Anuncios

Khemmis — Absolution

Las comparaciones son odiosas, por eso muchas veces uno acaba temiendo hacer alguna, no vaya a ser que le salga el tiro por la culata viendo como al otro no le termina satisfaciendo tanto la recomendación por no ajustarse al milímetro a lo que estábamos vendiendo. Luego te toca tener que editar tu comentario inicial, poniendo mil y un matices para que se pueda comprender esa conexión que se ha generado en tu cerebro y a la que tú le ves totalmente el sentido. Por un lado es droga dura encontrar nexos entre lo que escuchas y lo que ya conoces, pero por otro lado es jugar con fuego.

Todo esto lo digo para poder justificar por qué todo lo que observo en el interior y en lo que rodea a un disco como Absolution (20 Buck Spin, 2015), con una portada tan cuidada como épica y un sonido que bebe descaradamente de las fuentes del doom metal, que me terminan llevando a pensar en Pallbearer. Y en el fondo no quiero compararlos porque, aunque parten de cánones similares, la óptica desde la que afrontan su sonido difiere en diversos aspectos. Tampoco es que hayan conseguido irrumpir con la misma fuerza en el panorama metalero, aunque no será por una diferencia enorme de calidad porque os puedo asegurar que este debut no va tan a la zaga.

Khemmis, apropiándose de patrones con estilo

El doom que practican Khemmis no es para nada el mortuorio gótico, sino que más bien se fijan en una perspectiva más clásica propia de gente como Saint Vitus. Un poco como el grupo con el que he establecido la comparación inicial, pero los de Denver amplían un poco más el rango de acción, dejando espacio a toques más stoner y brutos a lo Electric Wizard que le dan mayor profundidad a su estilo. Al jugar menos sobre seguro hace que en ocasiones no pisen tan firme como los otros, ganando en riqueza pero perdiendo en solidez.

Al jugar menos sobre seguro hace que en ocasiones no pisen tan firme como Pallbearer, ganando en riqueza pero perdiendo en solidez

De todos modos, el impacto y la energía que transmite un disco como Absolution son impropios de unos debutantes, sino de una banda más experimentada. En seis temas ofrecen una lección de todo lo bueno que atesora un estilo como el doom. Potencia que ensordece, contundencia que destroza, majestuosidad entre las grietas de su rocoso sonido y riffs deliciosos que nos dejan asombrados mientras nuestra cabeza sigue el ritmo. Su talento tanto para la construcción de estructuras como a la hora de desarrollarlas hace que sus canciones funcionen de maravilla, erigiéndose ‘The Bereaved’ como uno de los temas más brillantes del conjunto y del género este año.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3213592245/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=e99708/tracklist=false/artwork=small/transparent=true/

7.9/10

Aunque no plasman todavía toda la maestría que desprende un disco como Foundations of Burden, la base sobre la que trabajan Khemmis es fantástica, de oro puro. Estamos ante un debut que te atrapa por completo, que a cada escucha te parece más exquisito y lleno de detalles extraordinarios. Absolution es una inmejorable carta de presentación para un grupo que oposita a ser una de las revelaciones del año para un servidor. Aunque el disco no haya roto tantas barreras como el citado en este párrafo, no me extrañaría que los de Colorado acaben irrumpiendo en medios como Pitchfork casi sin quererlo. Aquí hay grupo, no me cabe la menor duda. Si siguen creciendo van a ser todo un escándalo.

Anuncios