Anuncios

Heterotic — Weird Drift

Que Mike Paradinas volviera a grabar el año pasado después de un paréntesis de varios años sin duda fue una de las noticias más alegres para el mundo de la electrónica. Sin embargo, no sólo rescató su principal proyecto, µ-Ziq, también se embarcó en uno nuevo: Heterotic, en el que colabora con su mujer Lara Rix-Martin. El año pasado debutaron y este ha llegado un EP del que ya os hablamos, y un segundo álbum: Weird Drift.

A pesar de que hablamos de Paradinas, Heterotic no deja de ser un proyecto menor, que desde luego no está a la altura del pseudónimo por el que es más conocido. Pero tampoco hemos de tomárnoslo muy a pecho, da la impresión de que es simplemente un pasatiempo. Temas fáciles sin despeinarse, alejados de la IDM que siempre ha acostumbrado. Eso sí, se nota la fase de felicidad que vive, la misma que se percibía en la vitalidad de Chewed Corners. De hecho, algún tema podría estar incluido en él.

https://www.youtube.com/embed/dO_T6CBUFwI

En este sentido, se acerca tímidamente a los requiebros y melodías juguetonas que tanto el año pasado como en los noventa puso en práctica. Y ahí es donde el trabajo sale mejor parado, pero sigue adoleciendo de lo mismo que el debut del año pasado: de calidad y regularidad. Es más, el epé que ha sacado este año, Rain, tiene más calidad. Claro que es una pequeña dosis y no sacia lo suficiente.

Un brindis a la comodidad

El problema de Weird Drift es que los temas están realizados con los mismos mimbres, parece que a raíz de un corte haya sacado otros cuantos, lo que acaba lastrando el desarrollo del disco, que por otra parte, empieza prometiendo con ‘Self-Importance’, lo mejor. Una pieza espacial, refritos aparte, en la que se juntan Jarre y Vangelis saludando al cosmos, como bien reza la portada. Una buena composición, jalonada con secciones de viento que le dan un cariz más detallista, del que están faltos el resto de temas.

https://www.youtube.com/embed/rg7p25Xv5tI

Por ejemplo, en los que participa Vezelay, quien se encarga de poner una onírica parte vocal, vemos esa falta de esmero por construir canciones más exigentes. Está claro que para temas de corte ensoñador, tranquilo y fácil, Paradinas tiene Heterotic, pero esa faceta sabe a muy poco. Exceptuando el arrebato idemero de vitalidad de ‘Florence’ o ya ‘Amniotic’ al final, Weird Drift es un disco aburrido. Y ya no sólo aburrido, sino pobre, comodón y sin mucho interés. Desde luego, si quiere seguir por este sendero, que se lo guarde para estos trámites con su mujer y no para µ-Ziq. Nos ahorraría un disgusto.

4.7/10

Al igual que con el debut del año pasado, Heterotic me sigue pareciendo un pasatiempo que tiene con su mujer y poco más. Se nota la poca dedicación a las canciones, cortadas casi todas por el mismo patrón. Y lo peor, sin gracia la mayoría de ellas. Una lástima que el disco no siga la buena dinámica que tiene Self-Importance, el primer corte. Prometía oro.

Anuncios