Canciones para decir adiós a Mad Men

El domingo se nos acaba un trocito de historia de la televisión. Termina Mad Men, esa serie que HBO rechazó y Matthew Weiner logró colocar hace ahora ocho años a un canal de películas clásicas del que nadie hablaba llamado AMC. Mucho se ha escrito (y más que se escribirá) sobre la relevancia de la que es, pese a unas audiencias que siempre han sido ridículas, una de las producciones más importantes de los últimos años. La serie en la que está todo y a la vez nunca pasa nada (o eso dicen algunos) se despide para siempre y nosotros, como ya hicimos con Justified, aprovechamos para rendirle un pequeño homenaje, de la única forma que sabemos hacerlo, con canciones. Al final del post, por cierto, tenéis una playlist con 30 de las grandes canciones que han sonado a lo largo de estas siete temporadas.

RJD2 — A Beautiful Mine

Casi siempre ocurre que si una serie se convierte en un pedacito de historia, su intro también lo hace y éste ha sido también el caso del montaje de 36 segundos a partir de la versión instrumental de un tema de este rapero de Oregon. Su elección fue totalmente casual: parecía todo hecho para que Beck compusiera el tema de los créditos iniciales de la serie, pero al final declinó la oferta: “¿Va sobre ejecutivos publicitarios en los 60? ¿Van a hacer una serie sobre eso? Eh… creo que no”, fue la respuesta. Días después Weiner escuchó ‘A Beautiful Mine’ por casualidad en la radio del coche y llamó rápidamente a su asistente para localizarla.

The Beatles — ‘Tomorrow Never Knows’

Ésta sabíais que tenía que entrar. Mucho se habló en 2012 (un año en el que todo lo que hacía Mad Men se analizaba con lupa) del uso que hizo la serie de este tema de The Beatles (una de las contadísimas ocasiones en las que una versión original de los de Liverpool es utilizada en televisión) y sobre todo de lo que pagó por ella (250.000 dólares, parece ser) una serie con unas continuas limitaciones presupuestarias que han llevado a su autor a amenazar con irse en más de una ocasión. Don quería entender a los jóvenes y cogió el Revolver, pero en vez de empezar por ‘Taxman’, como todo el mundo, se fue directo a la mandanga. Con razón no entendió nada.

The Kinks — ‘You Really Got Me’

Don y Peggy, Peggy y Don. En el fondo todo Mad Men ha sido sobre el juego de espejos entre ellos dos y la serie siempre ha sido peor cuando se ha alejado de ese eje. El tan polémico ‘The Other Woman’ (5x11) contenía uno de los momentos más bajos (“You want to go to Paris? Here! Go to Paris!”) y uno de los más altos (aquel inolvidable “don’t be a stranger”) de su relación y allí destacaba el cierre con el inteligente uso de este clasicazo en una serie que ha huido siempre de los éxitos evidentes de los 60 en su banda sonora.

Gillian Hills — ‘Zou bisou bisou’

No hay mejor ejemplo de la capacidad icónica de Mad Men que aquella escena del comienzo de la quinta temporada de la que literalmente todo el mundo estaba hablando al día siguiente. ¿Aguantaría el tirón la serie después de dos años sin emitir episodios nuevos? ¿Y qué era aquella historia de que Draper se había casado con su secretaria? Dudas despejadas en apenas unos minutos y un personaje aparentemente florero convertido en pilar de la trama para varios años. Lo que viene siendo sacarse la chorra.

David Carbonara — ‘Mad Men Suite’

Además de la música que utiliza la serie, es justo detenernos también aunque sea por un momento en su siempre cuidado score, que se mueve entre la música de cine contemporánea, la de época y el jazz. Carbonara, antiguo trombonista, ha compuesto melodías para varias películas no demasiado recordadas como Spanking the Money (1994) de un joven David O. Russell y ha trabajado para Milos Forman, Ron Howard o Lasse Hallstrom, entre otros.

The Decemberists — ‘The Infanta’

Otra de las viejas polémicas entre el talibanismo cinematográfico es el uso anacrónico de la música en una obra audiovisual de ficción. “Scorsese es un desastre, mira que poner ‘Gimme Shelter’, que es del 69, en una escena que ocurre en el 68”, claman en foros de interés despertando el interés de nadie. El metódico Weiner es más bien de este tipo (no cuesta mucho imaginarlo rebuscando fechas y copyrights para que no se le escape ni un detalle), pero se ha permitido algunas licencias en este sentido. Pocas, eso sí: apenas un tema de The Cardigans en la primera temporada y este tema de Picaresque que sirvió para un memorable arranque de un episodio de la segunda.

Buddy Holly — ‘Everyday’

La última canción que hemos escuchado hasta el momento, la que sonaba la semana pasada mientras veíamos algo poco habitual: Draper sonriendo, pero sonriendo de verdad, de plena satisfacción y orgulloso de la decisión que acababa de tomar. Un desenlace optimista para un capítulo inmensamente triste que nos deja con la intriga de si será una pista falsa, un último momento de gloria antes de que el negro presagio de los créditos se cumpla, o si habrá después de todo esperanza y redención en algún lugar para Dick Whitman.

Playlist | La música de Mad Men (Hipersónica)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.