Anuncios

Jesu/Sun Kil Moon — Jesu/Sun Kil Moon

Dentro de las cosas que cambian de forma dramática si son concebidas de un modo un otro, el ejemplo paradigmático es la tortilla de patatas: con cebolla o sin ella. Si tienes suerte, y vas a comer o cenar en casa de un amigo, te pregunta antes por tus preferencias. Pero puede darse el caso de que tengas que hincarle el diente a un cuarto de tortilla sin que sepas si está cocinada de una u otra forma. Un momento dramático, que podría ocurrir, por ejemplo, en el caso de que una persona con la que te une una familiaridad escasa te invite a degustar su plato estrella. Una primera cena en casa de los suegros sería un buen ejemplo, contigo esforzándote en caerle bien a los padres de la persona con la que piensas dormir durante buena parte de tu vida. Y llega la tortilla. Con cebolla o sin ella. Tus sensaciones pueden ser gloriosas o un auténtico infierno en función de la decisión tomada por el cocinero.

Jesu/Sun Kil Moon: 1+1 > 2

Últimamente, cuando te acercas a un disco de Mark Kozelek, ya sea bajo ese nombre o bajo el más habitual de Sun Kil Moon, no sabes muy bien que esperar. Por poner ejemplos recientes, y dejando atrás ese disco de villancicos que grabó las navidades pasadas, Benji se erigió en uno de los discos más grandes de 2014, pero a continuación Universal Themes no estuvo, en absoluto, a la altura. Por otra parte, la reunión de artistas que, por separado, te parecen una gozada, siempre me despierta ciertas dudas, pues son numerosas las ocasiones en que 2 es un resultado muy distinto a 1+1. Mark Kozelek está que no para, Justin Broadrick metido en tantos proyectos paralelos que, quizás, no sepa muy bien si un día se levanta siendo parte de Godflesh, siendo Jesu o siendo quién. Entre tanta diarrea creativa, llegaba Jesu/Sun Kil Moon (Caldo Verde, Rough Trade, 2016)

Cabe sumar, además de los nombres de nuestros dos artistas principales, a secundarios que han aportado su grano de arena, como Rachel Goswell, Alan Sparhawk, Mimi Parker o un Steve Shelley, batería de Sonic Youth, que los acompañará en la de momento corta gira de presentación en directo. Pero abramos Jesu/Sun Kil Moon en canal y analizémoslo. Para no perder amigos, no diré si la tortilla correcta lleva cebolla o no, pero debéis imaginaros este trabajo como un plato que os guste considerablemente. Kozelek esta vez nos enseña su cara más inspirada, y Jesu consigue dejar un porcentaje enorme de su sonido en el sumatorio del álbum, una auténtica fusión de sonidos, con un resultado final enormemente notable. Ya desde la apertura de ‘Good Morning My Love’, llena de pujanza post rock, con la voz de Kozelek encajando a las mil maravillas, empezamos a ilusionarnos con que Jesu/Sun Kil Moon pueda ser lo que es, un disco estupendo.

8.33/10

El dúo parece llevar años creando juntos. Vete tú a saber, lo mismo lo llevan haciendo realmente. Desde luego, cortes tan abrasadores como ‘Carondelet’ dan la impresión de estar trabajadísimos. Y la intensidad de ‘A Song of Shadows’, con las melodías de Broadrick como protagonistas, cierran un trío de cortes iniciales absolutamente brillantes. Ambos artistas dando juntos lo mejor de sí por separado. Una hora de canciones enormes, casi sin excepción. Desde las más puras al estilo Kozelek, que podría haber metido ‘Fragile’ en Benji y sería uno de los cortes más sobresalientes de aquel álbum, u otras más cercanas al shoegaze, como ‘Sally’, más descarnada y visceral. Por poner un pero, uno pequeño, parece una apuesta arriesgada concentrar al final ‘Exodus’ y ‘Beautiful You’, dos cortes enormemente exigentes, que suman 25 minutos y que, de corrido, pueden resultar excesivos para el oyente algo despistado o escaso de energía. Pero al final hablamos de detalles en cuanto a la colocación en el tracklist, que son defectos minúsculos comparados con lo que para uno supone Jesu/Sun Kil Moon en su conjunto: la vuelta del Kozelek más inspirado, la enorme capacidad de Broadrick creando melodías llenas de emoción, y el nacimiento de una banda que seguramente casi nunca sea tal, pero que nos dejará un disco para recordar y repasar habitualmente.

Anuncios