Anuncios

Thundercat — The Beyond / Where The Giants Roam


Los dedos de Thundercat bailan. Acarician con suavidad las gordas cuerdas de su bajo. Suelen estar en su sitio asignado, a la sombra, manteniendo el ritmo, creando la base sobre la cual el resto de la canción crece, pero en un momento dado tienen su momento de intimidad. Las cuerdas de Thundercat son, al mismo tiempo, su propio lobo solitario y cachorro que después de una y otra pregunta de hacia dónde irán por su cuenta se lanzan en una carrera a oscuras en un solo instrumental propio del Jazz. Solo el teclado de Herbie Hancock se atreve a cogerlas en dicho tema, mientras el violín tenebroso de Miguel Atwood-Ferguson crea el thriller de la huida.

Cuatro años después de presentarse en largo por su cuenta, Stephen Bruner mantiene la magia. Da igual el formato escogido, álbum o EP, como este The Beyond / Where the Giants Roam (2015, Brainfeeder), que su discurso musical sigue siendo hermoso. Sabe cómo detener el tempo, crear dos ritmos que pueden solaparse, con un trote en crescendo por la base mientras él calma los ánimos en una voz que se deleita recitando un spoken word heredado del Smooth Soul sesentero más dulcificado. Meloso, pero contenido, y en vez de buscar a su amada de forma tan clara, la seducción y el anhelo llegan en forma de dragones en ‘Where the Giants Roam / Field of the Nephilim’.

https://www.youtube.com/embed/HffP63WF4yo

La versión intimista de Thundercat domina en este nuevo EP, donde la muerte tiene su propia canción a cámara lenta. El estadounidense se desnuda, firma varias letras con aire negativo y críptico para las cuales combina partes del Jazz con una percusión amansada y su bajo gordo con recursos electrónicos en la producción, donde atrae esa versión espacial. Nunca hay una opción por un medio u otro, la mezcla de estos sonidos es la que hace el conjunto, al igual que están probando Flying Lotus y Kendrick Lamar, con quienes recientemente ha colaborado. Es más, FlyLo aparece en dos de los temas de este EP que vuelve a publicarse en el sello que él controla.

8/10

En medio de todo este ambiente introspectivo aparece ‘Them Changes’. Por más que el desamor siga impregnando el mensaje este se vende de otra manera. El bajo de Thundercat se muestra alegre, juguetea, vacila. El único tema que rescata la contundencia de un P-Funk a ralentí o una versión pausada del ‘Black Man’ de Stevie Wonder, al que FlyLo le suma sus teclados, Dennis Hamm su piano y Kamasi Washington el saxofón. Si algo enseñó George Clinton es que uno rapidito es mejor que el baile desesperado del corazón roto.

Anuncios