Anuncios

The Pains of Being Pure at Heart — Days of Abandon

Un lustro más tarde resultaría ingenuo esperar de The Pains of Being Pure at Heart algo siquiera remotamente tan fresco y rejuvenecedor como su primer disco. Si pensamos que la banda se formó hace ya siete años y que por el camino han perdido a su teclista, Peggy Wang-East, la idea de una vuelta a los orígenes, a las canciones que les colocaron con toda la razón del mundo en la cresta de la ola y en la corazón de tantos y tantas, torna en imposible. Más aún: Days of Abandon (2014, autoeditado) queda tres años más allá de Belong (2011, Slumberland), su segundo disco. TPOBPAH, un grupo que logró sobreponerse a las comparaciones y acusaciones de revivalismo gracias a su inmediatez, se han diseminado demasiado en el tiempo. El resultado: una persecución de su propia sombra, cada día más difuminada. ¿Hace eso de Days of Abandon un disco imposible de disfrutar?

https://www.youtube.com/embed/XTy3bSofqTM

Depende de lo que cada uno esperara de The Pains of Being Pure at Heart. Por ejemplo: Poliptoton quedó encantado con su primer single y yo lo deseché sin demasiados miramientos. Hoy es al revés: si estoy escribiendo estas líneas es porque, escuchado el disco, los papeles se intercambiaron. Hay quien considera que Days of Abandon es un completo fiasco en su hasta ahora infalible carrera y, en el otro extremo de la galaxia, yo pienso que The Pains of Being Pure at Heart tienen mucho más claro ahora la clase de banda que quieren ser en comparación a lo que eran y dejaron de ser en Belong. O lo que es lo mismo: si hubiera que trazar una línea para dibujar su trayectoria, el pico estaría en 2009 — muy alto — se mantendría gracias a los singles y adelantos pre-Belong, caería en picado por culpa del resto del disco y remontaría ahora, en una zona templada, en 2014.

A todos aquellos no convencidos

Si nunca os convenció demasiado la marmita rock en la que se dejaron caer en Belong, en sus guitarras que a ratos querían ser Smashing Pumpkins y a ratos no, Days of Abandon os podría suponer una grata sorpresa. Como casi siempre, se trata de expectativas: yo no esperaba nada de un grupo al que consideraba más vivo que muerto y, voilá, un puñado de canciones — ‘Art Smock’, ‘Beautiful You’, ‘Eurydice’, ‘Masokissed’ — más fieles a lo que The Pains of Being Pure at Heart siempre han sido me ha hecho recuperar la fe en ellos. Sin alardes: Days of Abandon es un disco agradable cuyo fluir es tan delicioso como anodino y escaso de imaginación. Kip Berman lo ha apostado todo a un número: el de un Pop de corte clásico, llamando a las referencias habituales y cayendo en sus mismos defectos. El número más seguro.

https://www.youtube.com/embed/hv5PE2p-sOY

También el menos excitante. Aunque no deja de ser un tanto injusto exigir a The Pains of Being Pure at Heart que sean el grupo que fueron. Es algo que no puede volver a suceder porque son, somos, más viejos, y porque un grupo que se debía tanto a su imagen ingenua, a su espíritu risueño y juvenil, no podía sobrevivir a su propia encrucijada. Había un modo de escapar del laberinto del debut brillante: era éste, entre canciones como ‘Life After Life’.

7.1/10

Oh, sí, The Pains of Being Pure at Heart necesitaban madurar y aquí lo han hecho con más tino que en Belong. Son más término medio en todos los sentidos, son más grupo normal, menos excitantes, menos divertidos. Y eso está bien si aún crees en los grupos que lo deben todo a un lugar y a un momento, en grupos a los que después de eso sólo les quedan días de abandono, discos así.

Anuncios