Anuncios

Supersuckers — Holdin’ the Bag

La carrera de Supersuckers se ha movido casi siempre en función de unos patrones muy concretos, reivindicando al mismo tiempo los sonidos del punk y el rock duro mientras el resto del mundo se estaba fijando en el grunge. Una vez encontrada su zona de confort se dedicaron difundir su discurso del rock and roll con discos que siguen una fórmula muy similar a la de Motörhead: arriesgar poco, centrarte en lo que sabes y dejar que tu mojo sea el que marque la diferencia con respecto al resto. Con ello han sabido hacer trabajos entre lo imprescindible y lo aceptable, pero como gran excepción a la regla siempre existe Must’ve Been High (Sub Pop Records, 1997), ese disco donde dejaban de lado su zona de confort y se tiraban de lleno hacia el country que, de una manera o de otra, siempre ha sido un referente en su música.

7/10

No obstante, lo que parecía que se iba a quedar en mera anécdota ha visto cómo le ha surgido un sucesor conceptual en su nuevo disco, Holdin’ the Bag (Acetate, 2015). Un disco que vuelve a plantear un contrapunto en su carrera, aunque la esencia de Supersuckers persista en todo el conjunto. Incluso se permiten alguna que otra transgresión con el tono general del disco como en ‘Shimmy & Shake’. El álbum no alcanza los grandes niveles de la obra de 1997, cosa entendible ya que llevan mucho tiempo acomodados en su sonido y la inspiración ya no es la de antaño, pero les ha quedado un disco tan majo y disfrutable que es imposible no seguir siendo fieles a Eddie Spaghetti y compañía.

Anuncios