Anuncios

Fishrider Records: así suenan los herederos de Flying Nun

Nueva Zelanda y el pop, una historia de amor que no parece tener fin. En Hipersónica profesamos un amor devoto por el sonido del indie pop más canónico y también más brillante. Os hemos hablado muchas veces de él, ya sea en relación a los grupos originales, desde la joven Escocia hasta el Dunedin Sound, ya sea hablando del incipiente revival que tanto nos está alegrando las tardes de los últimos años (Boomgates, Dick Diver, Literature, Veronica Falls, Twerps, Pop Singles). Decíamos, la historia de hoy nos remite hoy de nuevo a Nueva Zelanda y el pop, en esta ocasión para hablar de una diminuta discográfica de Dunedin, Fishrider Records, que cuenta con un puñado de referencias deliciosas siguiendo el camino marcado en su día por Flying Nun Records. Así suenan algunos de los herederos de la legendaria discográfica, cuyo catálogo está siendo reeditado estos días por Captured Tracks, veinte años después del Dunedin Sound.

The Puddle

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3860382054/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=1/transparent=true/

The Puddle no es exactamente un grupo nuevo en Dunedin, pero su historia está indeleblemente ligada a Fishrider Records. Hablar de la segunda implica hablar de los primeros. Su fundador, Ian Henderson, es actualmente parte del grupo que lidera George D. Henderson, su hermano, desde sus inicios. The Puddle es uno de los grupos más recónditos y olvidados del Dunedin Sound. Su primera grabación data de 1986, un EP editado por Flying Nun. Más tarde llegarían dos LP: Live At The Teddy Bear Club (1991) y Into The Moon (1992). Y a partir de ahí se abrió un páramo hasta que, en 2007, en una de las primeras referencias de Fishrider, publicaron su tercer trabajo. Hasta nuestros días, The Puddle han publicado otros tres discos en Fishrider y son la bandera de la discográfica. Resulta imposible hablar de Fishrider y no hablar de The Puddle, el grupo con más referencias editadas, pese a que The Puddle no formen parte de la nueva generación.

The Shifting Sands

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2157939008/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=2/transparent=true/

The Shifting Sands es el resultado de las tribulaciones artísticas de Michael McLeod, quien formó esta one-man-band cansado del rumbo que su anterior grupo, The Alpha State, había tomado. El año pasado publicó su primera referencia en formato larga duración en Fishrider, Feel, una absoluta joya repleta de referencias exquisitas, psicodelia de baja intensidad, baladas y canciones pop que son canciones tristes, como deberían ser casi todas las canciones pop. El disco debut de The Shifting Sands es mejor que la mayoría de discos debut que se publican hoy en día. Por fortuna, la propia disográfica anuncia en su web que McLeod ya ha terminado de grabar su segundo trabajo, por lo que, quién sabe, quizá podríamos disfrutar de él este mismo año. The Shifting Sands es sin duda el proyecto más especial y excitante de todos cuantos alberga Fishrider, y cuenta con el beneplácito y la colaboración de leyendas de Dunedin como David Kilgour (The Clean) y Robert Scott (The Bats).

Trick Mammoth

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1892921389/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=3/transparent=true/

El encanto diminuto de Heavenly pasado por la psicodelia cacofónica de The Chills y un dream pop que nace de la transmisión de emociones y no de la retórica o de las tendencias, y que por tanto funciona. Así suenan Trick Mammoth, tres chavales de Dunedin de las que, por el momento, sólo conocemos sus maquetas. Son tres canciones y se pueden escuchar aquí. Desde Fishrider Records recomiendan perderse en ellas mientras publican su primer disco, del que no adelantan fecha concreta. ¿Qué hay en Trick Mammoth? Pues algo del pulso nervioso de Vivian Girls y Tiger Trap y otro tanto del espíritu ruidoso de Another Sunny Day. Ellos mismos lo explican de este modo: “twee is the new punk”. Y dadas las numerosas maquetas y discos que a día de hoy pasan por la etiqueta twee, no siempre con mucho acierto, hay que saludar sin complejos lo que Trick Mammoth proponen.

Males

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2507208106/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/transparent=true/

El sonido de Males se desplaza, aunque tampoco con estrépito, de la paleta de colores ofrecida en el pasado por Flying Nun. Hay aún vestigios de las guitarras jangle y, muy especialmente, del sentido sonoro melódico y acelerado de The Wedding Present, pero ellos pisan un poco más el acelerador, se fijan en el pop-punk y sus canciones terminan sonando como un Cloud Nothings meets Dunedin Sound, lo cual es estupendo. De ellos conocemos dos singles, especialmente brillante ‘So High’, y un EP titulado MalesMalesMales. Tanto los singles como el EP se publicarán de nuevo junto a un nuevo EP del grupo, titulado RunRunRun y que también editará Fishrider Records. Algunas canciones parecen un refrito, otras son ejercicios comunes de power/surf/pop y algunas otras me transportan a las canciones infinitas y adictivas de The Clean. Como de momento mi cabeza recurre más a la segunda referencia que a la primera, todo bien.

Opposite Sex

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3022973815/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=1/transparent=true/

De largo, el proyecto más extravagante, inclasificable y fuera de lo común que acoge Fishrider Records. Opposite Sex se miran mucho más en la New Wave y en grupos de corte experimental de finales de los años setenta y principios de los ochenta que en el clasicismo pop de Flying Nun. Sin embargo, aún hay algo de todo aquello en las guitarras, que se filtran, retuercen y confunden con ritmos absurdos, “beat poetry” y experimentalismos pop de toda clase. Opposite Sex han editado una referencia en Fishrider, un LP homónimo de fascinante portada y extraños sonidos que esconde en canciones como ‘Le Rat’ un perverso sentido de la melodía. Pese a todos los extraños ruidos que pueblan su música, sus canciones terminan atrayendo mucho más de lo que terminan repulsando. Eso sí, su universo sonoro requiere de cierta dosis de paciencia y cero apriorismos.

The Dark Beaks

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1136650346/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=2/transparent=true/

The Dark Beaks fue el primer grupo que editó Fishrider Records es también el que menos recorrido ha tenido hasta el momento. Su único disco, en el que el fundador del sello, Ian Henderson, toca la batería, se remonta al ya lejano 2006. El pistoletazo de salida lo dio este Spill Your Heart repleto de referencias a The Verlaines que transita los parajes más convencionales del pop junto a baladas de extraños tempos. Una conjunción de guitarras dulces y armoniosas y eléctricos aldabonazos lejos de las mejores referencias de Fishrider Records, pero con varios momentos muy disfrutables. Es el caso de ‘Dream About You’ o la fabulosa y homónima ‘Spill Your Heart’, cuyo aroma amateur y dunediniano se percibe desde los primeros acordes. De ahí en adelante, The Dark Beaks se llevan a caminos de extravagancia y experimentalismo de los más extraños, en los que sólo me ganan a ratos.

The Prophet Hens

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1340508008/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=4/transparent=true/

Y cerramos con The Prophet Hens, de quienes ya os hablamos ayer y cuyo primer trabajo es el primer LP de Fishrider Recors este año. En lo que a mí respecta, The Prophet Hens es el grupo más interesante que el sello tiene entre manos junto a The Shifting Sands. Su LP homónimo es un compendio de las mejores virtudes y los mejores defectos de los cuatro grandes grupos del Dunedin Sound, muy especialmente de The Chills, con quienes les comparan con frecuencia (supongo que por la preeminencia del halo psicodélico, suave y evocador, y de los teclados de fondo). A mí también me llevan al estado de felicidad risueña y perpetua de The Bats, y en ocasiones, como en canciones tan redondas y brillantes como ‘Pretty’, me teletransportan a Graeme Downes y mis adorados The Verlaines. En todo caso, por sí mismos y al margen de referencias tienen canciones enormes, de las mejores que podréis disfrutar ahora mismo, y que a buen seguro estarán entre mis favoritas de 2013.

Anuncios