Anuncios

Kurt Cobain y sus imitadores

Hoy se cumplen nada más y nada menos que 19 años del día en el que el Rock se pegó un tiro en la boca. Vale, aún no se ha aclarado todo el misterio, si fue Kurt quien apretó el gatillo, si fue Courtney Love o si lo hizo algún tercero pagado por la segunda. La verdad es que no me apetece perder un solo segundo con las especulaciones sobre la muerte del mito ni con un relato de los últimos días de vida de Cobain, los cuales bien sabemos todos que transcurrieron con el cantante encerrado ya sea en habitaciones de hospital o de su propio domicilio tras diversos intentos de suicidio y de rehabilitación infructuosos.

Tampoco creo que sea el momento de hablar sobre la explotación mercantilista que industria y allegados han realizado de la figura del músico de Seattle tras su muerte, mediante declaraciones a la prensa ‘rosa/amarillenta’, mil y una reediciones de sus discos, expolios al material no editado por Nirvana… Quizás en otro aniversario me apetezca hablar de alguno de estos hechos. Ésta vez no va a ser.

https://www.youtube.com/embed/AhcttcXcRYY

Los que me conocen un poco saben de sobra que nunca he sido un seguidor de Kurt Cobain a pesar de reconocer y valorar con total sinceridad su legado y la importancia que tuvo su figura para dar notoriedad a una escena musical que marcó mis primeros años de afición a la música. Como entenderéis, para mí Pearl Jam y Eddie Vedder siempre han estado por delante de lo que hicieron Nirvana, supongo que gracias a mi formación musical más clásica (gracias a mi padre) y a ese sentimiento verdaderamente outsider tan presente en muchos momentos de mi vida.

Es cierto que Cobain siempre se consideró a sí mismo un marginado y como tal intentó ejercer toda su vida, marcando su obra continuamente de protesta social y la desesperación y negatividad juvenil que tan importantes fueron para el nacimiento y consolidación de la escena Grunge y la conocida Generación X. Sin embargo, he dicho bien, Kurt Cobain lo intentó, pero, a vista pasada, creo que muchos hemos entendido que no lo consiguió. No fueron pocos los enfrentamientos o desplantes a la industria discográfica y todo lo relacionado con ella, pero ciertos guiños y cierta permisividad (como hemos visto en perspectiva) para la utilización de su imagen aún en vida aunque él tuviera una intención distinta a la mercantilista, motivaron que nunca me sintiese atraído por su figura, al considerarlo, ya desde mis tiernos 14 años, e influenciado por mi mentor musical, una persona no tan íntegra como él siempre había pretendido reflejar.

Supongo que ese fue el principal motivo que generó su decadencia, el sentirse títere de la industria a pesar de haber intentado rechazarla en multitud de ocasiones. Kurt fue un muñeco roto por los intereses de señores vestidos de negro y armados por maletines llenos de miles de dólares. Kurt fue su víctima y murió entre sus garras, pero es de necios no reconocer que Kurt tuvo cierta responsabilidad ante lo sucedido, demostrando en su ocaso no haber sido lo suficientemente maduro como para asimilar lo que finalmente se le vino encima por su propia megalomanía, por mucho que él pretendiese encauzarla de forma que su creciente fama le sirviese como vehículo de expansión de su mensaje y sus ideas, de su repulsa ante la sociedad en la que vivía.

Como decía al principio, es una necedad el no reconocer, a pesar de todo, el gran impacto que Kurt Cobain y su obra han tenido para miles de músicos pertenecientes a su generación o las posteriores. Obviamente ningún músico posterior ha conseguido llenar el vacío que ese disparo dejó en la mente de muchos melómanos, pero muchos, muchísimos, han intentado, algunos con mayor honestidad que otros, referenciar el legado del difunto músico de Seattle.

Esto es una pequeña lista con alguno de estos seguidores de Cobain, algunos mejores y otros peores. Es lo que suele suceder, triunfa y todo el mundo intentará imitarte, y cada uno a su manera o con sus capacidades.

Bush: Gavin Rossdale

Es probablemente el cantante que mejor ha logrado imitar la voz de Kurt Cobain y también uno de los primeros en hacerlo. A pesar de que su banda nació en 1992 y debutó en 1994, poco después de la muerte de Kurt, la ‘influencia’ del cantante de Nirvana fue más que palpable en los primeros pasos de la banda y en uno de sus mayores éxitos. Muchos los acusaron de exhumadores del legado de Cobain a mediados de los 90, yo les guardo un especial cariño pues lanzaron una canción muy importante durante mi adolescencia, ‘Swallowed’.

https://www.youtube.com/embed/Q7RVp3DvX1o

Seether: Shaun Morgan

Los sudafricanos debutaron discográficamente 6 años después de la muerte de Kurt y llegaron a abanderar en su momento la muy manida escena Post-Grunge gracias a cierto tema del que prefiero no acordarme. Ejemplifican la degeneración del legado de Nirvana y de su vocalista en base a una imitación vocal y estilística que casi se acerca a la caricaturización tal y como sucede con los otros casos que vienen a continuación. He de reconocer que en su momento su propuesta pegadiza pudo llamarme la atención allá por el año 2000. Tras los líos de faldas, los amoríos y su estrellato, son una banda que para mí, nunca debió existir.

https://www.youtube.com/embed/mF53On_P7qI

Puddle of Mudd: Wes Scatlin

Culpa del éxito de gente como Bush, quienes se distanciaron rápidamente del Post-Grunge al cual crearon, es el nacimiento de bandas como Puddle of Mudd, quienes sumaron al legado musical de Cobain ropas de rapers, gorras llevadas al revés y estribillos hiperpegadizos. Todo lo que tiene éxito en este mundo acaba corrompiéndose por imitación. Ejemplo de ello es Scatlin, sus tablas de skate, sus palmeras y su pinta de imbécil. Y encima el responsable de su existencia es Fred Durst. Mátame camión.

https://www.youtube.com/embed/CyDykQWck74

Nickelback: Chad Kroeger

Antes de nada una confesión. A mí me gustó un disco de Nickelback. Ale, ya lo he dicho. Podéis reíros de mí, pero que sea en silencio. Y no pienso aguantar una sola colleja. Corría el año 2001 cuando escuché en la radio que había surgido una banda canadiense que capturaba la esencia de Nirvana y la mezclaba con el espíritu clásico de Pearl Jam. Caí como un maldito incauto y he de reconocer que en su momento hasta disfruté, como suele pasar con todo lo malo de este mundo. Silver Side Up es un buen disco, facilón, artificial, deshonesto, pero es un buen disco y contiene buenos momentos intrascendentes. Vale que el cantante parece una simbiosis entre Cobain y un cocker. Vale que es más tonto que mis cojones. Vale que ha llegado a rapear en unas de sus canciones. Vale, sí, pero yo llegué a disfrutar con ‘Just For’. Es lo que hay.

https://www.youtube.com/embed/HZyF3rj2NUI

Silverchair: Daniel Johns

Ahora está muy de moda reírse de todas estas bandas que surgieron bajo el manto de Nirvana y Pearl Jam. He dicho bien, ahora. En su momento muchos se lo gozaron con Silverchair, tal como hicieron con Bush o hasta con Creed. En mi caso, Silverchair también fueron ‘importantes’, y con su debut (muy Bleach) y con Freak Show disfruté mucho. Como ha pasado con muchos otros, Daniel Johns acabó siendo una caricatura de Kurt Cobain, anoréxica en este caso, pero que con 15 añitos alumbrase temas como ‘Israel’s Song’ es como para tenerle en cuenta y no hacer demasiadas coñas con él a pesar de Young Modern.

https://www.youtube.com/embed/k2d6iwOSAfQ

Scandal Sue: Pete Swanson

En España también tuvimos ejemplos de imitadores de Kurt Cobain, desde los risibles Dover hasta gente mucho más humilde como los madrileños Scandal Sue, quienes a inicios de este siglo alumbraron Breathe y probablemente no se comieron más colines que los comprados con los 3 euros que me costó mi copia de su disco. No fueron gran cosa, como siempre sucede con las imitaciones españolas, pero no puedo dejar de citar un disco descatalogado al que, a pesar de todo, tengo bastante cariño. Las similitudes con algunas canciones de Devil Come To Me son hasta sangrantes.

https://www.youtube.com/embed/H4t714Wd3wU

Podría estar hasta el final de los días hablando de gente de esta calaña, pero creedme, tengo cosas más importantes que hacer a pesar de que este post me ha puesto nostálgico. Y también de mala hostia. Mira que decir en público que disfruté con Silver Side Up… Hoy es el primer día del resto de mi vida. La culpa es tuya, Kurt.

Anuncios