Anuncios

Továren — May The Coal Be With You

Sucede cada año que, tras el pertinente escrutinio de los doce meses anteriores, surgen de aquí y de allá discos que, de forma repentina, parecen los mejores que se han editado jamás. Es una cuestión psicológica, una trampa cognitiva que a menudo me autoimpongo ya sea repasando la lista de The Quietus o la de algún que otro connoisseur musical de mi TL. Este año han sido varios los trabajos a los que he llegado demasiado tarde como para incluirlos entre lo mejor de nuestro año, pero a los que, por fortuna, he llegado. El primer disco de Továreň, un oscuro y arrebatado grupo de jóvenes eslovacos, es uno de ellos. Y uno de los más maravillosos, sin duda: May The Coal Be With You (Instant Classic, 2015), pese a no aparecer en prácticamente ninguna lista-resumen de 2015, es uno de sus discos más notables e interesantes.

goear – fullservers

Empecemos por el concepto: Továreň surgen de Bratislava, pero su narración sonora dirige hacia el campo, hacia las poblaciones rurales que, durante el notable proceso de industrialización del país tras la Primera Guerra Mundial, colgó la azada y recogió el pico. May The Coal Be With You sirve de homenaje a las miles de familias que se adentraron en las minas de carbón del norte del país, montañoso, y cuya actividad económica decayó de forma progresiva tras la caída del muro y el auge de otras fuentes de energía — la nuclear, que representa hoy más del 50% del suministro de Eslovaquia — . Atrapadas en condiciones laborales abusivas, condenadas al olvido una vez cumplieron su sino histórico, la memoria de la minería eslovaca sirve de eje estructural para Továreň. A través de sus historias de abandono y desamparo, May The Coal Be With You construye una arquitectura sonora que a ratos bordea el Dark Folk, el Drone, ocasionales pinceladas de Post-punk y el Noise Rock. Géneros distantes, pero oscuros.

goear – fullservers

El marco conceptual de May The Coal Be With You es, en esencia, el mismo que manejó Austin Lunn en Kentucky (Handmade Birds, 2012), solo que sin su arrebatado aire folclórico. Továreň viran hacia otros terrenos, relacionados paralelamente con el Industrial, tanto por temática como por espíritu: hay ecos de los primitivos Killing Joke en ‘Trenčín’, del mismo modo que se aprecia cierto gusto por la densidad sonora de Coil en ‘Ja ťa kurva a ty to vieš’. Las canciones de Továreň, sin embargo, no son tan totémicas, y se estiran hacia terrenos más livianos con cierta frecuencia. Especialmente cuando recuperan las enseñanzas de Jakub Ziołek y optan por construir, a golpe de martillo hidráulico, ambientaciones apagadas que sirven de transición entre los picos de plasticidad ruidosa — ‘Žilina’ — y los temas más calmados — ‘Robím ma’ — .

8.5/10

Hay también cierta inspiración Post-rock — los cambios dinámicos, por ejemplo, miran fijamente a Mogwai — , lo que les ubica en una liga totalmente alternativa a nada que se esté componiendo en los países de herencia cultural anglosajona — Luis Vasquez mataría por este trabajo — . Továreň se explican mejor dentro del contexto experimental y altamente sugestivo de Instant Classic, que en esta ocasión ha cruzado los Cárpatos para dar con otra joya. Testimonio de Silesia, de un mundo, el de la minería, que es parte de la historia del continente, y de un país, Eslovaquia, cuya proyección cultural es limitadísima, May The Coal Be With You nos ha encandilado. Una pena que hayamos llegado tan tarde a él.

Anuncios