Anuncios

Los mejores discos de Metal de 2016

La mejor mugre y destrucción de 2016


En el apartado particular del Metal, 2016 ha sido un año bastante fructífero con bastantes buenos trabajos en varias de las ramas que componen el género, especialmente en algunas como las más extremas que siguen mostrando una salud de hierro. Por supuesto ha habido decepciones notorias y todavía nos preguntamos por qué algunos grupos siguen sacando discos impunemente sin actuación por parte de la Interpol, pero nos queda muy buen sabor gracias a estos veinte discos de mucha calidad y bastante variedad. Sludge, doom, black, death y hasta progresivo. Que os aproveche y que 2017 nos siga proporcionando satisfacciones.

20. Headspace — All That You Fear Is Gone


Damian Wilson y Adam Wakeman se dejaron el listón muy alto a sí mismos con esa delicia pop-acústica-almibarada que fue Weir Keeper’s Tale (Blacklake, 2016), la cual vio la luz nada más comenzar el año pasado. La sorpresa nos hizo pensar en la posibilidad de que lo nuevo de Headspace no estuviese a la altura y nos equivocamos, ya que All That You Fear Is Gone (Inside Out, 2016) se acabó convirtiendo en una más que digna continuación de I Am Anonymous (Inside Out, 2012), carente de su efecto sorpresa pero con la solidez propia del que es ya uno de los proyectos más importantes del Metal Progresivo actual.

Escúchalo aquí.

19. Deftones — Gore


Los norteamericanos Deftones se plantaron en 2016 con el reconocimiento de ser los únicos supervivientes (con dignidad) de aquella revolución que encabezaron hace 20 años y con el dolor de perder definitivamente a su amigo Chi Cheng aún causando estragos. Gore (Reprise, 2016) vio la luz como forma de sobrellevar el dolor mientras Eros acabó guardado en un cajón a la espera de una mejor ocasión. El octavo disco de los californianos responde a todo lo que cabe esperar de Deftones superado el bajón de Saturday Night Wrist (Maverik, 2006), y demuestra que si Chino Moreno y cía son la banda mejor valorada de su generación se debe a su constancia, coherencia y regularidad. Un enésimo notable para ellos.

Más en Hipersónica: Deftones — Gore

Escúchalo aquí.

18. Bossk — Audio Noir


Muy poco ruido ha terminado haciendo el primer trabajo de los ingleses Bossk en el circuito. Demasiado poco para la calidad que encierra y para lo revitalizante que supone para un género como el post-metal, con sus barrera ya tan delimitadas. Su sludge stonerizado no apisona, sino que sugiere y atrapa, al mismo tiempo que supone una bocanada de aire fresco para los estilos que toca. Un disco que debería haber corrido la misma suerte que el de Elder el año pasado al que aún estáis a tiempo de disfrutar como se merece.

Escúchalo aquí.

17. Altarage — Nihl


La vía abierta por Horn of the Rhino en Grengus (Doomentia, 2012) parecía que se iba a quedar ahí, como una ligera salida de tercio, pero finalmente Javier Gálvez ha explotado todo lo que en aquel disco se intuía. Casi como fuera un prólogo de todo lo que nos han mostrado Altarage en su primer disco, un abismal y diabólico trabajo que no revoluciona por los ingredientes empleados (black/death metal) sino por la manera en que estos se entrelazan. Una manera muy interesante de darle la vuelta a los ingredientes para ofrecer un producto distinto y de mucho sabor.

Más en Hipersónica: Altarage — Nihl

Escúchalo aquí.

16. Witherscape — The Northern Sanctuary


El seminal Dan Swanö vuelve a sacarle el polvo a su libro de enseñanzas y nos demuestra, de nuevo, por qué es una de las figuras más imprescindibles en la historia del metal extremo en las últimas décadas. De mano de Witherscape, uno de sus más recientes proyectos, nos muestra, de manera resumida, todo lo que ha marcado su trayectoria y todo lo que lo ha hecho grande, tirando del heavy metal más testosteronil, doom gótico y death metal progresivo. Resulta complicado, tras tantos años de carrera y tantos discos imprescindibles, volver a marcarse uno que podría figurar en lo más alto de un top personal, pero Swanö lo ha logrado.

Más en Hipersónica: Witherscape — The Northern Sanctuary

Escúchalo aquí.

15. Ortega — Sacred States


Desde Holanda y con “extraño” nombre llega una de las principales sorpresas que la escena metálica nos ha ofrecido este 2016. Ortega hacen del Doom áspero y atmosférico su bandera construyendo parajes que van desde lo opresivo hasta lo lacónico sin invitar a echarse una cabezada por el camino. Algunos los consideran los nuevos Neurosis y puede que sea ir demasiado lejos, pero debemos reconocer que la comparación no está del todo mal tirada. Veremos qué nos depara el cuarteto en el futuro, pero mientras tanto disfrutemos de Sacred States (Consouling, 2016) por lo que es, uno de los mejores discos de un estimulante 2016.

Escúchalo aquí.

14. Fates Warning — Theories of Flight


Con Dream Theater y Symphony X (Queensryche son historia aparte) en horas bajas, 2016 nos ha ofrecido el consuelo de contar con Fates Warning como los únicos miembros del cuarteto metálicoprogresivo que hacen justicia a su brillante historia. Theories of Flight (Inside Out, 2016) sirve de continuación a un sorprendente Darkness In A Different Light y lo mejora en todo, hecho que espero os ayude a dimensionar la factura del decimosegundo disco de los norteamericanos. No son los más famosos, no, pero son infalibles.

Escúchalo aquí.

13. Jambinai — A Hermitage


Desde Corea del Sur llegaron Jambinai para poner patas arribas la escena experimental armados con su arsenal de instrumentos inventados. Del post-rock han dado el salto a un sludge tenso y opresivo aderezado con esos toques folclóricos que aportan los instrumentos mencionados, dando forma en A Hermitage (Bella Union, 2016) una obra casi inclasificable y enorme en casi todos los aspectos. Creatividad y calidad derrochadas y desbordando las cuatro esquinas del CD.

Más en Hipersónica: Jambinai — A Hermitage

Escúchalo aquí.

12. Oathbreaker — Rheia


Catapultados bajo la vitola de ser los nuevos Deafheaven, la realidad nos ha mostrado que los belgas parecen más destinados a marcar su propio camino que a ser otros más encuadrados dentro de un blackgaze cuyo momento parece ya haber pasado. Oathbreaker han abandonado el hardcore metalizado para rendirse a las mieles del metal extremo más actual, trazando algunos caminos interesantes a través de la voz de su cantante y firmando unas canciones de enorme calibre. Con este disco se descubre en esta banda un potencial, hasta ahora, inimaginable y que ahora resulta ilusionante.

Más en Hipersónica: Oathbreaker y la sombra de Sunbather

Escúchalo aquí.

11. Cobalt — Slow Forever


Probablemente uno de los álbumes más animales y primitivos (en cuanto a espíritu, no a sonido) que nos ha entregado el metal extremo este año. Muchos años de espera hemos tenido que aguantar para disfrutar la nueva obra de Cobalt, pero estos han saldado con creces dicha espera y han superado las expectativas. Su tercer disco es una de las cosas más cafres que te podrás echar a la cara y, también, una de las más alucinantes. Imprescindible.

Más en Hipersónica: Cobalt — Slow Forever

Escúchalo aquí.

10. Ihsahn — Arktis


Superado ya el revuelo tras la fugaz reunión de Emperor para encabezar alguno de los festivales veraniegos más reputados del viejo continente, Vegard Sverre Tveitan ha seguido este 2016 con su particular cruzada en pos de desfigurar las barreras de un mundo aparentemente hermético como es el del Metal Extremo. Arktis (Candlelight, 2016) no es la herejía estilística que fue Das Seelenbrechen (Candlelight, 2013) pero sigue mostrando a Ihsahn como un músico con una más que variopinta zona de confort. Lo que para la mayoría significaría alquimia compositiva para el noruego es simple y pura zona de confort, y su sexto disco vuelve a demostrarlo sin que la fórmula muestre la más mínima señal de agotamiento.

Más en Hipersónica: Ihsahn — Arktis

Escúchalo aquí.

9. Naðra — Allir vegir til glötunar


A lo largo del año se ha visto, y lo hemos llegado a comentar por aquí en la página, que está irrumpiendo una escena muy potente de metal extremo procedente de la improbable (?) Islandia. Podemos hablar ya de toda una realidad que está marcando el devenir de las vertientes más pasionales y arquetípicas del black metal, siendo este primer esfuerzo de Naðra, junto el de unos Misþyrming con quienes comparten miembros, el trabajo más mayúsculo salido de esta escena hasta la fecha. Revolución poca, pero su manera de tener el corazón a punto de salir disparado por la boca en cada segundo que tocan nos ha conquistado de sobremanera.

Más en Hipersónica: Naðra — Allir vegir til glötunar

Escúchalo aquí.

8. Mizmor — Yodh


Es complicado vender en esta casa a un grupo de drone doom cuyo nombre, encima, está escrito en hebreo. Más allá de la coña del nombre, Mizmor ha firmado un disco que no sólo sobrepasa cualquier estándar imaginable para un disco de sludge doom, sino que apisona de manera inmisericorde el espíritu de cualquiera que ose adentrarse en sus fauces. Inmenso es poco. Se ha pasado el metal extremo.

Más en Hipersónica: Mizmor — Yodh

Escúchalo aquí.

7. Obsidian Kingdom — A Year With No Summer


Con su segunda larga duración como dios manda, los barceloneses Obsidian Kingdom han logrado un hito de impensable factura en los tiempos que corren: asomarse a las listas de lo mejor del año sin ocupar lo que otrora era la cuota de color patria. A Year With No Summer (Season of Mist, 2016) es destacado en esta casa como uno de los mejores discos de 2016 y lo es con pleno merecimiento. Por lo aventurado de desfigurar el Black Metal llevándolo al Post sin que Obsidian dejen de sonar a Obsidian (banda patria, segundo disco, a ver dónde veis eso), por lo redondas que son sus composiciones a pesar del caleidoscopio sonoro que dibujan, por todo lo que se lo ha currado esta gente, porque lo mejor aún está por llegar… Razones sobran, y talento también.

Más en Hipersónica: Obsidian Kingdom — A Year With No Summer

Escúchalo aquí.

6. SubRosa — For This We Fought the Battle of Ages


Que el nuevo trabajo de SubRosa haya convencido de manera notable hasta a los sectores menos metálicos de la redacción de Hipersónica no es un hecho que deba sorprender. Su doom metal es potente e inmenso, pero cargado de emoción y hasta cierta belleza. Con un uso de los instrumentos de viento que conecta con el sonido de Godspeed You! Black Emperor y que se solidifica como una propuesta fascinante que nadie debería perderse.

Más en Hipersónica: SubRosa — For This We Fought the Battle of Ages

Escúchalo aquí.

5. Anciients — Voice of the Void


Si nos permitís el argot baloncestístico, Anciients son totalmente merecedores del premio de banda más mejorada del año 2016. Mientras que su anterior álbum, lanzado en 2013, sirvió para ponerlos en el mapa musical extremo gracias a su correcta factura, Voice of the Void (Season of Mist, 2016) lleva a los canadienses mucho más lejos de lo imaginado con un disco que suena a Opeth, a Mastodon y a Enslaved al mismo tiempo y sin que el cocktail resulte indigesto, y lo hace permitiendo a los de Vancouver desarrollar una personalidad propia que promete inmensas alegrías de aquí en adelante. Seguidles la pista.

Más en Hipersónica: Anciients — Voice of the Void

Escúchalo aquí.

4. Oranssi Pazuzu — Värähtelijä


Adentrarse en las profundidades de una cueva oscura, fría y hostil. Hay hasta una extraña vegetación y el ambiente parece hasta viciado. En eso podemos pensar de Värähtelijä viendo su misma portada y también cuando profundizamos en su música. El metal extremo, menos presente en este disco, se equilibra con un rock psicodélico desquiciado y da forma a una de las propuestas más estimulantes que ha dado el género este año. Pero más allá de su atrevida propuesta, los finlandeses te cautivan, te atrapan y dominan por completo la atmósfera que te rodea, atrapandote por completo.

Más en Hipersónica: Oranssi Pazuzu — Värähtelijä

Escúchalo aquí.

3. Inter Arma — Paradise Gallows


En Paradise Gallows (Relapse, 2016), los norteamericanos Inter Arma han vuelto a dejar claro que son una de las bandas más importantes del panorama extremo actual. Su tarjeta de visita vuelve a ser la fusión de géneros aunque para la ocasión se han alejado algo del Black Metal y del Rock Progresivo o sureño que conformaron el impactante Sky Burial (Relapse, 2013) y se han centrado en el Doom y el Sludge aderezados con la habitual ensalada de cambios de ritmo y composiciones vertiginosas que siempre llevan a buen puerto. Su nombre no deja de aparecer en publicaciones especializadas y está comenzando a asomarse a algunas generalistas, lo cual indica que Inter Arma ya no son grandes, son inmensos.

Más en Hipersónica: Inter Arma — Paradise Gallows

Escúchalo aquí.

2. Dejadeath — Satan is Losing Momentum


Gol en el descuento, canasta sobre la bocina. Muchos ya tendrían sus tops más que cerrados a comienzos de diciembre, pero los barceloneses Dejadeath, que ya nos conquistaron de sobremanera con su obra de 2013, han vuelto a dejarnos el culo torcido con una obra apisonante, arrolladora e inmisericorde. El doom metal, que ya se insinuó en su anterior trabajo, cobra aquí un mayor protagonismo que nos ha deslumbrado por completo, pero sin desplazar ese death metal que tanto punch contiene y que tanto nos pirra. Sin hacer tanto ruido lejos de nuestras fronteras como otros han hecho otros grupos en esta lista, Dejadeath se han consolidado como uno de los mejores grupos patrios de los últimos años.

Escúchalo aquí.

1. Schammasch — Triangle


Acicalado con esmoquin, chistera y monóculo, el Black Metal ha escrito este 2016 una de las páginas más brillantes de su historia de forma inesperada y utilizando métodos que hasta ahora parecían vedados para él. Y lo ha hecho en conjunción con el Avant-Garde como tradicional vehículo de experimentación pero sin que lo propuesto por los suizos Schammasch suene a algo ya escuchado con anterioridad. Lo narrado en Triangle abruma como lo hacen todas las obras que marcan un antes y un después rompiendo tópicos y construyendo un horizonte que marca una dirección pero no deja siquiera imaginar cuál será el final del viaje. El aplauso a Triangle ha sido unánime en el reino de los sordos y los tiquismiquis, uníos a la secta de los que, desde el Metal Extremo, miramos al resto por encima del hombro.

Más en Hipersónica: Schammasch — Triangle

Escúchalo aquí.


Y como colofón, la playlist con los mejores temas de metal del año. A quemarla.

Anuncios