Anuncios

The Vintage Caravan — Arrival

A pesar de que Voyage (Nuclear Blast, 2014) me pareció un disco bastante disfrutable, he de reconocer que pasado el oleaje comencé a contemplar a The Vintage Caravan como una de esas bandas que nada más asomar la cabeza acaba desapareciendo bajo las aguas dejando a su paso un conjunto de ondas concéntricas. Acababan de hacer alarde de un talento instrumental impropio para una banda conformada por imberbes, para un grupo fundado por dos muchachos de 12 años hace ya algunas primaveras, pero les faltaba algo, un toque que les separase del resto de bandas de la escena del nuevo Blues Rock, que son muchas como supongo sabréis.

Arrival: más sucio, más directo, más primitivo. Y mejor

https://www.youtube.com/embed/MIa4fudByeA

Menos de doce meses han tardado los islandeses en dar con la tecla, en demostrar que los malos augurios se fundamentaban más en el pesimismo propio que en el talento de ellos como trío. Arrival (Nuclear Blast, 2015) es su regreso y es de esos discos que dejan con la boca abierta, una avalancha de himnos cerveceros y de riffs frenéticos que transportan a la adolescencia y despiertan el yo gamberro que aún tenemos dentro de nosotros. Son insultantemente jóvenes y poco ortodoxos en ocasiones, pero The Vintage Caravan acaban de hundirnos bajo una montaña de argumentos por los que deben ser considerados desde ya como una de las bandas más frescas del panorama Hard Rock actual.

The Vintage Caravan demuestran que están en esto para pasárselo bien, y basan todo en esta premisa

Lo suyo no son ni las filigranas ni la experimentación basada en ruptura de normas establecidas. La música de The Vintage Caravan huye de la concepción sesuda a pesar de que pueda extenderse a veces más de la cuenta entre cambios de riff y jams de difícil contención. Los islandeses están en esto para pasárselo bien y esta premisa aparece impresa en todo lo que hacen, desde los temas más directos en los que se erigen en algo así como los nuevos Blue Cheer hasta aquellos en los que coquetean con el Stoner y la Psicodelia a lomos de desarrollos más enrevesados.

El caso es que de una manera u otra el trío consigue sonar fresco e imponerse al síndrome de la montaña de referencias. Lo han hecho convirtiéndose en una banda aún más transparente que en sus dos anteriores lanzamientos, más sucia, más primitiva, más básica, pero haciendo alarde de un espíritu gamberro que sienta como un guante a esta nueva concepción de su música, coherente con sus orígenes pero muy cercana esta vez al Metal pre NWOBHM.

https://www.youtube.com/embed/tMVV8DnnV50

De todas formas el principal acierto del trío de cara a este tercer álbum es que dejan patente tener claro quiénes son y qué quieren ser sin perderse en sueños de grandeza que saben perfectamente que acaban no llevando a ningún lado. The Vintage Caravan aceptan su papel secundario en el panorama musical actual sin darse cuenta de que esa es precisamente la clave: trabajar duro, disfrutar de esto y esperar, que las recompensas siempre acaban llegando.

Y de hecho ahí están los tres, con menos de veinte años y ya convertidos en una de las bandas más interesantes del catálogo de una major como Nuclear Blast. Aún con menos nombre que otros con los que han sido comparados en el pasado, pero capaces de presentar un álbum tan divertido como éste Arrival. Siguen siendo los mismos adolescentes del año pasado, pero en este esfuerzo por sonar más directos, más simples, más sucios, han logrado parecer mejores músicos, capaces de hacer mejores estribillos y han creado un disco bastante más importante que el ya destacado Voyage.

8.2/10

Veremos qué les depara el futuro, pero si siguen esta senda es evidente que el éxito va a acabar llamando a su puerta. Y si no es así tampoco es grave, no hay dudas de que por el camino nos van a regalar varios discos divertidísimos. Y eso es lo realmente importante.

Anuncios