Anuncios

Gilmore Trail — The Floating World

Ahora cuando el post-rock parece haberse salido casi totalmente de los círculos más cool de la crítica y público musical, se hace mucho más difícil conquistar al oyente medio cuando tu propuesta no ofrece nada especialmente distinto de los grupos canónicos del género más allá de intangibles de carácter más subjetivo como la capacidad de emocionar, la sensibilidad y la belleza en las composiciones. Y cuando grupos como Gilmore Trail logran conquistar a oyentes como yo a través de estos intangibles, hace falta ser muy capaz de lograr mantener esa calidad en dichos factores que compensaban la falta de otros. Este año era la ocasión para comprobar si eran capaces de ello con este The Floating World (autoeditado, 2015), su segundo disco, y tristemente tengo que confirmar que no han conseguido igualar las prestaciones con las que nos hechizaron a unos cuantos.

https://www.youtube.com/embed/M6EA_1Apw4U

Sin ser una cima cualitativa inimitable para el género en su momento, Sailing Stones (autoeditado, 2013) era un disco que logró captar mi atención por ese cuidado de sus melodías, por sus vibrantes desarrollos, por esa habilidad para transmitir tanto sin necesidad de palabras, sólo con notas. No puedo decir que todas esas cualidades haya cambiado drásticamente en The Floating World, de hecho siguen bastante presentes, pero el resultado ofrecido no termina de ser tan emocionante y ni atrapa tanto como en su predecesor. Casi parece invitar un poco a desconectar al ser un álbum más largo (aproximadamente una hora), así que sus virtudes parecen lucir menos aunque no añadan ningún defecto en particular.

https://www.youtube.com/embed/r3tdtoeKO6k

6.9/10

Aun con todo, The Floating World sigue contando con algún momento embriagador y espectacular como ‘Memories of Redfern’, por lo que no nos apresuremos con dejar de lado tan pronto al grupo. No han lucido tanto esta vez y parece ser que este disco terminará sepultado entre toneladas de lanzamientos, pero sigue habiendo banda a la que seguir de cerca. Gilmore Trail cuentan con las suficientes tablas, falta que sigan creciendo en el aspecto compositivo y consigan añadir ciertos plus a su sonido que les terminen de abrir las puertas incluso a los más fieles al estilo en el que se mueven.

Anuncios