Anuncios

Janelle Monae — The Electric Lady: cuando Mariah Carey gana al Soul

“Janelle Monae The Electric Lady portada” src=”http://img.hipersonica.com/2013/09/janelle-monae-the-electric-lady.jpg” class=”centro” />

Por el camino alguien lo mató. No es cuestión de buscar culpables que la lista puede ser grande. Asesinato en primer grado, encima muchos de ellos reincidentes. Así acabó el Soul en los 70 sufriendo el destrozo que algunos sellos comenzaron a perpetrar una década antes para lograr conquistar al público blanco y facturar como si no hubiera un mañana. Las consecuencias no importaban. Décadas más tarde ese proceso acaba en álbumes como The Electric Lady (2013, Wondaland Arts Society / Bad Boy) con Janelle Monáe atusándose el tupé más que dando vida a la banda.

La sangre de ese asesinato ya está bien seca. La falsa orquesta con la que nos encontramos aquí no tiene la culpa, se limitan a seguir el guión. Ella muy guapa y a la moda presume de imagen imponente y se ha aprendido las mejores artimañas sobre el escenario de quienes sí transmitían una música viva. Tina Turner es mejor que no recuerde a la banda de su ex marido fallecido ni nosotros tampoco porque entonces The Electric Lady no se levantaría por mucho movimiento de cadera de Monáe.

Janelle Monae sigue sonando como tantas otras artistas negras de Cola-Cao. Es la mirada furtiva hacia quien pide sacarina después de comerse una hamburguesa de un kilo. Lánguida. Más aún si en su trayecto deja atrás ‘Cold War’ o ‘Tightrope’ sin réplica alguna en esta orgía de baladas — ‘We Were Rock n’ Roll’ es el intento fallido — donde aparece la cursilería de Mariah Carey y las partes melosas de Beyoncé Knowles (‘Can’t Live Without your love’, ‘It’s Code’, ‘Sally Ride’ o ‘Dorothy Dandridge Eyes’). En The ArchAndroid (2010, Bad Boy / Wondaland Arts Society) la joven cantante de Kansas rompió hacia el gran público con pequeños fogonazos en los que sus padrinos le dedicaban sus mejores elogios. Lo curioso es que estos no han cambiado, siguen siendo los mismos: Chuck Lightning, Nate ‘Rocket’ Wonder, ambos en Deep Cotton, y Roman GianArthur. Aquel dulce tupé se convertía en una Diana Ross (muuuuuy lejana) aún sin haber sacado las uñas para raspar a sus compañeras en The Supremes.

Quienes no repiten son los colaboradores. Ahí se puede ver el cambio más claro. Pasamos de escuchar a Big Boi, Saul Williams, Deep Cotton (los únicos que repiten, además de firmar la producción) y Of Montreal a voces de copia y pega como Esperanza Spalding, la renacida Solange no me llames Knowles que me ruborizas (y no vendo), Miguel (el último Frank Who? Ocean meets Drake de la factoría lánguida moderna) que son acompañadas por un Prince que hace tiempo debió colgar la chaqueta de chorreras y dejar de sacar nuevos singles con los que hacernos llorar (‘Screwdriver’ es el horror) y la aparente reina del Soul adulto actual, Erykah Badu, a quien llamar en caso de buscar el prestigio ajeno y alguna que otra sombra del árbol mientras canta ‘Q.U.E.E.N.’.

Las canciones desprecian cualquier base. Estas solo suenan a cajas de ritmo machaconas perpetrando el crimen mencionado al inicio. En las trompetas (Lance Powlis y Jason P. Freeman) se descarta cualquier intento por devolver esa magia de antaño. Fred Wesley podría reunir a sus JB aún con Maceo Parker en la formación y se iba a montar una buena de escuchar esto. ‘PrimeTime’ es uno de esos ejemplos en los que analizar en qué coñazo se ha convertido el R&B actual — ¿qué diferencia este tema de ‘#Beautiful’ donde Miguel vuelve a intentar hacerse el Prince falso con Mariah Carey?. Los Drake y compañía salen a la palestra afónicos.

The Electric Lady se convierte en el The Who Sell Out (1967, Track / Polydor) de Janelle Monae pensado por momentos en forma de programa de radio. Solo que la artista añade otro guiño al pasado al inspirarse en parte en la película ‘Metrópolis’ (1927, Fritz Lang) haciéndose pasar por la heroína que salvará a los ciudadanos del poder de la sociedad secreta The Great Divine. Temática conceptual femenina de amor y desamor para las canciones. Esto ya lo hizo en The ArchAndroid y en su primer EP Metropolis: Suite I (The Chase) (2007, Bad Boy).

Janelle Monae sabe muy bien cómo rendir pleitesía a los mitos del pasado. Betty Davis es mucha mujer para ella. Una de las mejores voces del Funk y nombre clave para la música en general tiene su guiño en ‘Givin Em What They Love’ donde Prince hace acto de aparición para dejar una de las canciones más destacadas del álbum. Aquí el carácter sexual que se tendría que dar por supuesto a esta música sí aparece. En ‘Dance Apocalyptic’ vuelve el falsete y los coros infantiles del ‘ABC’ de Jackson 5 pasados por el filtro de The Go! Team (sin mencionar a Sly Stone que entonces hacemos mucha pupa).

El gusto por la influencia brasileña también repite su participación: ‘Ghetto Woman’ y la insustancial ‘Dorothy Dandridge Eyes’. ‘Ghetto Woman’ — no es la oda de B.B. King — , la mejor canción de The Electric Lady, es una acertada mezcla de Bossa descafeinada a lo Bebel Gilberto en el inicio, con la aparición del sonido que en los 80 hizo famoso a Miami Sound Machine con Gloria Estefan al frente. Su ‘Dr. Beat’ sigue influyendo. Janelle Monae se marca un canto vitalista y lleno de esperanza — “Oh Ghetto Woman hold on to your dreams an all your / Great philosophies” — que tiene su réplica en ella misma al final al empezar a rapear y dotar de mayor empaque al sonido. Ese cambio de ritmo, tan necesitado en otras partes del álbum, se lleva el premio y da un respiro a un Pop-Soul falto de vida durante más de 67 minutos.

Janelle Monae — The Electric Lady

Janelle Monae se queda sin hits incontestables (encima el que tiene, ‘Ghetto Woman’ no lo elige como single) y se reúne de algunos colaboradores a la altura de las baladas de Mariah Carey. Por suerte la influencia del pasado sigue estando presente en ciertos momentos, además de Prince y Erykah Badu. Como Soul es un coñazo, en comparación al R&B de otros es hasta bueno.

* 1. Suite IV: Electric Overture
* 2. Givin Em What They Love
* 3. Q.U.E.E.N.
* 4. Electric Lady
* 5. Good Morning Midnight (Interlude)
* 6. Primetime
* 7. We Were Rock & Roll
* 8. The Chrome Shoppe (Interlude)
* 9. Dance Apocalyptic
* 10. Look Into My Eyes
* 11. Suite V: Electric Overture
* 12. It’s Code
* 13. Ghetto Woman
* 14. Our Favorite Fugitive (Interlude)
* 15. Victory
* 16. Can’t Live Without Your Love
* 17. Sally Ride
* 18. Dorothy Dandridge Eyes
* 19. What an Experience

Lo mejor

  • El cambio de tempo de Ghetto Woman
  • Prince, él y su influencia
  • Mejor que el resto de R&B barato
  • Erykah Badu

Lo peor

  • La languidez del R&B actual
  • Miguel y Esperanza Spalding
  • Las baladas de Mariah Carey
  • Las bases baratas

Más en Hipersónica | Janelle Monáe — The ArchAndroid: fusión, pasión, destreza

Anuncios