Anuncios

Thievery Corporation — Culture Of Fear: no siempre “más de lo mismo” es algo peor

Recientemente, Thievery Corporation ponían en circulación Culture Of Fear, la que es ya la sexta referencia en la discografía del dúo si no tenemos en cuenta una recopilación y un disco de versiones.

Enfrentarse al sexto disco en casi 15 años de carrera de los de Washington es tarea fácil si has seguido su trayectoria hasta la fecha: las sorpresas escasean, y mucho, pero lo bueno permanece, y la falta de sobresaltos es más una virtud que un defecto.

Los elementos habituales en los discos de Rob Garza y Eric Hilton siguen presentes en las dosis habituales: mezcla de downtempo con trip-hop, hip-hop y ritmos del mundo (casi de cualquier parte del mundo), chill, acid-jazz, protagonismo de las percusiones y vocalistas que nos cantan letras reivindicativas y comprometidas socialmente, así que no hay un nuevo horizonte por descubrir en Culture Of Fear.

https://www.youtube.com/embed/YvRsn-5SqSA

Esa fusión, marca de la casa, de factura más digna de Bristol que de Washington D.C, convierte su música en uno de los mejores ejemplos de lounge versátil: música que puedes escuchar de fondo mientras dedicas tu mente a otros menesteres y no quieres distracciones, o música para escuchar, con toda la atención del mundo puesta en ella, descubriendo nuevos matices en cada reproducción. Así han sido todos los trabajos del dúo hasta el momento, y Culture Of Fear no es una excepción.

https://www.youtube.com/embed/1Ii3DNUnWgE

Si este nuevo álbum no destaca especialmente por los cambios en el estilo, si que es cierto que hay algún ligero nuevo matiz a tener en cuenta. Las letras reivindicativas siempre han sido una seña de identidad en la música de Hilton y Garza, pero en este trabajo han bajado mucho el nivel de inconformismo, sobre todo si lo enfrentamos al anterior ‘Radio Retaliation’, quedando relegado casi en exclusiva al tema que da título al disco ‘Culture Of Fear’ en el que el Mc Mr. Lif da casi las únicas pinceladas de verdadero hip-hop de todo el tracklist.

https://www.youtube.com/embed/GWvqkDvv4mE

Con el lounge por bandera, pero mezclando todo lo mezclable

Queda algo más de reivindicación en el resto de cortes, pero bastante más ligera de lo habitual en la música del dúo, pero el resto de vocalistas elegidos, LouLou Ghelichkhani, Sleepy Wonder… carecen de la personalidad de Mr. Lif, o de la de los elegidos en anteriores trabajos, como Femi Cuty, David Byrne o Perry Farrell. Las voces cumplen con su cometido, ciertamente, pero este si que es un punto donde el conjunto flaquea un poco.

Por otra parte, cada tema viene con sus propias influencias. En unos casos de estilo y en otros geográficas o rítmicas, pero el éxito de Thievery Corporation es que, suenen indefectiblemente a ellos, con su estilo claro y bien definido, que los hace reconocibles entre otros artistas del trip-hop. Tener ese toque personal no es fácil, y ellos se lo han ido labrando a lo largo de estos 14 años, poco a poco.

https://www.youtube.com/embed/enf1kqIa6Uc

De esas influencias geográficas que os hablaba antes, se echan en falta las habituales en otros discos del sitar y la lengua francesa; elementos que siempre han estado ahí, y que en muchos casos pasaban desapercibidos pero que es precisamente cuando no aparecen cuando se echan en falta.

Si todas las influencias habidas en este disco ya nos hacen intuir que aún siendo terreno conocido, este Culture Of Fear es terreno abonado para la variedad, sólo hay que dar una primera y rápida escucha para ver que hay hueco para los momentos incluso más tranquilos de la tónica general, como en ‘Where It All Starts’ o ‘Take My Soul’ mientras que también queda sitio para beats más potentes, como los de ‘Is It Over?’.

https://www.youtube.com/embed/3viq7wLVLm8

En general, estamos ante un álbum, corto, conciso y que entra perfectamente desde la primera escucha, al menos si eres aficionado al sonido Thievery Corporation. No sorprenderá a nadie, pero es que cuando las cosas se han hecho bien desde un primer momento, no hay mucha necesidad de cambiarlas, y esa ha parecido ser la máxima de este dúo, tanto para este nuevo trabajo como para toda su discografía. Sólo cabe disfrutar de esta excelente nueva entrega, que no supera a las anteriores pero al menos se pone al mismo nivel, que no es poco.

Anuncios