Anuncios

Pega Monstro — Alfarroba

A veces resulta inefable expresar todos los pensamientos que te vienen a la cabeza cuando te encuentras con una novedad que te sorprende de una forma tan abrupta como lo han hecho conmigo las portuguesas Pega Monstro. Aunque llegué a ellas después de su debut, Pega Monstro (Cafetra, 2012), las hermanas María — guitarra — y Júlia — batería — ya mostraban una frescura que prometía grandes cosas. Pero ha sido ahora, con Alfarroba (Cafetra, 2015), donde han empezado a desarrollar a lo vasto todo ese potencial que ya se intuía en sus primerizas canciones.

Depuración de su sonido y mejores canciones

Tanto en su EP O Juno​-​60 Nunca Teve Fita (2011) como en su primer álbum, el tamiz noise y en general el sonido lo-fi era el que hegemonizaba la mayoría de sus canciones. A pesar de que sobre la base se encontraban las bases de un intuitivo y dinámico indie rock, a veces les faltaba esa chispa, ese pequeño salto que marca la diferencia entre sonar bien y sonar de puta madre. En este último punto es donde se encuentra Alfarroba, ahora con una producción mucho más pulida y, en general, con mejores canciones, que son las que tienen que marcar el camino.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=649410208/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3616319068/transparent=true/

Es un disco bastante directo, muy efectivo en las cortas distancias, donde te fusila sin piedad. Y corto. Si consigues que un disco de diez canciones se te haga corto y los disfrutas de arriba abajo, es que lo has hecho bien. En este segundo largo de las portuguesas ya quedas impresionado en la primera escucha por el ímpetu de sus composiciones. Pero cuando le das más vueltas y te fijas en los pequeños detalles, tu impresión aumenta exponencialmente. De hecho, yo llevo varios días en bucle con el disco. Es una pasada; qué energía, qué descaro, qué ganas de comerse el mundo. Qué todo. Actitud y aptitud.

Arrollando al paso de sus pedales

Por otra parte, quizá fruto de esa juventud y actitud, Pega Monstro pasan de recetas excesivamente elaboradas. A base de guitarra y batería tienen suficiente para tirar hacia delante con ese deje punk. De hecho su disco empieza como un tiro, con un inicio arrollador gracias a ‘Braço de Ferro’ y ‘Branca’. Punteos en alguna parte de los temas, sí, pero aquí el peso lo llevan los riffs, los encargados de vertebrar el camino que traza Alfarroba en sus diez temas.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=649410208/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3971933797/transparent=true/

Lo suyo son letras típicas sobre amor y cierta perspectiva feminista. También se dejan influir por su entorno — de ahí el título del algarrobo — , quizá en ese momento de juventud donde captas todas esas sensaciones a tu alrededor que después necesitas escupir o expresar de alguna forma — Cafetra es un sello que han creado junto a otros compañeros de generación para darse a conocer — . Y fuera de lo estrictamente instrumental, otro punto fuerte de su fórmula es el propio efecto idiomático. Ante el imperialismo inglés, no estamos acostumbrados a escuchar secciones vocales en portugués, lo que le otorga un toque especialmente enigmático, y a lo que hay que sumar los efectivos coros que aplican. Es complicado aquí no rendirse ante sus melódicos estribillos, en algunas ocasiones bajando el pedal guitarrero para remarcar la voz y dejar que sea más emocionante, como en ‘Fiz Esta Cançâo’. Y después todos esos detalles de punteos o, en otros temas, cambios de ritmo.

Respecto a estos últimos, es el truco que mejor resultado les trae, con cambios que ralentizan los temas o que te lleva en volandas hacia emocionantes finales. Y aquí es preciso hablar de la apisonadora de ‘Estrada’, con un riff a quemarropa en el que se manejan, valga el tópico, como si llevaran tocando toda la vida — lo hacen desde bien jóvenes — . Gloriosa esa vuelta al riff principal después de la parada y cómo se vienen arriba. Debe ser aquello del teen spirit. También digno de mención esa embestida final de ‘Amêndoa Amarga’. Lo dicho, cuando aceleran es cuando desarrollan todo su potencial.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=649410208/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2318441822/transparent=true/

8/10

Así pues, una gratísima sorpresa este segundo largo de Pega Monstro. Se han desprendido del carácter lo-fi, y ahora prefieren otros senderos dentro del indie rock, han vuelto más cañeras. De aquél noise con descaro que prometía bastante ahora queda esa actitud rebelde en pura ebullición, con canciones rabiosas para dejar a algunos veteranos en la cuneta. Eso sí, también hay baladas y canciones algo más oníricas, pero cuando Júlia y Maria se desatan es cuando sorprenden por su inmediatez; directas al estómago. No hace falta que pidan paso, ya se lo abren ellas solas.

Anuncios