Anuncios

Abrir los discos de Built to Spill, encontrar la gloria

En esto de la música hay títulos que no son oficiales pero que deberían serlo junto a los clásicos “Mejor disco del año”, “Mejor grupo en directo” y “Mejor canción de Garage Rock suizo”. Hablo de oficiosos pero importantes galardones como el de “Mejor instante del año”, “Riff de Doom Metal más acojonante”, “Grupo con mejores caras B de la historia” o el de “Mejor banda abriendo discos”. Para este último hay varios posibles candidatos más que dignos para ganarlo, entre ellos yo apostaría por Built to Spill como un candidato firme para la victoria.

En cierto modo, los discos de los de Idaho abren de una manera que es casi gloriosa, que termina iluminando tu día por muy mierder que este haya sido. Sus canciones de apertura tienen esa gran capacidad para asombrarte y, al mismo tiempo, estar expectante ante lo que se viene por delante. A veces lo que continúa a dichos temas introductorios está a la altura de lo que esperas y a veces (pocas) no, pero con bienvenidas así tú ya tienes la satisfacción en la cara. Repasemos varios de sus argumentos para opositar al galardón de banda con mejor habilidad para abrir discos.

The First Song

https://www.youtube.com/embed/ox6uA-OOSs8

Con su debut en Ultimate Alternative Wavers (C/Z, 1993) se mostraron como una banda todavía en pañales pero con detalles más que interesantes que podrían ser -y finalmente terminaron siendo- la base para una banda imprescindible. Entre esos detalles figura su ‘The First Song’, una canción algo dispersa y borrosa por la producción amateur pero que no consigue empañar su exquisitez, ese alma de guitar hero de Doug Martsch y el espíritu de Dinosaur Jr. tiñendo toda la pieza. Un firme y prometedor primer paso.

In the Morning

https://www.youtube.com/embed/oLC55lmwvRc

Poco tardaron Martsch y compañía en responderse a sí mismos y dar todo un golpe sobre la mesa. There’s Nothing Wrong With Love (Up, 1994) sería su primera obra realmente importante, su primer discazo. Allí donde el por entonces trío comprendió por completo qué tipo de banda querían ser y hacia dónde se querían dirigir. Y todo lo plasman en ‘In the Morning’, una joya de indie rock con su juguetón comienzo, los toques guitarreros tan sublimes de Martsch, la extraordinaria subida de intensidad, el casi agónico tramo final y su repentina forma de cerrar. Todo en dos minutos y medio. Podéis levantaros y aplaudir.

Randy Described Eternity

https://www.youtube.com/embed/Kb1RlzyWHm4

Reconozco ahora que uno de los motivos por los que me motivé a escribir este artículo es la manera en la que abren su magnífico Perfect From Now On (Warner, 1997). Built to Spill habían firmado por una discográfica grande -muy grande- algo que en el mundillo underground ha funcionado muchas veces regular y por los que muchos fans se rasgan vestiduras. ¿Cuál fue la manera que emplearon para evitar caer en el fango con el salto? Siendo más Built to Spill que nunca. Por ello no les tembló el pulso para abrir el disco con los seis minutos de ‘Randy Described Eternity’, donde la melancolía y placidez indie alcanza el rango de mítico y, por supuesto, volvemos a encontrar otra deliciosa exhibición guitarrera.

The Plan

https://www.youtube.com/embed/l95wYUPflN0

No es fácil sobreponerse cuando das luz a tu obra maestra, pero Built to Spill no es un grupo dado a arrugarse ante las dificultades y por eso volvieron a dar toda una lección de género y casta en el fabuloso Keep It Like a Secret (Warner, 1999), el cierre de su trilogía de oro. ‘The Plan’ aporta el toque intenso y majestuoso que un disco sucesor a una obra maestra necesita. Es una canción que emerge como queriendo decir “Prepárate para seguir alucinando, tienes grupo para rato”. Tanto disco como canción llegan a transmitir esa sensación de que los de Idaho podían llegar a ser un grupo inagotable. Y por qué no decirlo, lo son.

Strange

https://www.youtube.com/embed/6yrOC7Mpcgw

No obstante, las muestras de flaqueza tenían que llegar tarde o temprano para erosionar un disco como Ancient Melodies of the Future (Warner, 2001), uno de sus discos más irregulares. Pero no parecía que nos íbamos a topar con un disco así atendiendo a lo que nos sugiere ‘Strange’, un corte de apertura eléctrico y emotivo. Doug Martsch y los suyos soltaron todo un gancho que además era capaz de llegar a lo más hondo de tu corazón pop. Irresistible.

Goin’ Against Your Mind

https://www.youtube.com/embed/cH9EJg4o9-s

Probablemente uno de sus temas de apertura por excelencia. De hecho, digámoslo claramente, ‘Goin’ Against Your Mind’ es una de las mejores composiciones de la banda, no tiene nada que envidiar a piezas de su época más brillante. Desde el mismo riff hasta todo su desarrollo, sus tira y afloja en intensidad, ese afilado bajón en la revoluciones de su estribillo y la manera que tienen de dejarse llevar en el soberbio trozo del ecuador en adelante hasta el último arreón de energía. No hay mejor manera de volver cinco años después como lo hicieron ellos en You in Reverse (Warner, 2006). Encima con más de ocho minutos, pero abrir con un excelente corte de grandes dimensiones es algo en lo que el bueno de Doug tiene un graduado.

Aisle 13

https://www.youtube.com/embed/L3u5hONb-DE

Dispuestos a no dejar que el levantamiento que supuso su anterior trabajo en lo que a su nivel respecta, There Is No Enemy (Warner, 2009) apareció como una estupenda joyita que permitía a Built to Spill mantener el estatus de banda que sabe envejecer muy bien. Con una perla a medio tempo como ‘Aisle 13’ a estas alturas, cómo no quererlos locamente. Sin intención de lograr cosas y de hacer volar nuestras mentes, esta canción sabe muy bien como ponernos una pequeña sonrisita en nuestra cara.

All Our Songs

https://www.youtube.com/embed/L0Zke9YxxrY

Más de veinte años después de su aparición, Martsch sigue incapaz de perder ese toque que tiene para que su manera de aporrear guitarras nos cautive de manera irremediable. Sin perder la ocasión de hacerse guiños a sí mismos, empezando su carrera con “la primera canción” y llegan a estas alturas para resumirlas todas en ‘All Our Songs’. Todos los trucos que los de Idaho han sido capaces de desplegar en sus canciones recopilados en un tema que es todo un goloso caramelo dispuesto para que caigamos en las redes de Untethered Moon (Warner, 2015). Nos los conocemos ya, pero siguen enamorándonos con guitarras, estribillos mágicos y grandes lecciones de indie rock. Y ojalá nunca dejen de hacerlo

Anuncios