Alcest — Kodama

Mucho se ha cacareado en torno a ese “retorno a las raíces” prometido por los franceses Alcest en su quinto disco, tan sólo un disco después de esa huida hacia adelante (?), hacia su faceta más shoegaze, mostrada en Shelter (Prophecy, 2014). Resulta curioso que se hayan rendido tan pronto con esa decisión y, por otro lado, que tengan que recurrir a esa típica frase promocional del “regreso a los orígenes” que tanto nos han intentado colar desde el mainstream para que picáramos en el nuevo trabajo de la típica banda acabada desde hace tiempo. ¿Se han quemado Neige y compañía a pasos tan agigantados y no nos hemos dado ni cuenta? Es posible, aunque no es el único debate que suscita este nuevo álbum que nos traen.

6/10

Cierto, en Kodama (Prophecy, 2016) encontramos bastante más black metal que en su anterior disco, pero tampoco mucho más que en sus primeras obras, quizá hasta algo menos. Los también prometidos toques orientales que se aprecian desde la misma portada al final no han tenido tanto peso más allá del tema que da título al disco. No obstante, lo que más pesa a este trabajo es esa sensación de estar hecho un poco con el piloto automático, que falta esa chispa que hizo destacar a Alcest además de su fresco sonido. Hoy día, su sonido ya no es tan particular y en su disco no logran que eso nos termine dando igual debido a una falta de inspiración que se lleva abriendo paso poco a poco y se hizo evidente en Shelter. Aquí también se termina mostrando y acaba siendo el principal lastre para terminar de disfrutar de Kodama, un disco que cumple pero no nos despierta esa emoción que sus dos primeros discos sí transmitían.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.