Anuncios

Cult Of Luna & Julie Christmas — Mariner

Es doloroso comprobar cómo todo lo que tenías meticulosamente planeado de antemano se acaba yendo al traste por un invitado inesperado. Todos hemos tenido en esa fiesta que hemos organizado a ese acompañante que viene junto a alguien ya invitado inicialmente. Esa persona a la que nadie absolutamente en la fiesta conoce pero se acaba comiendo los risketos, se pone hasta el culo de cerveza por la que no ha pagado un céntimo y acaba liándola parda esa noche. Por supuesto, nadie va a volver a saber de dicho invitado inesperado, pero ahí queda esa noche fastidiada por su puta culpa.

Empezar con esta introducción a la hora de hablar de un disco colaborativo puede dar una pista clarividente de qué opinión puedo tener sobre uno de los componentes de dicha colaboración. Pero pasemos primero a contextualizar. Cult of Luna dieron forma a una de las discografías más potentes y sólidas de este siglo, con un feroz post-metal que se vio necesitado de un descanso tras la publicación de su último y sublime álbum Vertikal (Indie, 2013), un disco donde hasta sus sobras saben a gloria. Tras unos cuantos años de hiato, su esperado regreso nos llegó este mismo año, pero no de la manera que esperábamos.

Cult of Luna & Julie Christmas, otro caso de agua y aceite

Los suecos anunciaron su nuevo trabajo como un trabajo conjunto con la cantante Julie Christmas, que presenta en su currículum su labor al frente de bandas como Made Out of Babies o Battle of Mice. La cosa, en principio, pintaba muy bien, sobre todo si nos ateníamos a ese pedazo de pepino que actúo de adelanto llamado ‘A Greater Call’, con toda la potencia arrolladora y deslumbrante que tanto nos gustó en Vertikal, con la casi testimonial pero agradable aportación de Christmas en el apartado vocal, ofreciendo cierto contraste a los guturales de Klas Rydberg.

La cosa, en principio, pintaba muy bien, sin embargo, acaba torciéndose de la manera más inesperada

La cosa, sin embargo, acaba torciéndose de la manera más inesperada y aunque suene a rabieta oportunista, hay que apuntar directamente a Christmas como la causa. No es que quiera echarle las culpas por ser la novedad con respecto a algo que antes funcionaba y ahora, sin embargo, no. En lo puramente instrumental ofrece, a nivel sonoro, todo lo que conocemos -y nos encanta- de Cult of Luna. En lo vocal, el trabajo de Christmas rompe en muchas ocasiones la dinámica que están marcando los suecos. Muchas veces parece empeñada en llevar el disco hacia una deriva hacia la que nadie la sigue y acaba sonando completamente descolocada, como mejor muestra está ‘Chevron’ o ’The Wreck Of S.S. Needle’.

De tanto buscar un toque épico a la par que retorcido, acaba generando cierta repulsa y nos distrae demasiado del esfuerzo de los suecos, que es de lejos lo mejor de este Mariner (Indie, 2016). No obstante, los propios Cult of Luna acaban en cierta medida arrastrados por la desastrosa tónica de Christmas y acaban como desconectándose, viéndose sonando casi a medio gas en ‘Approaching Transition’. Por supuesto, esto último es algo que no podemos achacar a la cantante de Brooklyn y sí más al propio grupo. No diré que me entran temores de que esta relajación se amplíe para su próximo trabajo, pero espero que sepan espabilar para entonces.

5.8/10

Todo esto hace que Mariner se presente como un trabajo muy irregular y descompensado. Como ya hemos recalcado anteriormente, la aportación de Julie Christmas alcanza cotas en las que resta más que suma y la base que crea Cult of Luna no brilla con tanta intensidad. A pesar de la enorme excepción que supone ‘A Greater Call’, que ya apunta ser uno de los jitazos metaleros del año, hay muy poco a lo que agarrarse en este disco y queda un cierto aroma olvidable a lo largo de buena parte del conjunto. Sólo nos queda esperarnos al próximo álbum con todas las de la ley de los suecos y comprobar si hay motivos para encender las alarmas o para seguir disfrutando de esa opresiva densidad que es canelita en rama.

Anuncios