Anuncios

In Flames — Sounds of a Playground Fading: el peor disco de los de Göteborg

No les reconozco en este Sounds of a Playground Fading que si me dicen hace años que van a publicar un disco como éste me echaría a reír. Ahora no sé cómo definir la sensación que tengo en el cuerpo tras escuchar múltiples veces el nuevo trabajo de In Flames.

Que la decadencia de los suecos ha ido en progresión lo atestigua el que ninguno de los miembros fundadores permanezca en sus filas. Tras la huida de Jesper Strömblad, supuestamente para solucionar los problemas generados por su adicción al alcohol, In Flames se han quedado más como una marca que como una banda en sí, algo así como lo que le ha pasado a Dr. Feelgood.

<!--more--><
Son tiempos de cambio para In Flames: Niclas Engelin, amigo del grupo se ha alistado en la formación para secundar las guitarras de Björn Gelotte. Si The Jester Race, Whoracle o Colony son para mí una trilogía pilar del death metal melódico, a partir de Reroute to Remain yo perdí el interés en los de Göteborg; y además su etapa con Nuclear Blast acaba y entran en la escudería Century Media.
Sounds of a Playground Fading, candidato a figurar entre lo peor del metal del 2012
Sí, claro, luego vendría Come Clarity, bueno pero con ese pasado no lo era tanto, y A Sense Of Purpose, donde ya se les veía el plumero. Y ahora nos entregan Sounds of a Playground Fading, su peor disco hasta la fecha, el listón ha bajado amigos, y candidato a figurar entre lo peor del metal internacional del año en curso.
http://www.youtube.com/watch?v=ylfn0o66jwM
El nivel esta por debajo del aprobado en todo: estribillos, riffs, melodías, letras, sección rítmica, incluso en el apartado vocal, el espectro gutural se ha evaporado y a Anders Fridén parece que le ha pasado lo que a Sansón cuando Dalila le cortó la melena. Y el single, ‘Deliver Us’, del que ya dijimos que era algo así como pop-metal, es de lo poco salvable, si se puede definir así, del conjunto.
4.3/10
A su izquierda, por debajo de una nota de 4 estarían por citar algunos ‘When The Dead Ships Dwell’, ‘Darker Times’, ‘Fear is The Weakness’ o ‘The Attic’. ¿Nada se salva entonces? Nada no; ‘A New Dawn’, un corte que parece ser la luz en el camino tortuoso que les espera a In Flames. Lleva cuerdas, guitarras vertiginosas, pero le falta la genialidad de otros temas del pasado; muchos diréis que es bazofia. In Flames pasan a la categoría de uncidos con el óleo sagrado.
Anuncios