Anuncios

Neon Bible: sí, creo


Con la publicación oficial de Reflektor, y después de conocer nuestras ebrias opiniones en la barra del bar, me permito la puntual licencia de la sobriedad para reivindicar Neon Bible ante la grandeza de Funeral. En no pocas ocasiones se habla del ‘disco excelente’ en referencia al debut, relegando a su oscura continuación en un segundo plano, como una obra menor. Y no, no es una obra menor.

El primer versículo: estar a la altura

https://www.youtube.com/embed/aXuymDSGCko

Era 2007 y sólo tres años antes Arcade Fire habían dejado a casi todo el mundo boquiabiertos con la puesta en escena de un grupo que vía Talking Heads y Neutral Milk Hotel, estaba interpretando el indie rock con unos toques de sensibilidad, instrumentismo y grandilocuencia poco conocidos hasta la fecha. Casi como si una banda de cámara se tratase, los de Montreal parecían una orquesta profesional reconvertida a grupo de rock. Era uno de esos debuts tan grandes que pueden hacer invisible todo lo que venga después.

Tras la magnificencia del debut, uno de los mejores de al menos las dos últimas décadas, un grupo normal debería sentir vértigo al tener que enfrentarse a una segunda obra que aguantase el tirón de su ópera prima. Arcade Fire tenían que evitar que la sombra de Funeral les tapase en exceso. Pero contra todo pronóstico, más que intentar evadirla, se dejaron tapar por la sombra y, espoleados por esta, elaboraron un disco de ambientación negra, catastrófico, dramático, llevado al extremo. Sin embargo, bello al mismo tiempo, ideal para recibir en paz, o con rabia, dependiendo del corte que eligieses, la venida de los cuatro Jinetes del Apocalipsis. Será antes o después, pero Arcade Fire ya tiene preparada esa sonata fúnebre que está escrita en su Biblia de Neón y que sigue sonando como algo sobrenatural, prácticamente conceptual.

Ante la inocencia de su primer disco, el grupo aumentó el dramatismo. Pasó de la música de los difuntos a la composición de una epopeya. Se inmiscuyeron en las profundidades del mundo para proyectar al exterior, desde lo más hondo del planeta, un fin del mundo que entraba impunemente, arrasando con todo, por nuestros oídos. No sólo no se amilanaron ni intentaron emular otro Funeral, sino que con un giro de 180º en su planteamiento exageraron cada sonido, llevándolo al extremo, para rozar el histrionismo pero sin llegar a reventar la burbuja. El resultado es un LP furioso, apocalíptico y que esconde brillantes refugios para lamerse las heridas. Por la complejidad de sacar un disco tan bueno tras uno casi perfecto, podríamos decir que este es el Kid A de Arcade Fire.

Versículo segundo: la dualidad y magnificarlo todo

https://www.youtube.com/embed/wjxef8AfVQg

Para tan profético final, los canadienses, muy de mezclar temas radicales y opuestos entre sí, se fueron a grabar el epitafio colectivo a una iglesia abandonada, donde introdujeron ese elemento eclesiástico que sólo sueles escuchar cuando vas de boda: un órgano. Un órgano que a lo largo de todo el disco cae con doble peso; el propio de la temática del álbum, y el de la propia grandilocuencia de Arcade Fire, que con esta creatividad se subían a un altar musical para demostrar que Funeral sólo era una muestra de todo su potencial creativo.

Cuando se habla del grupo, siempre se suele hablar y calificar al mejor disco como Funeral, y es totalmente lícito, es más, tenéis la razón. Pero la importancia de Neon Bible, más allá de lo estrictamente musical, ejemplifica la grandeza de los canadienses. Ante un disco que había conseguido la cuadratura del círculo y que podría comerse cualquier carrera, Arcade Fire sacaron de sus entrañas otro disco corto (en cuanto a temas se refiere), completísimo y repleto de pequeñas joyas. Aquí dejaron estampadas algunas de sus mejores canciones.

Dieron una vuelta de tuerca, llevando a un terreno funesto, religioso y elegíaco todo el músculo que exhibieron tres años antes. Después de llorar a lágrima viva la vida de los que ya no están con nosotros, llegó la hora de la reflexión, del descanso y de la rabia. Esa dualidad en el largo, otra vez, definiendo a unos Arcade Fire en estado de gracia, contraponiendo sentimientos y despellejando la linealidad de los discos. Otra montaña rusa de emociones.

Primero el espejo opaco de ‘Black Mirror’ y su inquietante aura para después rebajar a oración el discurso delicado de ‘Neon Bible’; más tarde la anunciación de ‘Intervention’ que acaba en una invisible y delicada ruptura en ‘Ocean Of Noise’. Y en medio de los polos opuestos que volvieron a exhibir, de nuevo cambios de ritmo radicales, como el día y la noche de ‘Black Wave / Bad Vibrations’ o giros menos bruscos como el de la acelerada ascensión de ‘The Well and the Lighthouse’.

Apabullante y completo como el debut

https://www.youtube.com/embed/p8aH3YJGhwU

En apenas un párrafo aglutinamos muy buenas canciones, algunas a la altura de las mejores del debut, pero no todas, porque hay un par de ese primer disco que están marcadas para la eternidad, y probablemente Arcade Fire no encuentren la inspiración para vomitar canciones tan sinceras y desgarradoras desde su interior (viendo en perspectiva los dos últimos álbumes). Eso sí, no habrá tanto tema antológico, pero los grandes discos no sólo se definen por las pistas que marcan época, sino sobre todo por esas canciones que no son singles y que sin embargo trabajan en la sombra como la hormiga obrera. Son esos fragmentos que no pasarán a la historia de los grupos pero que sin lugar a dudas son indispensables puesto que hacen disco; aguantan y mantienen sobradamente el tipo.

Son esas pistas como la maravillosa ‘Windowsill’ y la necesidad de encontrarte a ti mismo y escapar de la vida prefabricada; el costumbrismo y la fe de ‘(Antichrist Television Blues)’, o el propio credo de ‘Neon Bible’, entre otras buenas piezas. Sin todas ellas el segundo disco de Arcade Fire no sería un trabajo tan importante ni yo estaría ahora reivindicando este álbum al que se suele calificar de notable y no de sobresaliente. Puede que Funeral sea un 10, o un 9 largo, pero sin duda Neon Bible es al menos un 9. Aunque eso suponiendo que esta obra sea menor; para mí está al mismo nivel. Y de hecho me parece más completa. Si la primera toma de contacto con los de Montreal hubiera sido con este trabajo, hubiéramos flipado igual. Pero claro, en Funeral está toda esa inolvidable saga de #Neighborhood y alguna perla más.

https://www.youtube.com/embed/Pyp34v6Lmcc

Cuando te acuerdes de Arcade Fire no pienses sólo en Funeral, acuérdate de lo descompuesto que te quedaste al escuchar ‘Intervention’, de cómo te atrapaba el magnetismo de ‘Black Mirror’ y te atraía a un mundo inquietante y poderoso; acuérdate del acordeón de ‘No Cars Go’; acuérdate del final apoteósico y dramático de ‘My Body Is A Cage’. En definitiva, recuerda que Neon Bible logró mantener viva la llama de Arcade Fire tras un disco arrollador, y que gracias su lado oscuro pero a la vez fiel a la idiosincrasia del grupo, marcaron época en aquella década junto con su hermano mayor y dejó un tatuaje imborrable en la mente de un par de generaciones.

Anuncios