Anuncios

Dj Richard — Grind


El motor 4×4, el bombo regio y la invitación a sudar en un antro. El techno lleva alegrándonos la vida desde hace décadas, generalmente con unos patrones bien marcados a partir de los cuales cada productor decide ponerse purista, pinchar todo lo que pueda o conjugar el género con otras disciplinas para conseguir sensaciones diferentes. En algunas ocasiones más dirigidas a la escucha reposada que al propio baile. Es lo que ha hecho el neoyorkino Dj Richard, afincado en Berlín, cómo no, en su debut, Grind (Dial, 2015). Un trabajo para oídos sibaritas, para disfrutar de texturas, evocaciones y unos buenos auriculares.

Grind es quizá uno de esos discos que también está hecho para los no acérrimos del techno, para gente con curiosidad por sonidos elocuentes y atmósferas envolventes. Lo que Dj Richard ha hecho para su debut en formato LP ha sido jugar en unas coordenadas sonoras que beben bastante del ambient, sabiendo las opciones que este puede dar para lograr un trabajo bastante evocador. En este caso, el productor afincado en Alemania juega la baza de capas que te narcotizan. Y no sólo eso, a la hora de apelar a la esencia techno, Dj Richard, en varias ocasiones, juega con los bombos de una forma más imaginativa. Frente al martilleo homogéneo que sólo apela a subidas y bajadas para impresionar, él traza carreteras repletas de curvas. Como las de ‘I-Mir’, de lo mejor del álbum y uno de los más brillantes de este año. Primero esa neblinosa capa, cortada por una gloriosa línea de bajo, y después ese bombo sobrio pero liviano, sin querer acaparar toda la atención. Así cede protagonismo a la sección ambiental, el hilo conductor de este disco, y el que dibuja esos paisajes grises e introspectivos que se reflejan en la portada.

https://www.youtube.com/embed/I6j0v-11wbQ

Aunque sin duda se trata de un gran debut, Grind tiene dos caras, la del ambient techno más explícito y del que tenemos como ejemplo ese primer tema del párrafo anterior, y aquellos que viven esencialmente de las atmósferas ambientales que carecen de ese punch techno. Estos últimos los podemos encontrar en el primer tercio con ‘Waiting for the Green Flash’, más pobre, o ‘Ejected’, con un cariz más envolvente. Pero la parte dominante es la de bombo y atmósfera escapista, que a la postre es la más interesante del álbum. Y quizá que no haya explotado más esa faceta es la que evita que este sea un disco de (casi) sobresaliente. Quizá mejor no arriesgar para no saturar. En cualquier caso, Dj Richard ha configurado unos pasajes bastante disfrutables, de los que te meten en bucle durante un buen rato, ya sea con el músculo de ‘Savage Coast’ o la soberana elegancia que exhibe en ‘Bane’. Una vez más, dosificando bien los beats gordos y dejando que las texturas de capas ambientales jalonen la melodía.

https://www.youtube.com/embed/gvQBN8pmxM4

8.2/10

Con un LP de presentación como este, Dj Richard sorprende por la apuesta que ha hecho, ya que en estos últimos años, aparte de estar pinchando en diferentes clubs de capitales europeas, ha ido por terrenos techno más duros y tocando de forma tangencial el ambient. Apelar a él de una forma más directa supone dejar claro la versatilidad que atesora, y lo más importante, el enorme potencial que tiene. Composiciones talentosas con recursos canónicos de toda la vida, pero con gran delicadeza en la producción y muros ambientales, más densos o más hipnóticos, que subliman su propuesta. Talento en estado puro.

Anuncios