Anuncios

Kylesa — Exhausting Fire

En un género como el metal, últimamente muy ávido por desafiar sus propios límites gracias a bandas interesadas en ver hasta dónde son capaces ellos mismos de llegar, son de agradecer bandas como Kylesa. Los de Savannah llevan años abonados al inconformismo, al no estancarse a un estilo fijo y hermético. Cierto es que su base de stoner sludge ha permanecido más o menos constante, pero este no ha ido sonando igual disco a disco, marcando una ruptura bastante evidente entre la etapa previa a Static Tensions (Prosthetic, 2009) y sus esfuerzos recientes.

No obstante, algo que también les ha acompañado en discos como Spiral Shadow (Season of Mist, 2010) o Ultraviolet (Season of Mist, 2013) es una tendencia a que sus discos no entren tan bien de primeras como esfuerzos anteriores. Quizá el primero lo acuse menos, pero sobre todo el segundo es un disco al que cuesta más entrar, debido principalmente a las propias ambiciones de la banda, queriendo abarcar mucho y enriquecer todo lo posible su estilo. Con ello, el punch del conjunto se diluye en su afán por añadir pinceladas al lienzo.

Kylesa, el equilibrio entre la ambición y el punch

Con todo, una vez se rascaba la superficie se encontraba la calidad suficiente para seguir abonados a los de Georgia y permanecer atentos a sus movimientos. Pero algo parece haber cambiado cuando nos ponemos a escuchar Exhausting Fire (Season of Mist, 2015). El grupo abre el mismo con más rabia y más nervio, casi con la misma de sus tiempos más cafres con cañonazos de la talla de ‘Crusher’ y ‘Inward Debate’, pero no podemos hablar de regreso a las raíces porque siguen dejando muchos dejes psicodélicos de su última época. Además, ‘Moving Day’ llega inmediatamente después y se zambulle en un tono mucho más oscuro, algo entre la new wave y el rock gótico que se suma a su característico punk.

El trío nos han entregado su disco más directo en muchos años, pero sin renunciar por ello a sus inquietudes artísticas

Lo que parece claro una vez escuchado de cabo a rabo es que el ahora trío nos han entregado su disco más directo en muchos años, pero sin renunciar por ello a sus inquietudes artísticas. El grupo va dejando ramalazos como ‘Lost and Confused’, ‘Shaping the Southern Sky’ o ‘Growing Roots’ de la misma manera que nos deslumbran con piezas suaves como ‘Falling’ o ‘Out of My Mind’, que también cuenta con mucha más garra que en el pasado reciente. Consiguen sonar muy abrasivos a la vez que dotan a sus composiciones de matices enriquecedores e interesantes.

7.5/10

Con lisérgica y lenta versión del ‘Paranoid’ de Black Sabbath incluido, Exhausting Fire emerge como un disco potente, excitante y que engancha desde la primera toma de contacto. Quizá algunas canciones no terminen de estar lo suficientemente rematadas para que nuestra atención no se despegue, un pecado también muy típico de sus últimos trabajos, pero de lo que no cabe duda es que Kylesa siguen rayando a un nivel muy notable y siguen sacando discos convincentes para que no dejemos de seguir atentos a sus movimientos. Siempre termina habiendo interés por ver por dónde saldrán la próxima vez.

Anuncios