Anuncios

Skee Mask — Compro

La ecuación perfecta entre breaks, ambient e IDM


Después de tantos años de música y festivales, sigue siendo maravilloso bucear por el vasto submundo electrónico, alejado de los grandes nombres, para disfrutar de pequeñas joyas sonoras talladas por artistas fuera de circuitos masivos. El germano Skee Mask está entre ellos. Después de un debut precioso, Shred (Ilian Tape, 2016), con un final para enmarcar, Bryan Müller edita su segundo álbum, Compro (Ilian Tape, 2018) de nuevo con el sello de los Zenker Brothers, superando el esplendoroso sabor de ambient techno que dejó su debut hace un par de años.

Compro es otro álbum de doce temas en los que el joven productor vuelve a demostrar el talento que posee y por el que han apostado de forma inequívoca en el sello. Si bien en su debut ya existían perlas de ambient techno con mucho valor añadido en capas secundarias, a veces incluso con algún poso del µ-Ziq más entusiasta, en este segundo largo ha superado las cotas alcanzadas hace un par de años. De hecho, el trabajo empieza con ese poso ambient techno en sus primeros compases como calentamiento para rápidamente después sacar a pasear esos detalles que jalonan sus melodías y que le convierten en talentazo. A su vez, un LP muy bien secuenciado, repartiendo en cada fragmento un poco de esa ambivalencia que le caracteriza, para hacer que fluya perfectamente. Y manejándose muy bien en cada tempo.

Una producción exquisita y una aptitud fuera de serie

Rev8617’ representa ese muelle que empieza a estirarse después de la contención de los dos primeros cortes y que nos acompañará durante todo el disco. Un compendio de requiebros IDM y bases de breakbeat que protagonizan también, y de qué forma, el siguiente corte, ‘50 Euro to Break Boost’. Otra vez, con el breakbeat como base para empezar a maquinar todo, como hará a lo largo del disco, empieza a construir ritmos eléctricos con beats impregnados de llamativos colores. Pequeña euforia contenida.

Partiendo de ese tamiz cimentado en los breaks, Skee Mask alternará esa parte más ambiental y evocadora de su debut en cortes como ‘Vía Sub Mids’ o ‘Vli’, con fragmentos mucho más añejos, con un drum&bass atmosférico propio del µ-Ziq de los 90s como ‘Soundboy Ext.’ o ‘Dial 274’. Se trata por tanto, de un álbum riquísimo, con matices por doquier, para disfrutar con unos auriculares que no deberías soltar en horas. Además, representa también a la perfección ese equilibrio entre la electrónica avanzada para escuchar y la electrónica de baile que trajo Warp al mundo hace tres décadas.

Compro es un magnífico paseo entre el ambient techno — aunque mucho menos que su debut — , los breaks y sus derivados, así como de curvaturas IDM. Todo convive en una perfecta armonía que tiene su punto álgido en la vibrante ‘Muk FM’, que tiene mucho de su colorido otro proyecto, SCNTST y de esas referencias breaks de los grandes referentes de los 90s y de compatriotas como Monolake. Lo mejor de todo, además del disco, es que Müller apenas tiene 25 años. Tiene toda una carrera por delante, y el conjunto de estos dos discos sólamente ya da mucho vértigo. Una barbaridad.

8,4/10

Anuncios