Anuncios

Acid Mess — II

Cuando ves unos cuantos elementos dándose juntos en diversas ocasiones que acaban desembocando en resultados muy similares, tiendes establecer mediante la lógica una relación causal. Cuando se dan A, B y C, el resultado tiene que ser forzosamente D. Pero no siempre es así y te puedes encontrar casos donde ves esos mismos factores que en numerosas ocasiones pero el guión termina siendo distinto, dando un resultado diferente. A veces parecido al esperado, pero al fin y al cabo no es idéntico.

Pienso, por ejemplo, en los asturianos Acid Mess, uno de los secretos mejor guardados de nuestra psicodelia patria, donde elementos como la portada de su segundo trabajo, que me los presentaran como un grupo psicodélico y el hecho de ser un power trio, además instrumental, ya formaron en mi cabeza una idea de por donde iban a ir los tiros en su álbum, esperando lo esperable. Pero las ideas preconcebidas nunca son suficientes, hay que contrastarlas con la realidad porque te puedes llevar sorpresones como el que me he llevado viendo que este trabajo se guardaba unos cuantos ases bajo la manga.

Acid Mess, rompiendo la barrera del secreto a voces

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1622777037/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=333333/tracklist=false/artwork=small/track=1537027566/transparent=true/

Meterse en los terrenos de II (autoeditado, 2015) es adentrarse en algo más que sólo psicodelia espacial con querencia por el stoner rock, a pesar de que hay muchos factores que apuntan a ello. Los asturianos juegan con un buen número de referencias, no recurriendo tan a menudo o de forma tan descarada como otros a Black Sabbath. El talento con el que aglutinan sonidos unido a el buen uso tanto de guitarras limpias y jams suaves en varias ocasiones ayudan a desmarcar al trío de otras agrupaciones similares.

El talento con el que aglutinan sonidos unido al buen uso tanto de guitarras limpias y jams suaves ayudan a desmarcar al trío de otras agrupaciones similares

Y otra de las cosas que más llaman la atención cuando recorremos este disco son esos dejes progresivos que van soltando durante el conjunto. Un rock progresivo rico y diverso, que tanto nos puede hacer pensar en Pink Floyd como se pueden poner el disfraz de unos The Mars Volta circa 2003. El tema más paradigmático de lo que comento está en ‘Alquimia’, que por otro lado es la canción más impresionante y completa de todo el disco, el highlight, donde casi parece que se han colado en la grabación de las guitarras David Gilmour, Tony Iommi y Omar Rodríguez-López.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1622777037/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=333333/tracklist=false/artwork=small/track=152799666/transparent=true/

Sin embargo, no quiero dar a entender que los asturianos acaben dependiendo mucho de los grupos en los que se fijan. Más bien al contrario, en estos cuatro temas que componen su álbum consiguen forjar un sonido bastante personal y la mar de interesante, además de hacer gala de un nivel tanto en composición como en ejecución realmente envidiable. Cada pieza deja unos detalles magníficos, desde la sublime progresión de ‘Brahamanda’ hasta el lisérgico cierre de ‘Una Muerte Maravillosa’, por no hablar de la alucinante ‘El Vuelo del Cóndor’, capaz de dejarte con la boca totalmente abierta.

7.8/10

Dejad de lado vuestros prejuicios, no tienen lugar en un disco como II. Los asturianos acaban de sacudirnos un buen sopapo sonoro para espabilarnos y flipar con su exquisita psicodelia que ya debería dejar de ser un secreto a voces para pasar a ser una joya de dominio público. Acid Mess irrumpen con fuerza en la escena española y llegan para quedarse, hacerse un buen sitio en nuestros tops nacionales y dejarnos anonadados con su magia y su talento, que no son pocos. Ojalá puedan continuar apropiadamente con su carrera, sería una pena que nos dejaran demasiado pronto.

Anuncios