Anuncios

Napalm Death — Apex Predator — Easy Meat

Hemos podido hacer cosas diferentes y eso es bueno. Nos llega a través de personas que quizá no se han entretenido escuchándonos. Podemos presentar la música y presentar las ideas. Por supuesto, no pretendamos que las cosas que tengo que decir y la música que hacemos funciona bien con todo el mundo. Se obtienen detractores, como con todo en la vida. Que así sea. Somos versátiles y también afortunados de que haya gente en bandas que son más mainstream que nosotros que realmente les gusta Napalm y a veces nos echan una mano (Barney Greenway).

Se puede caer en el error de cuando una banda muy veterana, de la que sólo se conoce lo más emblemático de su discografía, vuelve a estar de actualidad, pensar que no van a ofrecer nada distinto de lo que ya ofrecieron y que será todo más de lo mismo pero inferior. Ya lo hacen miles de bandas legendarias, por qué esta iba a ser distinta. Pues Napalm Death nunca fue ni es ahora una banda común o corriente. Los años no los han ablandado ni han frenado sus ansias creativas.

Claro, uno luego se aproxima a lo nuevo, en este caso Apex Predator — Easy Meat (Century Media, 2015), y se puede creer que estoy hablando de otra cosa, que esto es Napalm Death puro y duro. Cierto, no son una banda que esté expandiendo los límites del metal, pero no debemos caer en el error de considerarlos una banda inmovilista. Aunque los británicos parecen no haber cambiado mucho el contenido del mensaje, nunca se han cansado de buscar maneras distintas para poder expresar lo mismo.

Napalm Death, incansables e imbatibles

Por eso, sería un error de libro hablar de ellos como una banda estática o de este disco como continuista, porque estaríamos confundiéndolo con el ser fiel a unas señas de identidad, como es su caso. Las características definitorias de Napalm Death son bastante claras y este disco lo demuestra, obligándonos otra vez a hablar de grindcore, death metal y el papel clave de esta banda en su desarrollo. Los matices que dan personalidad a este disco existen, aunque son menos evidentes, salvo en excepciones como en ‘Dear Slum Landlord’.

Aunque los británicos parecen no haber cambiado mucho el contenido del mensaje, nunca se han cansado de buscar maneras distintas para poder expresar lo mismo

Centrándonos en aspectos cualitativos, Apex Predator — Easy Meat reafirma el gran estado de forma de la banda, expuesto a muy buen nivel en Utilitarian (Century Media, 2012) y aquí llegando a un mayor nivel. Catorce canciones, sólo una (el tema de cierre) superando la barrera de los 4 minutos, y tocando con una fuerza y una rabia desenfrenadas, notándose la experiencia de llevar más de treinta años al pie del cañón y sin frenar pero con una energía propia de una banda mucho más joven. No dando casi punzada sin hilo y yendo directos a donde más duele, como siempre, pero esta vez mejor.

8/10

Igual me aventuro demasiado hablando de Apex Predator — Easy Meat como uno de los mejores discos de los británicos en mucho tiempo, pero es lo que me transmite desde el minuto uno hasta el final, desarrollándose ante mis oídos con celeridad y fluidez. Momentos tan monumentales como ‘Metaphorically Screw You’, ‘Cesspits’ o ‘Beyond The Pale’ son argumentos bastante buenos para convencernos de que Napalm Death siguen siendo imprescindibles y que todavía tienen cosas que contar. Mientras sigan así de certeros, por mi que no paren nunca.

Anuncios