Anuncios

Foster The People — Torches: la banda sonora de una fiesta (indie) de verano

Parece que, con el éxito de ciertos grupos, nos hemos acostumbrado a que cada temporada surja, tras una pegadiza y radiable canción (¿amenazando grupo one-hit wonder?), el hype sobre algún grupo resultón que conjugue el indie-pop, la electrónica más amable, y pegue un petardazo que haga temblar a las radiofórmulas, y las “indie discos” (como diría Neil Hannon). ¿Y el 2011 iba a ser menos? Ni mucho menos, y creo que los candidatos más evidentes para plantarse bajo los focos de nuestra atención son Foster The People.

Los antecedentes cercanos que podríamos poner a su alrededor que cubrirían con cierto margen de su seguridad los caminos por los que se desarrolla la música de los angelinos serían, entre otros, los MGMT de su debut, Passion Pit, Delphic, Cold War Kids, Cut Copy, The Rapture, Peter Bjorn and John o, ya más alejados, al fondo de la habitación, un híbrido entre Maroon 5 y Supergrass. Pop accesible, juguetón, divertido, y con todos esos ingredientes que se le atribuyen a las canciones “divertidas”: palmas, silbiditos, estribillos pegadizos y esos teclados que convierten en livianos y llevaderos hasta los atascos al ir (o volver de la playa).

https://www.youtube.com/embed/SDTZ7iX4vTQ?hd=1https://www.youtube.com/embed/ABzh6hTYpb8?hd=1https://www.youtube.com/embed/04TXoFI6CSM?hd=1

Por tanto, ¿de qué debemos preocuparnos? De su sobreexposición que puede llevarnos a aborrecerla (afortunadamente, en nuestro país aún no han puesto sonido a ningún anuncio, pero todo se andará, teniendo en cuenta la costumbre por estos lares de recuperar éxitos de temporadas anteriores para los spots publicitarios), de que no tengan continuidad, o de que pierdan la claridad de ideas que demuestran aquí. Demuestran talento y brillantez, y esa superficialidad y casi estacionalidad de su propuesta (música para el verano), que utilizarán como argumentos sus detractores, no le restan validez, ya que son algo implícito para la música que hacen. Que en anteriores entregas se estanquen o evolucionen será un tema para debatir más adelante; de momento, conformémonos con bailarlos, o, en su defecto, en que lo bailen las chicas y nosotros podamos aprovechar su poder euforizante y hedonista.

Escúchalo en | Spotify, Grooveshark

http://grooveshark.com/widget.swf

Anuncios