Anuncios

Leprous en concierto en Murcia (Sala Garage Beat Club, 10–10–2015)

Uno nunca suele ir precavido cuando va ante lo que podría ser o no una cita histórica, pero mucho menos preparado se está cuando te enfrentas a algo que, sabiendo que va a ser muy bueno, te rompe todos los esquemas. No estoy seguro de si lo que presencié en la última visita de Leprous a la capital murciana se podría calificar de histórico -de todas formas, lejos no andaba-, pero sí rompió mis expectativas incluso aunque ya tuve la suerte de asistir a su anterior gira, que ya fue buena de por sí y con sólo igualarla ya hubiera quedado enormemente satisfecho.

Pero no, no era suficiente para los noruegos. Con un ambiente realmente fantástico, un público aparentemente mayor al de la anterior cita y, sin duda, mucho más entregado -el cantante de Sphere, que hicieron una buena y muy bruta actuación, se encargó también de calentar el ambiente para la llegada de los cabezas del cartel-, sólo hacía falta que hicieran lo que mejor saben hacer para que la noche fuera inolvidable. Y lo hicieron a lo grande, dando una exhibición de las que se quedan en la retina de por vida y que confirma sin lugar a dudas que estos tíos son una garantía en directo.

Pero antes de empezar a relatar las virtudes y los highlights de un soberbio concierto, empecemos con lo “malo”. Sí, las comillas son necesarias porque en realidad la pega es más caprichosa que un auténtico aspecto negativo del concierto. Ya sabemos de la dichosa manía que tienen los artistas de tocar las canciones que ellos quieren en vez de nuestras favoritas, y teniendo en cuenta que estaban presentando su relativamente reciente The Congregation (Inside Out, 2015) es normal que este acabara dominando la mayoría del setlist. También tuvo su presencia el excelso Coal (Inside Out, 2013).

No obstante, cuesta comprender el supuesto poco cariño que guardan a sus primeros discos, con poquísima presencia en la noche del sábado. Únicamente dos de las catorce piezas que interpretaron no pertenecían a sus dos trabajos más recientes, los dos pertenecientes a Bilateral (Inside Out, 2011) y quién sabe si para futuras giras no terminan prescindiendo de ellas también. Deberíamos recordarles más a menudo que tienen un debut llamado Tall Poppy Syndrome (Sensory, 2009) con canciones tremendas y que no pondríamos muchas pegas si deciden tocar un par.

Pero bueno, me quejo del setlist por ponerme quisquilloso, porque si me centro en lo que tuve la oportunidad de contemplar la verdad es que fue una grandísima velada. El grupo consiguió mejorar muchos de los aspectos más débiles de su anterior concierto en nuestra ciudad y eso se reflejó en un concierto más redondo. A Baard Kolstad se le notan ese par de años de rodaje con la banda en comparación a cuando era un recién llegado y le tocaba cubrir los enormes zapatos de Tobias Ørnes Andersen. Ahora se le aprecia mucho más suelto y con ganas de mostrar su talento. A veces demasiadas, pero es un pecado que se puede perdonar. Por otro lado, Simen Daniel Børven se ha encargado del bajo en esta gira y hay que reconocer que ha dejado su sello, mostrando una buena actitud y conectando muy bien tanto con el resto del grupo como con el público.

También hay que alabar la exhibición de Einar Solberg con la voz, mucho más cómodo y más convincente. Ya había comentado en alguna entrevista que había estado entrenando una manera de cantar que le dañara menos sus cuerdas vocales y que le permitiera llegar mejor al nivel requerido para cantar las canciones de Leprous. Pudimos ver a un Einar si no en su mejor versión, algo muy parecido. Con todo eso pulido, ya sólo faltaba repartir interpretaciones que nos dejaran el culo torcido. Y así lo hicieron, desde que abrieron con ‘The Flood’ fueron repartiendo una dosis de energía que nos dominó por completo, obligándonos a darlo todo en ‘Chronic’, ‘Rewind’, ‘Slave’, ‘The Price’, ‘Down’, ‘The Valley’ -esa cima de la vida- y sobre todo con el bis en la monumental ‘Forced Entry’. Sólo quedaba aplaudir hasta que sangraran las manos porque habíamos presenciado todo un conciertazo.

Anuncios