Anuncios

Yuck — Glow & Behold: el primero era mejor

“yuck” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/yucksh.jpg” class=”centro” />No es la primera vez que lo explico. Si es que toda esta mierda de conectar o no con un disco se puede explicar. Glow & Behold es el segundo disco de la banda londinense Yuck, después del notable éxito que había supuesto su disco homónimo de debut. Que si unas críticas de la leche, que si una gira con conciertos muy chulos, que si mira qué peinados más originales, o qué frescos y novedosos parecen. Qué gamberretes y graciosos, y, ya de paso, qué temazos se soltaban de vez en cuando, como aquel glorioso ‘Rubber’. El problema es que ahora le toca al listillo de turno ejercer como tal, como de listo que todo lo sabe y decide si la continuación está a la altura o si Yuck la ha cagado cosa fina en Glow & Behold. Seguramente, ni una cosa ni la otra.

Glow & Behold: inicio prometedor, pierde de fuelle

Lo que puedo decir, sin miedo a equivocarme, es que eso de la frescura, signifique lo que signifique, no está presente en el segundo álbum de Yuck. Se han currado un disco que al principio promete, pero que se va diluyendo a una velocidad que ríete tú de la mejor de las fórmulas de la aspirina efervescente. Y cuando empieza bien no me refiero a que sean la leche, pero es justo reconocer como más que satisfactoria la escucha de la pieza instrumental ‘Sunrise in Maple Shade’, que abre el álbum, y hace pensar que lo que está por venir va a ser, sino de matrícula de honor, seguramente digno del más merecido de los notables. Es más, Yuck le echa arrestos a esa apuesta inicial, y nos recerdan la segunda mitad de los ’90, de aquel indie-pop con mucho de Teenage Fanclub en su sonido, mientras continúan convenciendo poco a poco con ‘Out of Time’ o ‘Lose My Breath’. Lo dicho, un comienzo bien majo.

https://www.youtube.com/embed/lG_ndWCY-BY

Y ya. Bueno, ya no, pero casi. Vamos viendo cómo esas burbujas de efervescencia van corriendo hasta la superficie para acabar pereciendo de un pinchazo súbido. No es una de esas hileras que se montan organizadas en tu gin-tonic, sino de las burbujas patosas, que van a trompicones y por momentos parece atascarse entre dos, intentando huir de la muerte segura que le espera en la superficie. Eso es Glow & Behold en muchos momentos. Un quiero y no puedo. Un trata de arrancarlo. Un sube y baja de interruptor continuo. Un acercamiento al pop mucho menos ruidoso, mucho más claro, más convencional. Un inicio de naufragio con ‘Memorial Fields’, que va haciéndonos perder algo de la todavía leve atención merecida. El primer momento en el que se te pasa por la cabeza la posibilidad real de que te estés aburriendo.

Siempre hay lugar para la esperanza. Yuck pueden haber perdido algo de chispa, de magia, pero no tienen un pelo de estúpidos. Han tirado de un tema bastante más potente que el resto de disco para lanzar su primer single. ‘Middle Sea’ vuelve a recordar a sus inicios. Quizás a algo más amateur, pero infinitamente más vitaminado y revitalizante. Un fantástico momento que en seguida se queda desnudo. Ese salto que diste de tu sofá, ese “por fin” que recorrió tu cerebro se viene abajo. No carbura, no sabemos si Yuck se arrepentirán alguna vez de haber tenido y de no haberlo dado. O igual es que no tienen mucho más. Que tuvieron, pero ya no. ‘Rebirth’ sabe a descafeinado, a cerveza sin alcohol, y ‘Somewhere’ es tan tediosa como la película de mismo nombre.

https://www.youtube.com/embed/-VnRrIVQMaY

Y así hasta el final. Todo muy dulce, muy bonito, y muy insípido. Mucha glucosa y muy poco nervio. Alguna trompeta molona en ‘Nothing New’, un ratito psicodélico de empaque en ‘How Does it Feel’, la nada de ‘Chinese Cymbals’ o lo muy poquito de ‘Glow & Behold’. Un disco que no va a servir mucho más que para rellenar unos cuantos agradables minutos musicales. No es poca cosa, pero no más que cualquiera de otros trescientos discos escuchados últimamente. Un trabajo que escuchado en el momento invita a pensar que no está mal (no está tan mal, de hecho), pero que caerá en el pozo del olvido más pronto que tarde.

Yuck — Glow & Behold

“nota” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/notayuck.jpg” class=”izquierda” />Una decepción. Un disco tan correctito como insípido. Falto de nervio y carisma. Una especie de trámite, de juntar unos cuantos temas resultones y cumplir con el trámite. Como si tuviesen que lanzar disco más por contrato que por ganas o inspiración.

* 01. ‘Sunrise in Maple Shade’
* 02. ‘Out of Time’
* 03. ‘Lose My Breath’
* 04. ‘Memorial Fields’
* 05. ‘Middle Sea’
* 06. ‘Rebirth’
* 07. ‘Somewhere’
* 08. ‘Nothing New’
* 09. ‘How Does It Feel’
* 10. ‘Chinese Cymbals’
* 11. ‘Glow & Behold’

Lo mejor

  • El batería ha adelgazado muchísimo, se le ve buena cara
  • Las tres primeras molan
  • ‘Middle Sea’

Lo peor

  • La sensación de desgana
  • O la de falta de ideas, que es peor.
  • Que la primera vez que piensas que es un poco aburrido, falta medio disco
Anuncios