Anuncios

Pedal to the Metal Fest en Madrid (Siroco, 07–06–2014): unos temitas y nos vamos de marcha

“Pedal to the Metal Fest” src=”http://img.hipersonica.com/2014/06/pedal_to_the_metal_fest.jpg” class=”centro_sinmarco” />

Mira que os lo advertimos: que el planazo para este fin de semana para los que andabais por Madrid era el Pedal to the Metal Fest, que luego no vinieseis con lloriqueos ni lamentaciones. En fin, que si os lo perdisteis fue porque os dio la gana (seguro que os quedasteis tirados en el sofá viendo ¡Qué tiempo tan feliz! o algo parecido, que nos conocemos) porque al final el sarao que se montó este fin de semana en la Siroco estuvo a la altura de lo que prometía sobre el papel.

El viernes no nos pudimos acercar (había maratón de Desorden extremo en Divinity y lo primero es lo primero), pero que conste en acta nuestro dolor de corazón por habernos perdido a esos valores seguros del directo que son ZA!, a los más que prometedores GUERRERA y a esos invidivuos por descubrir que son SCHNAAK y GREUS. Nos quedaba, eso sí, la jornada del sábado, que no era poco. Si acaso el único problema es que tenía lugar en Madrid, donde la alcaldesa es una gran fan de Disney que considera que a las doce los conciertos se convierten en calabazas, así que cualquier evento con cuatro bandas en una tarde de casi verano debe comenzar cuando el sol aún pega.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/track=4042041332/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/transparent=true/

Así que apenas andábamos por allí una veintena de tarados (aunque la sala se iría llenando en cuestión de minutos) cuando salieron al escenario ¡VIVA HONDURAS!, cabe suponer que hermoso homenaje a Federico Trillo y quizá la gran sorpresa de la jornada. La verdad es que este trío de hardcore punk con base en Madrid (aunque uno de sus integrantes es de Jaén “…o Jerez, que es lo mismo”) y diseñadora de chalecos propia nos dejó a muchos con la boca abierta por la facilidad casi insultante que mostraron a la hora de llenar la sala de ruidazo. Me pareció entenderles decir (que alguien me corrija si no es así) que era su primer concierto de verdad: sinceramente, jamás lo habría dicho.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=601303484/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/transparent=true/

“Nosotros no tenemos chalecos, pero bueno, tampoco hay mucho que enseñar”, contaron los también madrileños RIZOMA cuando les llegó el turno, mostrando una cierta humildad que parecía tener como objetivo aquello de “que hable la música”. Eran los segundos invitados antes de que llegaran los nombres más conocidos de la noche y aunque las coordenadas de punk-noise (o como queráis llamarlo) en que se mueven no son los exactamente las mismas que las de sus predecesores, sí que posible que quizá ambas actuaciones se neutralizasen un poco entre sí. Aun así, juzgándolos por sí mismos convencieron de sobra y dejaron con ganas de saber más de ellos, que es de lo que se trata en estas ocasiones.

https://www.youtube.com/embed/oM6CkaPP8ts

JUVENTUD JUCHÉ son el grupo omnipresente estos días, ése que consigue colarse en casi todos los eventos underground que se montan últimamente e incluso otros más grandes donde su propuesta también puede llegar a tener cabida (la semana pasada estuvieron en el mismísimo Primavera Sound, aunque fuese en uno de los escenarios pequeños). Me alegro, porque han traído algo de aire fresco y porque sobre el escenario consiguen la entidad que parece que les va a faltar a esas canciones que en disco parece que se han largado tan rápido como han aparecido (y qué bien funcionan ‘Haz la Mantis’ y ‘John Wayne’ en directo). Si me pongo en plan cenizo, cuando los veo en concierto me da por pensar que van a tener que aprenderse algún truco nuevo si pretenden seguir dándole continuidad a lo suyo, pero de momento toca disfrutar de su momento, que es aquí y ahora.

https://www.youtube.com/embed/g-Vt18w9TTU

“Somos UNICORNIBOT, vamos a tocar unos temitas y luego nos vamos por ahí de marcha”. La presentación de los gallegos mientras una botella de licor café circulaba por el escenario y las primeras filas puede servir para dar un poco con el tono de la noche (relajado y entre amigos, pero sin estupideces y con un alto nivel de autoexigencia), pero también de su actitud, de una de las claves de su éxito, que es su forma de no tomarse demasiado en serios a sí mismos. Su música, anárquica, desbocada, pero que de alguna manera trata de poner orden y buscar un sentido en medio de la locura, podría acabar resultando algo estomagante si se les fuese demasiado la mano con la solemnidad. Por suerte, estos tipos evitan la tentación y las canciones de Mambotrón que ahora incorporan a su repertorio encajan perfectamente en su rutina, que sigue incluyendo la parafernalia de los gorros de papel de aluminio y todas esas historias que ya les conocemos. Gran fin de fiesta.

Pedal to the Metal Fest en Hipersónica

Anuncios