Anuncios

Bell Witch — Four Phantoms

Atrapando a ritmo lento, con pasos cortos pero firmes. Generando un estruendo enorme, capaz de demoler edificios en pocos segundos, pero sin abrumar ni incomodar, al contrario, buscar la manera de ser sugerentes y bellos desde la lentitud y el ruido, recurriendo sin reparos al toque emocional. Bell Witch son muy de vísteme despacio, que tengo prisa. Lo suyo es ir construyendo poco a poco, poniendo mucho mimo en cada detalle y también cuando se ponen más brutos. Todavía no se ha explotado del todo la burbuja de los dúos en el metal, menos aún en el funeral doom, pero aquí llegan ellos para demostrar que la fórmula puede funcionar en un estilo así.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3086302241/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=e99708/tracklist=false/artwork=small/track=1906343183/transparent=true/

7.4/10

Porque aunque parezca mentira, Bell Witch son sólo dos miembros, un batería y un bajista -sí, eso que suena no es una guitarra- capaces de armas una ruidera de cuidado y también trazar melodías sublimes y embelesadoras sin recurrir a demasiados recursos. Así de talentosos son, capaces de tocarnos la fibra e insinuar mucho empleando tan poco. También, además de interesantes, pueden ser cargantes. Es a lo que te arriesgas cuando en un disco de cuatro canciones ninguna baja de los diez minutos y dos superan los 21 minutos. Pero vayamos a lo que importa, ¿por qué volver a los fangosos y exquisitos terrenos de Four Phantoms (Profound Lore, 2015) casi siete meses después de su salida? Porque incluso aunque a veces se pueda hacer muy pesado, la belleza que alcanzan en ciertos puntos, ya sean calmados o estallando, sigue dejándonos con los ojos como platos. Su irregularidad termina importando poco en comparación con su esplendor.

Anuncios