Anuncios

Nacho Álvarez y el Quarteto Bendición — Cuchillo, tijera, ojo de buey

“Nacho Álvarez y el Quarteto Bendición” src=”http://img.hipersonica.com/2013/11/nacho-alvarez-cuchillo.jpg” class=”centro” />

Tiempo ha pasado desde que Nacho Álvarez nos sorprendiera teloneando a Nacho Vegas en el Teatro Jovellanos con el proyecto Welcome Culebras. De aquello quedan algunos temas como ‘El edén’ reconvertidos con un sonido más crudo por quien fuera el bajista de Manta Ray. Nacho Ávarez y el Quarteto Bendición debutan con un primer álbum para el sello Grabaciones Perdidas, distribuido por Green Ufos, que se aleja diametralmente de la producción de su antigua banda. Cuchillo, tijera, ojo de buey es una colección de canciones de autor, un cantautor emparentado con Jacques Brel, Javier Krahe o Tom Waits.

Cuchillo, tijera, ojo de buey, el debut del Tom Waits español

Música nocturna, de taberna a media luz y olor a tabaco y whisky resumida en nueve canciones en la edición promocional en CD, que son doce si sumamos los tres cortes extras que se incluye en la descarga digital que viene con la edición limitada en vinilo del álbum, la única que está a la venta.

Nacho Álvarez acudió a Jorge Explosion y su estudio Circo Perroti para conseguir ese sonido crudo y analógico que parece que tienes al grupo tocando justo al lado tuyo. Estas canciones, como bien dice, Ramón Lluís Bande, en la nota promocional hay que escucharlas de un tirón, sin prisa pero sin pausa.

Una vez superada esa prueba podremos ser capaces de entrar en ese universo personal de este narrador de historias que hablan sobre ángeles, el diablo, la redención, las mujeres fatales, el desamor, la maldición o el perdón, el paraíso y el infierno, y ese lugar llamado Bendición donde uno se podría encontrar con esa imaginería.

Canción de autor arrabalera, vals, tango y bolero fagocitados en un disco tan personal en que hay mucho sentido del humor y mucha ironía y sorna. Nacho Álvarez y su voz arrastrada, susurrando al oído esa letanía fronteriza que es ‘Bendición’. Ahí escuchamos unos inquietantes coros infantiles que te descolocan todavía más que ese lujurioso bolero blues sureño.

Porque que nadie se espere la electricidad de Manta Ray, una vía de la que han huido en sus proyectos personales todos los ex componentes de esta banda: Nacho Vegas, José Luis García en Elle Belga y Xabel Vegas. Aquí se trata de cortas distancias, de tener al grupo delante, y disfrutar o no de este cancionero.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2732795122/size=small/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=3/transparent=true/

‘El edén’, de la que ya conocíamos una versión antigua bien distinta, podría estar perfectamente firmada por Javier Krahe. No solo por el registro vocal de Nacho Álvarez sino por la temática que habla de Lucifer, Satán, el diablo, un entierro y el perdón a ritmo de folk cabaretero.

Sin embargo, ‘Los elegidos’ la podríamos poner frente a frente con algún tema de su ex compañero Nacho Vegas, con quien incluso algún despistado podría confundir con ese registro vocal que aquí utiliza Nacho Álvarez.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2732795122/size=small/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=4/transparent=true/

Y Bendición vuelve a salir en la historia de ‘Juan Martín’, musicada en clave folk a base de acordeón y piano por la que van apareciendo los siete pecados capitales. Sin duda, estamos ante uno de los hallazgos de Cuchillo, tijera, ojo de buey.

‘La serpiente’ nos lleva a territorios de la frontera polvorienta de la mano de La serpiente, que quizás al más imaginativo se le ocurriría emparentar con algún material de Tav Falco. Y después llega ‘El Mercader’, un single donde Nacho Álvarez se disfraza de un trovador urbano crápula y embaucador.

‘Que te va a llevar el viento’ enlaza también con Nacho Vegas pero también con el Leonard Cohen más lírico y romántico. Es el tema más delicado del álbum. ‘Busca al diablo’ no trae a un cantautor taciturno, de tugurio nocturno. Los coros son de Fany Álvarez, la mitad de Elle Belga. Y ‘Cuchillo, tijera, ojo de buey’ se cierra con el tema que le da título. Se trata de una bonita parábola de un narrador de historias que va a darnos muchas alegrías en el futuro.

Nacho Álvarez y el Quarteto Bendición — Cuchillo, tijera, ojo de buey

Romper radicalmente con el pasado no es fácil y, como Nacho Vegas hizo en su momento, Nacho Álvarez lo ha conseguido con un difícil primer disco con canciones de cantautor nocturno y arrabalero donde caben folk, blues, bolero o vals.

01. Bendición
02. El edén
03. Los elegidos
04. Juan Martín
05. La serpiente
06. El mercader
07. Que te va a llevar el viento
08. Busca al diablo
09. Cuchillo, tijera, ojo de buey

Lo mejor

  • Recupera el concepto de disco con un todo que no se puede fragmentar
  • Una nueva voz personal en la canción de autor
  • Juan Martín
  • Las letras

Lo peor

  • Nueve canciones que te dejan con ganas de más
  • La voz arrastrada de Nacho Álvarez puede no llegar a la primera
  • Muchos frentes abiertos que en el futuro tendrá que aquilatar
Anuncios