Anuncios

Siete discos de rock y psicodelia que probablemente se te hayan escapado

En búsqueda del talento underground


Como cada vez estamos más habituados a hacer listas que recopilen discos que nos han encantado, cómo no hacer una con uno de los estilos que más gustan por esta casa: la psicodelia. En este caso más concreto, psicodelia dura, rockera, de altos vuelos, con guitarras y fuzz subidos hasta el once.

Sin más dilación, aquí tenéis unos siete discos que han gustado bastante por esta redacción y que merece mucho la pena que catéis.


Petyr — Petyr

Desde San Diego nos llega la propuesta alucinante y alucinada de Petyr, que con su álbum debut se han plantado como una de las mayores revelaciones que ha dado el género psicodélico este año. Su lisergia espacial puede recordar a otros hijos predilectos de esta casa como Ampacity, pero con el toque vocal que nos puede evocar a los primerísimos Monster Magnet. Lo que está clarísimo es que su debut homónimo (Outer Battery, 2017) no tiene el más mínimo desperdicio. Y si aún no lo tenéis claro, catad esa maravilla que es ‘Texas Igloo’.


Ruby the Hatchet — Planetary Space Child

Llevamos mucho tiempo encantados en Hipersónica con la trayectoria de Ruby the Hatchet desde su fabuloso álbum debut. Pudimos ya apreciar un cambio en su sonido con Valley of the Snake (Tee Pee, 2015), pero con Planetary Space Child (Tee Pee, 2017) se lanzan por completo a los brazos de la lisergía y el heavy psych, dejando un poco atrás esos inicios más punk. No hace falta echar de menos esos comienzos, ya que el trabajo de los de New Jersey está hecho con una impecable factura. No reinventan nada, otra vez, pero siguen siendo muy buenos y se muestran capaces de transformarse en cada álbum, señal de que estamos ante una banda de mucho nivel.


Oh Sees — Orc

Es más que posible que a John Dwyer y los suyos ya los tengáis más controlados… o bien no porque se acaban de cambiar el nombre quitando su tradicional “Thee” (aunque poco les ha durado porque han vuelto a cambiar de nombre). El caso es que Orc (Castle Face, 2017) es otro álbum infalible de la banda, con dos mitades claramente diferenciadas para disfrute de los que prefieren en concreto alguna de sus facetas: primera parte a cañón y con grandes pepinazos (‘The Static God’, ‘Nite Expo’) y una segunda parte más sideral y kraut que los sigue poniendo como una de las bandas más interesantes y estimulantes hoy día.


Rodeo — Rodeo

Desde Euskadi nos llega esta propuesta de stoner potente al más puro estilo Kyuss aderezado con el suficiente grado de psicodelia y algunos toques más ambiciosos que hacen de su álbum debut uno de los más interesantes del año. El cóctel de Rodeo es muy directo y atronador, capaz de peinarte para atrás conforme empieza a sonar el álbum, pero cuenta con los suficientes matices y pretensiones para hacer de la escucha algo más estimulante e interesante.


The Flying Eyes — Burning of the Season

Los de Baltimore son una banda por la que tenemos cierto cariño por esta redacción y no es para menos. Su cóctel de rock duro, blues y psicodelia lo tiene todo para gustar por aquí y, por eso mismo, su nuevo trabajo no ha decepcionado, ya que nos ofrece justo eso. Más expansivo y psicodélico que su anterior trabajo, Burning of the Season (Nois-o-lution, 2017) ofrece un rato alucinante lleno de guitarras molonas, un cantante con mucho carisma y canciones con las que dejarse llevar un buen rato.


Motorpsycho — The Tower

https://www.youtube.com/watch?v=8Rs_tKGAAVM

El ritmo de disco por año, unido a resultados que van desde lo alucinante a la fumada, hace que sea difícil seguir el ritmo a los noruegos Motorpsycho. Este año no sólo ha tocado uno de sus discos alucinantes, sino que probablemente sea el mejor que han sacado en los últimos años y uno de los mejores de su carrera. Casi hora y media de influencias bien mezcladas, no revueltas, con muchas psicodelia, rock de guitarras vigorosas y progresivo de mucho buen gusto. De aplauso su capacidad para seguir dándole vueltas a su sonido y que en el camino sigan dejando joyas como esta. No os decepcionará.


Circle — Terminal

Y la propuesta más extrema de la lista viene de la mano de estos veteranos finlandeses con poco miedo a experimentau dejarte con el culo torcido. Si no te rompen con los casi trece minutos de ‘Rakkautta al dente’ es que eres realmente un témpano poco impresionable, porque su manera de engañarte con esa base space rock al que se le cruzan voces de metal extremo y movidas experimentales totalmente locas está al nivel de muy pocos. Un disco atrevido e interesante.

Anuncios