrar, así como lo que canta Morente cuando no hace los juegos propios del flamenco. Yo aquí necesito una letra para entenderla. Pero el sonido resultante me encanta.

Y ya como regalo final en forma de extra, la mejor: ‘Los Poetas’. Inspirada en el Corán, con el Jota más religioso, narrando lentamente la historia y haciéndose un hueco entre las guitarras y la programación de Banin. Oscuros, muy solemnes y con el estilo de ‘La Copa de Europa’ en mente. Mi versión favorita de Los Planetas.

https://www.youtube.com/embed/88Vy7wh0-O0

Los dos singles que ya anticiparon: ‘Soy Un Pobre Granaino’ y ‘Romance de Juan de Osuna’ se sitúan en dos momentos claves que funcionan muy bien en el álbum, aunque a mí me hubiese gustado escuchar antes dos nuevos temas que dos ya publicados. Por su parte, ‘La Veleta’, que parece extraída del debut de La Bien Querida, es el lucimiento de Ana Fernández-Villaverde en una letra a medida donde Jota aparece en los coros al fondo.

Una Ópera Egipcia es un gran trabajo, en especial para aquellos que hemos incorporado desde hace años las canciones de Los Planetas a nuestra banda sonora, con canciones de amor que se convierten directamente en propias tras identificarse con la letra. Un buen álbum por parte de los granadinos que hacen olvidar (de nuevo) un EP, Cuatro Palos (2009, Octubre) muy flojo.

8/10

Discografía de Los Planetas en Hipersónica

Anuncios