Anuncios

Dead Ghosts — Love and Death and All the Rest

A quién no le gusta un caramelo, se deben reafirmar Dead Ghosts tras la cómoda zona de confort en la que se han instalado, al parecer, de forma permanente. ¿Importa acaso? Psté, en función de lo que cada uno le exija a sus grupos favoritos. A mí, por ejemplo, me parece que Deerhunter jamás deberían frenar la locomotora que les empuja siempre hacia el horizonte. Es un pecado mortal, aunque perdonable. En el otro extremo de la galaxia, me molestaría sobremanera que Royal Headache o Veronica Falls trataran de ser algo que ni son ni probablemente serán. En su caso, ¿por qué romper en mil pedazos una fórmula que no tiene visos de agotamiento? La imaginación es la patria de cada uno, y en el caso de Dead Ghosts, pasa por su elenco de referencias habituales. Country y Garage. Palomitas y algodón de azúcar.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=467384849/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=793349844/transparent=true/

Aunque en menor cantidad. Love and Death and All The Rest (Burger Records, 2015) — ese título que describe con meridiana precisión la desgana romántica en la que nuestra generación tiende a sumergirse, a ratos cínica, a ratos tan ingenua que da vértigo — es la tercera colección de canciones de juguete compuestas por Dead Ghosts. Exceptuando la explosión de fuegos artificiales contenida en ‘Rat Race’, una de sus mejores canciones y un descorchamiento de champán continuo, el resto de canciones se acercan a The Growlers, optan por la psicodelia disimulada y se empapan de medios tiempos bellísimos, pero con un tinte cada vez más oscurecido. Véase ‘Drink It Dry’, el reverso tenebroso y exquisito de ‘You Don’t Belong’.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=467384849/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=318251808/transparent=true/

Dead Ghosts son, en 2015, volver a derretirse de amor mirando con pasmosa felicidad a los ojos del desgraciado/a que tienes delante. Les sale de forma natural en ‘It’s Up to You’ — más The Rolling Stones que nunca — , teatral en ‘I Will Be Gone’ — tarde o temprano iban a terminar aquí, en los ‘50 — , y encantadora en ‘Anything For You’ — es complicado, pero te quiero — .

nota-dead-ghosts

Para todo lo demás, optan por el manual de instrucciones y fabrican una gran canción tras otra. Love and Death and All The Rest es un disco comodísimo, para ellos y para nosotros, y ahí reside la clave de su éxito: un año más, Dead Ghosts nos han invitado a una casa a la que siempre queremos volver, quizá no la más brillante del vecindario, pero sí en la que mejor nos sentimos, huéspedes e invitados. El mismo zumo de naranja casero, las mismas conversaciones triviales, los mismos atardeceres en el jardín de atrás, una barbacoa informal, alguna copa no-tan-inocente por la noche, el amor, la muerte y todas esas movidas en las que pensar, algo borrachos, en el camino de vuelta a casa.

Anuncios