Anuncios

Will Butler — Policy

Los proyectos paralelos los carga el diablo. Los hay de diferentes tipos. Hacer tus cosas, las que te gustan de verdad, al margen de una banda que da signos de merecer una muerte cuanto antes, pero que da mucha pasta (un besi a Julian Casablancas y Albert Hammond Jr.). Quedar con unos colegas distintos a los habituales. De Tachenko a tocar en León Benavente, o de Tool a A Perfect Circle. Eso queda feo, hombre. Es un poco como ponerle los cuernos a la novia de toda la vida, pero por si fuera poco, esa novia tiene que poner cara de comprensión y lanzar comentarios políticamente correctos, cuando sabe que la nueva te gusta más. Está después lo de estar en una banda, pero no acabar de convencerte del todo, y te lo haces tú mismo. No te piras, simplemente te buscas un tiempo para ti y haces lo que te mola de verdad.

Will Butler busca su sitio

El último caso es el de Will Butler. Bueno, es el de muchos, pero hoy hablamos de Will Butler así que pongámoslo a él como ejemplo. La razón final para iniciar esta aventura en solitario no la conocemos. Puede que Will esté hasta las narices de estar a la sombra de su hermano mayor Win, líder de Arcade Fire, desde que su propia madre no tuvo mejor idea que llamarlo prácticamente igual. O a lo mejor Will es de los que no está muy feliz con el resultado de Reflektor, frente a los que lo defienden. En todo caso a finales del año pasado dio a conocer su intención de lanzar Policy (Merge Records, 2015), su debut en el hazlo tú mismo.

https://www.youtube.com/embed/ryOMCA8J30o

Desde ese anuncio hasta ahora, hemos conocido dos avances. Que jugaban entre ellos a pelearse. Como entre hermanos que se llevan bien pero no mucho. Como buscando alejarse de la sombra de ese Reflektor, en el caso de la enérgica ‘Take My Side’, una píldora de rock and roll que suplica tu amor inmediato, consiguiéndolo sin reproches. Pero al mismo tiempo abrazando aquella electrónica de inspiración ochentera que dio pie al último disco de su banda, y que también aquí tiene un hueco en canciones como ‘Anna’, su otro adelanto. Menos efectivo, menos atractivo, más “si vas a hacer lo mismo, ¿para qué te montas el proyecto este?”.

El Will Butler que más nos gusta es el directo, el que ha olvidado los ochenta, las bases electrónicas, los bailecitos horteras y se centra en arrear guitarrazos

Queda entonces por ver cuál es el camino real a seguir. Si nos guiamos por el Doctor Jekyll o por Mr. Hyde. No ayuda a hacerse una idea definitiva ese medio tiempo algo soso que es ‘Finish What I Started’. Nada ha molestado en la escucha de Policy por el momento, e incluso podemos hablar de un primer corte bastante notable, pero su capacidad de atracción no está siendo especialmente brillante. Un nuevo arreón, en forma de rock orgánico, simple pero enérgico, ‘Son of God’ nos hace tener claro que el Will Butler que más nos gusta es el directo, el que ha olvidado los ochenta, las bases electrónicas, los bailecitos horteras y se centra en arrear guitarrazos. Pero es que el capullo no se da cuenta solito e insite en cosas como ‘Something’s Coming’, con algo de fondo divertido, pero poco calado real.

https://www.youtube.com/embed/0xZxpd23iuU

6.9/10

Al final Will consigue enderezar bastante el rumbo. El trío final alcanza un nivel notable, entre el gamberrismo de ‘What I Want’, efervescente, poderosa y vitamínica, la sutileza de ‘Sing to Me’, aparentemente intrascendente pero que consigue un fondo que otros cortes con una finalidad similar no alcanzan o, por fin, un acierto en la búsqueda de la locura con ‘Witness’, que pone el punto y final a Policy. Will Butler pasa el test con nota suficiente para justificar la necesidad de buscar nuevos horizontes por su cuenta. Policy es un disco entretenido, ameno y divertido por momentos, aunque tampoco conseguirá emocionarnos lo suficiente como para jurarle amor eterno.

Anuncios