Las películas de Quentin Tarantino, ordenadas de peor a mejor

Pocos directores han tenido un uso tan particular e estimulante de la música en sus películas como Quentin Tarantino, y eso ya le hace un interesante caso de estudio para nosotros. Pero hoy vamos a aprovechar el estreno de su novena película, Érase una vez en… Hollywood, para poner en perspectiva su filmografía y poner en un orden absolutamente caprichoso sus películas. De peor a mejor. O, mejor dicho, de «guay» a «lo puto más».

9. Malditos Bastardos (2009)

Puedo sentir desde aquí vuestras ganas de tirarme al río más cercano por poner en último lugar una de sus pelis más veneradas, y os dejaré hacerlo sin resistencia pero antes dejarme que me quede a gusto: esta peli sería todo lo buena que debería ser si en vez de Malditos Bastardos fuese Erase una vez en una Francia ocupada por los nazis, como llegó a titularla Tarantino en un principio.

La importancia de los Bastardos es demasiado relativa para que la trama avance (y los únicos que importan de verdad en el grupo son Brad Pitt, Eli Roth y Til Schweiger) y el verdadero corazón de la historia está en la trama de Mélanie Laurent y su conflicto con Christoph Waltz. Cuanto más se queda la peli en esos personajes y menos se pasa regocijándose en algunos de los peores vicios de Tarantino (todo el acto de la Operación Kino con Michael Fassbender), mejor.

Aún así, es una peli que se lo pasa en grande matando nazis, y a eso siempre hay que estar a favor.

Una canción: ‘What I’d Say‘ de Rare Earth. Es duro pasar de Bowie aquí, pero seguro que apreciaría que le diésemos el espacio a Rare Earth.

8. Death Proof (2007)

Eternamente relegada al dudoso honor de ser la película de Tarantino menos valorada, este simpatiquísimo ejercicio de serie B desacomplejada y desenfada merece más cariño del que estáis dispuestos a reconocerle. Quentin le da una merecida revancha a esas mujeres que tradicionalmente ocupaban el lugar de presa a matar en las cintas a las que homenajea aquí, al igual que reivindica la figura de los especialistas de acción (una de las mejores del negocio, Zoë Bell, se interpreta a sí misma aquí y con rol protagonista), además de hacer unas secuencias con coches realmente magníficas.

Una canción: ‘Chick Habit‘ de April March. Era fácil tirar de ‘Down in Mexico‘, sobre todo por la secuencia a la que acompaña, pero con lo que se ganó el Olimpo aquí fue reivindicando este jitazo.

7. Django Desencadenado (2012)

Muchos elucubran cómo puede ser una película de Star Trek hecha por Tarantino, ya que hay mucha especulación sobre él escribiendo una, pero nadie especula sobre cómo sería si hiciera una de superhéroes (a pesar de que ahora todo se vincula a superhéroes) porque todos tenemos claro que ya lo hizo con Django.

Su retorcimiento (desde el respeto y la admiración) del spaghetti western y el thriller de venganza dió lugar a un personaje casi imbatible y de talentos singulares que, al igual que el personaje de Christoph Waltz, no podemos sino admirar como si del Superman Negro se tratase. Los guiños a los tropos del cine superheroico no paran ahí, yendo desde el interés amoroso en apuros (Kerry Washington) al villano que es imagen especular del héroe (la combinación de Samuel L. Jackson y Leonardo DiCaprio) pasando por la vestimenta estrafalaria. Hasta la duración es bastante similar a una de las de Marvel, no me digáis que no.

Una canción: ‘Freedom‘ de Anthony Hamilton & Elayna Boynton. El tío no pone una canción que no mole ni aunque le maten.

6. Kill Bill (Vol. 1 & 2) (2003-2004)

Dividida en dos volúmenes por pura demanda de la productora, las dos partes de Kill Bill acaban formando dos caras de una misma moneda. La primera, el purito thriller de acción virtuoso que se toma agradecidas libertades (esa secuencia de origen hecha en animación japonesa) y con algunas de las mejores secuencias de acción de la década (la lucha contra The Crazy 88).

La segunda, una inversión de las tornas donde los diálogos priman sobre la acción donde nos pintan un fabuloso dibujo de nuestra protagonista y su (compleja) relación con su némesis, así como la transición hacia el Tarantino de Malditos Bastardos en adelante. Un extenso catálogo del director que nos tira a la cara tanto sus excesos más brillantes como sus vicios más extenuantes.

Una canción: ‘Bang Bang (My Baby Shot Me Down)‘ de Nancy Sinatra. Cómo no.

Bonus track: ‘Goodnight Moon‘ de Shivaree.

5. Los Odiosos Ocho (2015)

A todos los que la pusisteis a caer de un burro en 2015, cerrad la puerta al salir. Aquí vemos a un Tarantino puliendo todo lo que ha ido construyendo en su estilo desde Malditos Bastardos, pero recuperando sus orígenes con un ejercicio de cámara con un puñado de personajes fabulosos y todos bien perfilados.

Es western (nevado), es suspense, es político y hasta tímidamente se acerca al terror, forjando una especie de La Cosa (John Carpenter, 1982) post-Guerra Civil Americana, pero sin monstruo. Sólo una pandilla de desconfiados con más ganas de matarse entre ellos que de respirar el mismo aire. Es oro y no podéis convencerme de lo contrario.

Una canción: ‘There won’t be many coming home‘ de Roy Orbison. No hay demasiado donde escoger, porque casi todo es banda sonora original de Ennio Morricone, pero esta es una joyita de The Fastest Guitar Alive (1967).

4. Erase una vez… en Hollywood (2019)

La carta de amor de Tarantino al Hollywood que ya no existe es también un idílico cuento de hadas sediento de justicia. Entrar en su atmosfera es entrar a un bar que no conocías, prendarte del ambiente y encontrarte a los personajes de DiCaprio y Pitt en la barra contando batallitas, mientras en el otro extremo del bar puedes ver a Sharon Tate bailar. Con personajes tan perfilados y hechos con tanto cariño, uno no se quiere ir del bar.

Una canción: ‘California Dreamin’‘, de José Feliciano. Esta puede ser una de sus bandas sonoras más completas. Poca broma.

3. Reservoir Dogs (1992)

De esta peli está casi todo hablado, por lo que tampoco es necesario extenderse. Más de 25 años después, sigue yendo como un tiro. Ágil, ingeniosa, divertida y de las que mejor entra de toda su filmografía (también la más corta, todo ayuda) gracias también, como en los Odiosos, a unos personajes bien trabajados que sus actores exprimen a gusto y que son bien dirigidos en un espacio reducido.

Una canción: ‘Like a Virgin‘ de Madonna. Se lo ha ganado.

2. Jackie Brown (1997)

Seguro que esta es la que hace más tiempo que no viste y muy probablemente te parezca un Tarantino menor por unos motivos parecidos a los de Death Proof. Es un ejercicio de género (minoritario) tan marcado y con una madurez tan precoz que casi no parecía el mismo tío que tres años antes hizo que Bruce Willis desatase una masacre con una katana.

Te lo digo ya, haces mal en infravalorarla. Probablemente Tarantino no haya querido tanto a sus personajes como en esta película, especialmente a la mujer que protagoniza y da título a esta historia que Pam Grier interpreta con todo el porte y también todo el cariño del mundo, dejando una de las mejores interpretaciones protagonistas de la filmografía de Quentin. Como el buen ron envejecido en madera de primera, Jackie Brown se degusta y se disfruta cada vez más conforme pasa el tiempo.

Una canción: ‘Street Life‘ de Randy Crawford. Esta peli tiene la banda sonora más follable de la historia.

Bonus track: ‘Across 110th Street‘ de Bobby Womack & Peace.

1. Pulp Fiction (1994)

Es difícil negarle al César lo que es del César. Uno no se convierte en hito porque sí, y a sus 25 añazos ha envejecido (?) mejor que algunas con las que compitió fuerte para ser La Película de aquel año. Y ahí está, imbatible con ese guión juguetón pero mordaz, con actores sacando lo mejor de ellos mismos, el Señor Lobo, la cartera de Bad Motherfucker y la mejor alegoría hasta la fecha contra la heroína (esa mierda causa estreñimiento).

Una canción: ‘Misirlou‘ de Dick Dale and The Deltones. Por supuesto.

Anuncios