Tarantino juega a hacer justicia en su película más nostálgica.

Anuncios