Anuncios

Chelsea Wolfe — Abyss

Los temas del dormir y los sueños siempre plagaron mi vida entera y creo que este es el primer disco donde hago frente a ello y a las cosas en mi interior, cosas con las que es muy difícil lidiar. Algunas de las sesiones de composición fueron realmente intensas. Podría estar escribiendo letras y encontrarme a mí misma físicamente temblando. Realmente me sentí como si hubiera tenido una especie de experiencia profética (Chelsea Wolfe).

Enorme y complejo es todo lo que rodea a los sueños, su mecánica, su explicación y su profundidad. Algunos son tan placenteros que desearíamos que no acabaran nunca, en los que bucearíamos horas y horas, mientras que otros son tan angustiosos, terroríficos e intensos que incluso despertándonos de sopetón aún notamos el peligro muy de cerca. Encierran muchas de nuestras más hondas preocupaciones, nuestros anhelos, nuestros temores. Todo es posible dentro de la mística de los sueños.

Por eso, quién mejor para abordar la mística de un tema tan profundo como una artista ya de por sí mística y también profunda como Chelsea Wolfe. Sin ser una completa desconocida (aunque los mercados grandes también le quedan lejos), cautivó a mucho público propio y no propio del folk gracias a un disco estremecedor y sublime como Ἀποκάλυψις (Sargent House, 2011), extraordinario como pocos. Su estética oscura al igual que su música, muy deudora de la corriente gótica, no fue un impedimento para terminar llegando a una audiencia y una crítica no habituados a hablar de propuestas como la suya.

Chelsea Wolfe y su abismal eclecticismo

https://www.youtube.com/embed/46u_Ggsub1A

No obstante, parte del hechizo terminó diluido cuando presentó Pain Is Beauty (Sargent House, 2013), desprendida del toque lo-fi con el que aderezaba su tenebroso folk y jugueteando elementos enmarcables en la electrónica con la esperanza de poder ser una versión oscura de Beth Gibbons. Lejos de ser una catástrofe, el resultado fue, al menos, irregular. Chelsea Wolfe se terminó quedando en la forma y no en el contenido, un error que no ha querido repetir en su quinto disco donde tanto lo primero como lo segundo terminan luciendo su mejor versión.

En su anterior disco, Chelsea Wolfe se terminó quedando en la forma y no en el contenido, un error que no ha querido repetir

Atendiendo a los adelantos de Abyss (Sargent House, 2015), podría presagiarse un disco donde la artista experimental iba a cambiar nuevamente el rumbo de su sonido para adentrarse en terrenos más pesados, más próximos al metal. Un corte puramente Doom, otro con mucho componente de Industrial retorcido y machacón. Al final no se ha metido del todo en ese cenagal, pero no cabe duda de que habrá enganchado a mucha audiencia metalera haciendo creer que sí lo iba a hacer. Pero ni mucho menos cabe hablar de decepción en ese aspecto porque a cambio de no hacer un disco puramente doom ha conseguido ofrecernos uno de sus discos más completos y eclécticos, sino el que más, paliando muchas de las grietas que nos hacían pensar que la ubicuidad sonora terminó jugándole una mala pasada en su anterior disco.

https://www.youtube.com/embed/pvbJY2CjrUI

Verdaderamente esos toques doom no son del todo extraños para la cantante de Sacramento, siempre ha hablado de la influencia que ha tenido no sólo el metal sino también muchos otros estilos en su música, pero aquí alcanza su máxima expresión y repercusión en la mezcla. Pero en este disco también hay sitio para elementos menos metálicos y más próximos a la electrónica de Pain Is Beauty y otros rozando el folk con el que se dió a conocer. A veces hasta se dan todos en una misma canción, pero sin llegar a resultar forzado porque aquí Chelsea ha cuidado mucho la composición hasta el punto de llegar a resultar totalmente fluída y natural, superando en ese aspecto a su predecesor.

La producción de Abyss es otro de los puntos fuertes al lograr un sonido muy pulido y cristalino que realza enormemente las piezas

La producción de Abyss es otro de los puntos fuertes al lograr un sonido muy pulido y cristalino que realza enormemente las piezas, tanto para hacerlas más dulces y ensoñadoras como para hacerlas más maléficas y retorcidas. Cuando a esto se le une una buena inspiración para hacer las composiciones más espontáneas y menos artificiales, finalmente se logra que la gran amalgama de estilos que la artista logra reunir en este álbum funcionen juntos con una precisión propia de un reloj suizo, fluctuando el sonido de manera continua para impresionar y embelesar, no para demostrar más de lo que se puede.

https://www.youtube.com/embed/JINwxIwBVMk

En Abyss todo late de manera auténtica, nada impostado. Nada más abrir ‘Carrion Flowers’ se encarga de meternos todo el miedo en el cuerpo, sobre todo con su demencial vídeo, y de entrar cual toro en una cristalería con su ritmo Industrial. La sublime ‘Iron Moon’ se encarga de mantener bien el impacto en el esfuerzo más gótico y doom de todo el disco. Sin duda uno de los temas más soberbios junto a ‘Maw’, que es totalmente sobrecogedora y de las que mejor refleja el espíritu del disco. Temas como ‘Grey Days’, ‘After the Fall’ y ‘Simple Death’ continúan en mayor o menor medida el espíritu de Pain Is Beauty, pero todas estas se perciben mejor trabajadas y más hechizantes. Por último no quería dejar de mencionar temas capaces de ponernos los pelos como escarpias de la talla de ‘Crazy Love’, ‘Color of Love’ y ‘The Abyss’.

8.3/10

No cabe duda de que Chelsea Wolfe hace aquí uno de sus esfuerzos más completos, más eclécticos y hasta diría que más excepcionales de toda su carrera. Una vez te atrapa, Abyss te deja completamente a su merced, envolviéndote con sutileza y guante blanco para luego aferrarse a ti como unos poderosos tentáculos de los que te es imposible escapar. Fácilmente una de sus cimas particulares, capaz de conquistar a los que quedaron desencantados con su anterior movimiento, a los que siempre han comulgado con todo lo que ha ido ofreciendo y hasta a muchos más que la habrán descubierto ahora con este disco. Sólo queda disfrutar y preguntarse con qué movimiento nos sorprenderá en el futuro esta inconformista.

Anuncios