Anuncios

Motorpsycho, os echaba de menos

Resultado de imagen de Motorpsycho 2019

Motorpsycho han sacado nuevo disco. The Crucible se titula. Los echaba de menos.

Es increíble, pero la frase “Motorpsycho han sacado nuevo disco” es algo que podías soltar una vez cada día 17 de cada mes. Pero hoy es hasta noticiable, y ni siquiera nos hemos dado cuenta del hecho de que 2018 no nos ha brindado nuevo trabajo de los noruegos. Yo hasta que no llevaba un buen trecho de su último álbum no me di cuenta de que es lo primero que escuchamos de ellos desde el (maravilloso) The Tower, de 2017.

No es que hayan estado quietos, por otro lado. Aparte de proyectos paralelos como Spidergawd, que también tienen fama de productivos con cinco discos en seis años, Motorpsycho sacaron dos discos en directo que, por supuesto, nadie ha hecho caso. Y tampoco es que sea la primera vez que dejan un periodo de tiempo entre obras, como el año 2015, donde queda huérfano de disco nuevo (aunque sí que sacaron, otra vez, un disco en directo).

Es fácil acabar queriendo dejar de seguir el rastro a grupos tan prolíficos como Motorpsycho. Desde su formación en 1989, Rate Yor Music lleva contabilizados 23 discos de estudios. 23 en 30 años. Algunos magníficos, desde luego. Otros (muchos), morralla. Malos no demasiados, lo cual es encomiable.

Es difícil por su parte lograr cierta regularidad siendo tan activos, y buscándo constantemente una nueva vuelta al mundo de la psicodelia de altos vuelos, así que es sencillo para nosotros. como seguidores, que acabemos insensibilizados cuando vemos un nuevo disco suyo publicado en la lista de novedades de nuestro perfil en RYM.

Irónicamente, al poco de darle al play a su nueva obra, me he dado cuenta de que los echaba de menos, tras más de un año sin saber de ellos. Y, como digo, no es la primera vez que pasa un periodo de tiempo sin disco nuevo de Motorpsycho. No me vi a mí mismo escuchando un disco como Here Be Monsters y pensar que los echaba de menos (aunque sí que fue agradable volver a saber de ellos, Here Be Monsters tiene varias cosas que me gustan).

Es más que probable que se deba a la magnitud de un disco como The Tower, inmenso en sí mismo (por brillante y por duración, más de hora y veinte), y uno de los mejores discos que pudimos escuchar en 2017. Una nueva cima que parecía ya imposible alcanzar a estas alturas, pero los noruegos lo hicieron sin renunciar a su idiosincrasia de culos inquietos, brindándonos otro disco que sonaba a Motorpsycho, combinando con creatividad e ingenio la psicodelia que les caracteriza con sonidos progresivos, y al mismo tiempo no era equiparable o idéntico a nada que hubiera realizado anteriormente.

Quizá el buen sabor de aquel trabajo, unido al hecho de que The Crucible decida continuar algunas de las directrices marcadas por su predecesor, sean las claves para esta sensación tan extraña de añoranza. Y, al mismo tiempo, se suma otra nueva sensación de entusiasmo porque, aunque continúe jugando con esa unión de psicodelia heavy y progresivo, lo hace encontrando nuevos y estimulantes terrenos, dejando destellos deslumbrantes a lo largo de tres extensas piezas (una prolongándose hasta los 20 minutos de duración) y confirmando el enorme momento de forma en el que se encuentran.

Motorpsycho han sacado nuevo disco. The Crucible se titula. Y qué bien que hayan vuelto, porque los echaba de menos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: