Anuncios

14 estupendos discos de 2015 que quizá aún no habías escuchado (II)

Lo retomamos donde lo dejamos ayer: en los discos que se acumulan en los cajones, en forma de recuerdos fugaces y repentinos, y que vuelan por los aires, entusiastas, cuando recuperamos las llaves del baúl en el que los habíamos encerrado. Pasa mil y una veces, y la voracidad, la velocidad del tiempo presente entierra a muchos discos estupendos a rincones que no merecen. Es una lástima, y de ahí el repaso breve y variado a todos los discos que he ido olvidando y recuperando, o de los que simplemente no he podido hablar en demasía, a lo largo del año. Volvemos a tener de todos los colores, aunque hay cierto predominio del Indie Pop, en un año muy prolífico.

8. Zebra Hunt — City Sights

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2090770200/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2676852748/transparent=true/

Tenorio Cotobade es sin duda uno de los sellos nacionales más interesantes del momento. No tanto por su capacidad para descubrir grupos locales apasionantes, sino para peinar la escena internacional en busca de joyas que, en su mayor parte, caen en saco roto. Lo comprobamos el año pasado con Ginnels, y este año con Zebra Hunt. Más Jangle Pop, mucho más deudor del Dunedin Sound y de grupos como The Clean o The Bats. Por ahí se cuela Robert Mercer, por cierto, hermano de James — sí, de ese James Mercer — . Teclados, guitarras deliciosas y canciones tan redondas como ‘Delaware’ o ’20 Ways to Belong’. En directo, además, suenan perfectos.

9. Institute — Catharsis

Oh, no, no nos habíamos olvidado de Sacred Bones Records. Este año continúan editando discos fantásticos, y todos ellos aún comparten el mismo espíritu sonoro, la misma sensación de haber surgido de la cueva más remota de los suburbios de la costa este. Institute y su muy reseñable Catharsis comparten varios elementos en común con el resto de grupos acogidos por el sello neoyorquino, a lo que añaden un sentido artesanal del Punk, derivado aquí en un oscuro y destartalado Post-punk. Es sucio, es poco profesional, es violento y, pese a su intrínseca fealdad, es un producto bello y sin adulterar. ‘Cheerlessness’ como ejemplo de todo ello.

10. EZTV — Calling Out

Volvamos a Captured Tracks. Aunque un par de peldaños por debajo del disco de Nic Hessler, Calling Out, el primer trabajo de EZTV, es otro exquisito ejercicio de Indie Pop clásico. Lo mejor: no tiene los dejes habituales del sello. No se deja llevar por las turbulentas aguas del Post-punk taimado ni abraza en exceso la versión menos recomendable de los ochenta. Al frente de EZTV, Ezra Tenenbaum, al que se le adivina un exquisito gusto compositivo y, pese a una languidez achacable sólo a los dejes del género, un futuro más que emocionante. Veremos en qué queda. De momento, canciones como ‘Soft Tension’ le dejan en muy buen lugar.

11. Exnovios — Exnovios EP

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2797233589/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3172724203/transparent=true/

Mi primera reacción al escuchar ‘Ha venido a por ti’, la canción que abre el EP homónimo de Exnovios, grupo pamplonica formado por miembros de otros proyectos como Muy Fellini, Los Jambos o Almanaque Zaragozano, fue algo así como “joder, esto son Los Brincos hasta arriba de LSD”. Por ahí, más o menos, van los tiros: ellos citan a The Byrds, los Beatles más alucinados del Revolver — y derivados — , Spacemen 3 y la Velvet Underground más chunga. Hay herencia sesentera, hay un huevo de psicodelia guay pero no exclusivamente nugget y letras con frases como “No existe nadie que no quiera amar / A una persona estando en tu lugar”.

Sólo son cuatro canciones y a mí ya me tienen babeando.

12. Blank Realm — Illegals in Heaven

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2542722667/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=539093173/transparent=true/

Blank Realm es un grupo complicado. Su carrera musical está trufada de referencias, pero tampoco es demasiado longeva — comenzaron en 2007 — . Su disco de 2014, Grassed Inn (Fire) tenía los elementos adecuados para volar por los aires mi cerebro — y lo conseguía en ‘Back to the Flood’ — , pero se quedaba a mitad de camino de todo. Sucede algo semejante en Illegals in Heaven (Fire), su continuación: ¿Psicodelia? ¿Garage? ¿Indie Rock estridente? ¿Un segundo, eso son guitarras Jangle? Esta vez, el mashup es demasiado poderoso y enérgico como para no digerirlo, y además tiene momentos bri-llan-tí-si-mos.

13. Taman Shud — Viper Smoke

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1719367831/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=4036918209/transparent=true/

Viper Smoke (autoeditado) es el resultado improbable de un Spaguetti Western mezclado con toneladas de ácido y The Birthday Party cantando a H. P. Lovecraft. Psicodelia altiva, empapada en licor, divertida y de una oscuridad extrema. La coartada necrótica de Taman Shud — se definen como una banda de Necro-psych, lo cual, como es lógico, nos parece perfecto — puede resultar algo cargante e incluso sospechosa por momentos, pero es precisa: sus canciones son tan festivas como góticas, ideales para montar una fiesta en el cementerio más cercano. El disco, además, es consistente, pese a que tiende a repetir trucos y patrones. Molan a rabiar.

14. Ultimate Painting — Green Lines

Encomiable año de Trouble In Mind. No sólo han editado a Dick Diver y Salad Boys en Estados Unidos, sino también a Ultimate Painting por segundo curso consecutivo. El año pasado llegamos a ellos siguiendo la estela de su debut homónimo, y este año nos hemos quedado definitivamente en sus melodías pausadas, en su minimalismo y formas pavementianas, en su notable Green Lanes. Ultimate Painting, británicos, no optan ni por la sofisticación del proverbial Indie Pop de las islas ni por la dejadez mundana del otro lado del Atlántico. Se manejan en un delicado y elegante término medio, oscuro e intimista.

Anuncios