Anuncios

La Bien Querida — Nocturnidad

Para los que estén perdidos en el asunto, si es que queda algún despistado, lo mejor será empezar recordando qué es lo que se han propuesto desde La Bien Querida para dar a conocer sus nuevas canciones. A modo de tres EPs y entregados en tres fechas diferentes, así es como las canciones van saliendo a la luz y van destapando sonidos que siguen la senda de Ceremonia (Elefant, 2012). El pasado mes de octubre aparecía Premeditación, este mes ha sido el turno de Nocturnidad y el próximo mes de marzo llegará Alevosía para completar la trilogía y formar el álbum completo Premeditación, Nocturnidad y Alevosía (Elefant, 2015).

Cuatro nuevas canciones que siguen la línea del electropop que Ana Fernández — Villaverde y David Rodríguez dominan tan bien, aparecen esta vez en Nocturnidad para volver a plasmar una visión del amor genuina, inocente; pero destructora y punzante a la vez. La Bien Querida vuelven a destacar con sus letras transparentes y sus sonidos sintéticos. Si en Premeditación ponían principio a la narración de una historia de amor magnética y contradictoria, en Nocturnidad muestran, como ellos mismos han afirmado, el lado más oscuro y resentido del proyecto.

Nocturnidad está lleno de sonidos metálicos y gélidos que se suavizan con hipnóticos versos cantados por la característica voz de Ana. Así, cuenta historias que discurren entre la delgada línea que separa el amor y el odio:

‘Ojalá pudiera verte muerto
Ojalá pudiera descansar
Mira que te quiero
Pero hay tantas cosas por las que odiarte’

‘Ojalá Estuvieras Muerto’ esconde la advertencia y la angustia tras ritmos que suenan a grito apocalíptico, ‘Encadenados’, pone los minutos más poperos y menos agridulces, para llegar después a una demoledora ‘Carretera Secundaria’, dulce y agresiva a partes iguales. Para terminar, ‘Crepúsculo’, la explosión, la tormenta, los peores deseos para el otro por su ‘mala condición’ y las ganas de alejarse porque ‘el amor que te tenía por donde vino se fue’.

7/10

Así, termina el camino en la oscuridad, nos alejamos de la noche y cruzamos el puente en busca de la luz. Al otro lado, Alevosía nos está esperando para que podamos cerrar el círculo y sacar conclusiones, descubrir la historia en su totalidad. Y que el final no decepcione. Porque hasta ahora los pasos han marcado una senda que sienta bien seguir.

Anuncios