Anuncios

Helloween — My God-Given Right

No me voy a molestar en presentar a Helloween porque cualquiera que haya tenido una mínima relación con el género metal conoce su nombre y su legado de sombra, aunque sea de refilón y nunca haya escuchado su obra. Los teutones han marcado a fuego su nombre en la historia del género y son una referencia ineludible cuando hablamos del power metal, especialmente del alemán. Su carrera ha tenido sus puntos más altos y más bajos, como casi cualquier banda con su mismo estatus y kilómetros recorridos. Y ahora en los últimos años estaban gozando de una reencontrada juventud que, aunque no les haya llevado a alcanzar sus niveles más altos de calidad, les ha permitido lanzar unos álbumes notables como 7 Sinners (Dragnet, 2010) o Straight Out of Hell (Dragnet, 2013).

Helloween bajando el pistón

Su trayectoria reciente era suficiente aval para que unos cuantos tuviéramos que estar atentos a sus próximos movimientos, sin necesidad alguna de ser considerados fans a muerte de los alemanes. Tanto crédito habían recuperado que han logrado firmar por un sello de primer nivel para el lanzamiento de My God-Given Right (Nuclear Blast, 2015), y muchos confiábamos en que este movimiento no fuera a ser un impedimento para que siguieran haciendo las cosas bien. Una vez escuchado el disco, no se puede decir que se hayan venido arriba forzando para probar cosas diferentes a las habituales para intentar demostrar algo al mundo (o a ellos mismos), pero esta vez no parece que les haya acompañado mucha de la frescura que hizo tan destacables sus dos predecesores.

https://www.youtube.com/embed/M7D7ynntNbg

A nivel de sonido seguimos encontrando la esencia de Helloween en todo su esplendor, con sus guitarras dobladas equilibrando poderosa energía y épica, una línea rítmica muy compacta y un Andi Deris a muy buen nivel con el micrófono. Pero se nota que falta algo en estas canciones, que no terminan de tener tanto gancho ni nos transmiten ganas de headbanguear a gusto. Cogemos por ejemplo ‘Battle’s Won’, que aguantan con lo justo durante sus estrofas pero se quedan sin fuelle en el estribillo, algo muy difícil de perdonar en un tema de Helloween. Aún encontramos ramalazos de calidad que nos animan a levantarnos de la silla como ‘Stay Crazy’ o ‘Russian Roulé’, pero el resto del tracklist termina siendo muy irregular, con temas que oscilan entre lo aceptable y el “pse, no me desagrada”.

6/10

Todo ello reunido en un disco que se alarga hasta los 13 temas con un total de más de una hora de duración hace más complicado conectar con My God-Given Right. No obstante, cabe matizar que Helloween no han pegado un patinazo ni mucho menos porque no rozan el sopor absoluto ni la catástrofe en ningún momento. Han seguido haciendo las cosas como les habían funcionado hasta ahora, sólo que la inspiración no les ha acompañado del todo y han terminado haciendo un disco que, siendo aceptable, se sitúa un escalón por debajo de la buena racha que habían encadenado. Este disco puede suponer un problema para que los que habíamos recobrado la fe en ellos en los últimos años sigamos pendientes de sus futuras novedades, pero nunca hay que confiarse con estos alemanes, que nunca han tenido problemas para volver azotando fuerte.

Anuncios