Anuncios

High On Fire — Luminiferous

High on Fire siguen dándonos muchas alegrías y la salida de Luminiferous, su séptimo álbum de estudio, les sigue situando en los puestos de honor del metal ‘con dos cojones’ internacional. No hay pega alguna en esta nueva entrega; es más, desde hace varios discos la evolución ha sido en ascenso y la progresión del listón que el trío californiano ha ido marcando no tiene parangón dentro del circuito heavy mundial.

Luminiferous, el disco de metal del año 2015

Sin hacer mención a elepés del pasado, Snakes For The Divine fue un puñetazo en el estómago, De Vermis Mysteriis un no se vayan todavía, aún hay más, y Luminiferous es, sí amigos, no nos ruborizamos, el disco de metal del año. Como bien dicen en su discográfica eOne Music, distribuida en Europa por Century Media, el riff es el Rey y en esta entrega High on Fire lo dejan clarísimo desde el primer minuto hasta el último.

Mastica algo de mescalina y escucha la cara B de Master of Reality de Black Sabbath a 78 RPM

Y después de esta frase con la que la propia banda sintetiza lo que es Luminiferous lo que añadamos va a ser redundante; aún así, merece la pena analizar con detalle qué nos encontramos en estas nueve canciones que no han parado de sonar en mi reproductor de música en los últimos dos meses.

No sé si ha tenido que ver algo el revolcón en la mugre que Matt Pike sufrió tras una recaída en sus varias adicciones o si Kurt Ballou, el Rey Midas de Converge que torna en oro todo lo que toca, les puso las pilas en los Godcity Studios de Salem (Massachusetts).

‘The Black Plot’ abre el disco y fue el tema con el que High on Fire nos dejaron con ganas de más. En este caso el trío va directo a destrozar cráneos, duro y a la encía, con una historia sobre extraterrestres y cómo su presencia entre nosotros ha cambiado el curso de la historia.

Aliens, teorías de la conspiración y las pirámides de Egipto

Matt Pike habla sobre aliens que han abducido a terrícolas, hibrídos alienígenas y otras historias conspirativas que podemos disfrutar en publicaciones especializadas como Legendary Times o en documentales de TV como Ancient Aliens, ambos bajo la dirección de un fenómeno de Internet como el ufólogo Giorgio A. Tsoukalos.

El pistón no baja en ‘Carcosa’, que tiene un extra de malignidad y unos riffs y una sección rítmica absolutamente demoledores. High on Fire se lo han hecho de nuevo y eso es algo muy difícil de pedir a una banda tan veterana como ésta.

Y llega ‘The Sunless Years’ y la acabose. Brutal como los anteriores y en el que Matt Pike está en estado de gracia. Los riffs de este tema son infecciosos y sus compañeros, Des Kenzel y Jeff Kantz, apuntalan un tema básico para conocer en qué parte del universo metálico reside el trío.

Metal pesado, heavy rocoso y combativo dificilísimo de superar

‘Slave The Hive’, que ya conocíamos de un single previo y exclusivo que llegó en octubre de 2013, lo recuperan y gracias porque su ritmo es vertiginoso. Qué Motörhead se marchen a sus casas en paz porque High on Fire son dignos sucesores suyos.

Sueltan lastre con ‘The Falconist’ para aligerar ese metal pesado. Se trata de un medio tiempo epiquísimo que no debe faltar en su repertorio de directo. Pero, la andanada de Luminiferous no termina aquí, llega ‘The Dark Side of the Compass’ para ponernos las pilas haciendo un guiño al doom de sus santidades Black Sabbath.

‘The Cave’ se sale de la tónica del álbum. El humo de psicodelia lo invade todo y hasta la voz de Pike, que habla de su alcoholismo, suena distinta hasta el estribillo, donde aparecen los High on Fire más ácidos y corrosivos. Grayson Haver Currin dice que está “entre una power balada y una himno acústico post-grunge”.

9.8/10

‘Luminiferous’ es una canción de esencia hardcore, tocada a velocidad endiablada. El trío parece poseído por un demonio mesopotámico, acaso, Tiamat. Pero todavía tiene tiempo de despedirse con un corte doom metálico, ‘The Letal Chamber’. Sus casi nueve minutos invitan a su fin a volver a darle al play para verificar que esto que hemos escuchado durante casi una hora no ha sido un sueño.

Anuncios