Anuncios

Mastodon, las carnosas posaderas y el mamoneo del personal

Andan las aguas revueltas en torno a Mastodon, un grupo que en absoluto necesita recurrir a gestos polémicos para atraer la atención hacia su música. De hecho, tengo la sensación de que todo el follón que se ha montado durante estos últimos días a causa de la publicación del videoclip de ‘The Motherload’, uno de los momentos más brillantes de Once More ‘Round The Sun, les ha pillado un poco por sorpresa. Por si aún no lo habéis visto, aquí tenéis el origen de todas las protestas:

Ya veis de qué va la película; de aquí a la ‘Anaconda’ de Nicki Minaj hay un paso, desde luego. Medios como The Guardian se han sumado a la horda de vociferantes indignados con las antorchas en la mano, calificando el vídeo dirigido por Jonathan Rej y Thomas Bingham (que tampoco es gran cosa) de producto sexista, misógino y hasta racista. Un auténtico disparate, si me preguntáis mi opinión.

Esta forma de baile relacionado con la bounce music de Nueva Orleans se viene practicando desde los años noventa

La cosa es de risa porque el twerking, esta forma tan excesiva de baile relacionado con la bounce music de Nueva Orleans, se viene practicando por la zona desde los años noventa. A fin de cuentas, lo único que han hecho Mastodon ha sido coger a un montón de bailarinas del gremio y ponerlas a hacer lo suyo ante la cámara, cosa que con toda seguridad no es la primera vez que hacen, ni será la última. Puede gustar más o menos, pero como ya digo, hasta aquí nada nuevo excepto para quien no supiera de la existencia de este movimiento.

Brann Dailor, batería del grupo de Atlanta, decidió salir al paso de la situación en una entrevista, argumentando lo que no debería ser más que una simple cuestión de sentido común. Imagino que la respuesta no habrá terminado de convencer a los meapilas de turno, pero ahí queda:

Lo último que quiero hacer es ponerme a la defensiva, porque no creo que tenga que defenderlo. Es un videoclip y realmente no debería ser algo que molestara tanto a la gente, porque fue divertido hacerlo y tampoco tiene mucho significado. No es para tomárselo tan en serio.

Una de las bailarinas que participan en el vídeo también ha aprovechado para dar su opinión sobre el asunto y defender al grupo, así como a la idea de unir el twerking con el metal, algo que bajo su punto de vista también puede haber molestado a los aficionados al género de mente más estrecha:

Pregúntanos a nosotras si fue racista o sexista. Nosotras fuimos quienes estuvimos allí participando. Y te respondo desde mi punto de vista: no.

Para terminar de redondear lo que a fin de cuentas va a quedar como una anécdota al margen en la brillante trayectoria de Mastodon, el club oficial de fans del grupo ha aprovechado la coyuntura para presentar una camiseta de cara a Halloween que no duda en tomarse a broma todo lo acontecido. Apunta a objeto de coleccionista.

Anuncios