Anuncios

Kase O — El Círculo


Kase O — El Círculo

Go to the profile of Hipersónica
HipersónicaBlockedUnblockFollowFollowing
Sep 24, 2016

Era el único que faltaba. En 2011 los MCs de Violadores del Verso comenzaron un periodo en el que publicar proyectos en solitario. Sho Hai lo hizo con Doble Vida (Rap Solo 2011) y Lírico con Un antes y un después (BOA Music 2012). Es cierto que Kase O publicó Jazz Magnetism (Rap Solo 2011) pero no era extrictamente ni un disco suyo en solitario ni un disco de rap ortodoxo. Por esto la expectación era máxima para saber qué contenía El Círculo (Rap Solo 2016).

El fin de la espera

Tras cinco años, lo que se nos presenta es un gran ajuste de cuentas con dos objetivos. El primero es exterior, el Hip Hop nacional vive un momento de renovación generacional con más ruido que nueces y en este contexto Javier Ibarra, un tipo que hay que recordar que grabó su primera maqueta en 1993, cuando las únicas rimas que se conocían por aquí eran las del Siglo de Oro; vuelve para marcar territorio ante recien llegados y advenedizos. Muy significativa en este sentido es la intro del disco. Por un lado están los samples con un repaso de su carrera y de la gente con la que ha colaborado. Y por otro que lo primero que dice es “Kase O ha vuelto al ejercicio, la primera frase es para los que están desde el inicio”.

La segunda cuenta pendiente que ajusta el disco es la interior. Kase O empieza a tener una edad, lleva más de dos décadas dedicado al rap y con uno de los grupos más exitosos que el género ha dado en España. Es inevitable que los errores se hayan acumulado a lo largo de tanto tiempo para alguien que comenzó siendo un chaval del zaragozano barrio de La Jota que simplemente grababa cintas de casete en su casa. Por esto el primer tema del disco ‘Esto no para’ puede despistar sobre el tono que se va a encontrar. Éste es una pesimista mirada al exterior, sobre los efectos que la humanidad en su conjunto está causando, y con un tono mucho más hardcore que la media. Pero tras éste, el tono se relaja y la mirada se vuelve hacia el pasado en ‘Yemen’, ‘Triste’ y ‘Guapo Tarde’.

La nostalgia continúa en ‘Viejos Ciegos’ pero una obra maestra así requiere un apartado propio. En esta pieza comienzan las colaboraciones, con Xhelazz y Sho-Hai, recordando una ciudad que ya no existe. Y con un magnífico guiño a la tradición con el sample en el estribillo del ‘Love Rollercoaster’ de los Ohio Players, un grupo que Violadores del Verso no se han cansado de citar durante toda su carrera. Después el punto de mira se traslada a MCs que pululan por el panorama actual. Primero en el ‘Interludio Quieren Copiar’, toda una defensa del trono, y siguiendo con una reivindicación de las tablas que da la veteranía en ‘Pavos Reales’, en la que Kase O se acompaña por el Hermano L, entre otros.

Una vez dejadas las cosas claras la atención, las canciones ya pueden distraerse en otros tema más placenteros. El primero son las mujeres, tanto en la vertiente más romántica de ‘Amor Sin Claúsulas’, como en su lado más tórrido en ‘Mitad y Mitad’. El disco continúa con un breve puñal a la política actual en ‘Interludio Risioterapia’ y el abaníco temático termina volviéndose hacia el propio género en ‘Rap Superdotado’ y ‘Repartiendo Arte’.

8.5/10

Otro apartado especial merece la que es la última pieza, sin contar el outro y el remix de ‘Viejos Ciegos’, llamada ‘Basureta (Tiempos Raros)’. Un monumental tema de más se seis minutos donde Kase O encara momentos oscuros de manera descarnada. Una temática poco común dentro del Hip Hop donde el artista deja a un lado toda la chuleria habitual y termina cantando con la voz rota de tal manera que emociona de forma inevitablemente.

Terminado el ajuste de cuentas el resultado es claro: Kase O sigue en la cima del trono.

Anuncios