Anuncios

Literature — Chorus

Se acerca la recta final del año y es hora de saldar cuentas pendientes con algunos de los discos atascados en el paladar desde tiempo atrás. El de Literature, en mi caso, ha permanecido ahí desde el mes de agosto, cuando salió a la venta. Chorus (Slumberland, 2014) es su segundo LP, y ha corrido mejor suerte que aquel fabuloso debut titulado Arab Spring (Slumberland, 2012), publicado en enero y reseñado por esta página en diciembre. En fin, parece que todo se confabula en mi favor para que Literature sean el grupo de maneras veraniegas más dado al invierno. Y por consecuencia o causa, aún no lo tengo claro, resulta que Chorus vuelve a poner a Literature a mitad de camino entre el otoño y el invierno, y sus canciones me vuelven a inspirar, al igual que las de Arab Spring, la misma época del año. Sospecho que es consecuencia, pero quiero creer que hay algo de causa también.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3252003209/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2120578725/transparent=true/

¿Por qué? Porque en el fondo, el Jangle Pop de maneras un tanto Surf que se gastaban en sus inicios casa a la perfección con las mañanas de resaca y la niebla a mediodía. Literature representan como pocos grupos actuales la luz tenue del invierno: la que ilumina pero no quema, porque no es lo suficientemente intensa. En esa belleza taimada de las primeras horas de cada día de noviembre o de diciembre se incrustan canciones como ‘Tye Dye (Your Life)’ o ‘The English Soft Hearts’. Debe ser por las melodías arrebatadas de nostalgia, por el notorio reverb del que Literature revisten a sus guitarras o porque, más probablemente, disfruté como nuca de ellos, mediante Arab Spring, en enero de este mismo año. Para bien o para mal Literature han quedado encadenados en mi memoria a esa época del año. Y sospecho que, indirectamente, los he reservado hasta hoy por ello.

Chorus: no conocerse a uno mismo

Si mi juicio se ve afectado por este hecho o no, la verdad es que me importa poco. He quemado las canciones de Arab Spring hasta tal punto que me costaba enfrentarme a la idea de otro nuevo disco de Literature, temiendo lo que la mayoría de personas racionales que disfrutan hasta la extenuación de un disco siempre temen: que no esté a la altura de lo que esperábamos. ¿Lo está? ¿Es Chorus el mismo rayo de vitalidad, canciones sencillas y felicidad que era Arab Spring? Cuando lo escuché por primera vez no. Cuando lo escuché por segunda vez tampoco. Poco a poco me fui convenciendo de ello y en este momento soy incapaz de negar a Chorus una sola de las virtudes que observé en Arab Spring. Literature siempre juegan al gato y al ratón con mi cerebro, con mis percepciones sensoriales, y nunca termino de entrever dónde comienza el engaño y dónde termina la realidad. Por eso es un grupo al que me ata tanto cariño, porque aún logra que no me conozca a mí mismo.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3252003209/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2828231038/transparent=true/

¿Puede haber algo mejor? En un grupo de Pop, con mayúsculas, dudoso. Literature son Pop. Si escuchaste Arab Spring sabrás de lo que hablo. Si no lo hiciste, piensa en Another Sunny Day y su London Weekend para entender gran parte de las cosas que suceden en Chorus. Más pistas: Ginnels, Boomgates si hubieran nacido en Peterborough, Pop Singles. Por esos terrenos se movían Literature hace dos años y lo siguen haciendo hoy. Tocan igual de rápido, sus ganchos melódicos perviven impecables y hay estribillos para corear en compañía, como siempre debería ser en un grupo así. Y lo más importante: resulta difícil resistirse a sonreír, o a disfrutar enormemente, cuando sus canciones arrancan. En dos minutos escasos: todo esto se resume a ‘The Girl, the Goldwatch and Everything’. Al contrario que en Arab Spring, Literature comienzan con el acelerador a fondo desde el principio.

¿Qué hubiera sido de una canción ‘New Jacket’ dos años atrás, en Arab Spring? Una canción de minuto y medio, disparada sin concesiones

Más diferencias respecto a su debut: ahora Literature se han comedido e incluso encuentran tiempo para deleitarse con algún medio tiempo de corte más atmosférico, como ‘Chime Hour’, algo totalmente impensable en Arab Spring. Antes lo hacían todo tan rápido que parecían propulsados por el Punk hacia la melodía Pop, y ahora ya no queda tanto de aquello. Siguen siendo un grupo más dinámico que otros — pensad en The Pains of Being Pure at Heart — , pero parecen haber madurado mejor sus ideas. Lo que antes hubiera sido un torbellino de estrofa + estribillo ahora toma un cariz más delicado, menos directo y mucho más melódico, con paisajes instrumentales que en su anterior LP no tenían cabida. ¿Qué hubiera sido de ‘New Jacket’ dos años atrás? Una canción de minuto y medio, disparada sin concesiones.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3252003209/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=325214601/transparent=true/

7.7/10

Por todo ello hay algo de insustancialidad en Chorus, algo de esta-canción-se-está-yendo-demasiado-por-las-ramas que la discrecionalidad de Arab Spring no permitía. ¿Es eso negativo? Sí, pero Literature no podían permanecer dos años después en el mismo lugar — hola, Real Estate — y se han sabido mover con mucha gracia. Han dado un paso hacia otro lugar manteniendo un pie en la casilla de salida, y ese es el único camino que se pueden permitir para no terminar hundidos en lo más profundo de la nada. Combinados, Arab Spring y Chorus son dos discos fabulosos, casi perfectos para un grupo que se mueve en estas coordenadas. Literature han vuelto a acertar y a mí me han vuelto a ganar para otro invierno completo. Es allí donde he decidido encasillarlos y, bueno, me vienen tan a mano en estas fechas que no pienso sacarlos de ahí nunca.

Anuncios