Tras dos películas bajo la dirección y particular estética de Tim Burton, la franquicia de Batman pasó a manos de Joel Schumacher, que ofreció un tono más camp y desenfadado que a día de hoy muchos fans siguen rechazando. En sus dos películas, Batman Forever y Batman y Robin, se sucedieron dos actores diferentes para el Caballero Oscuro, Val Kilmer y George Clooney respectivamente, aunque todo formaba parte de la misma saga.

Una saga que estuvo cerca de tener una quinta entrega, con Schumacher de nuevo en la dirección y con Mark Protosevich (Thor, Soy Leyenda) de guionista sustituyendo a Akiva Goldsman. Trabajando con el título provisional de Batman Unchained, Schumacher se expresó poco después de estrenar Batman y Robin sobre qué planes tenían para la continuación:

Nunca planeé ser un tipo de blockbusters de verano. Empecé en el cine pequeño, y antes de darme cuenta todas estas cosas empezaban a suceder, y estoy enfrascado en [adaptaciones de] John Grisham y películas de Batman. Estoy agradecido por todo, pero he sentido, especialmente con ‘Batman y Robin’, que la taquilla se ha vuellto más importante que la película. Me gustaría volver a hacer cine, no a hacer blockbusters.

Me gustaría hacer otra [Batman], pero creo que tenemos que esperar. Siento que decepcioné a muchos fans veteranos por ser demasiado consciente en el aspecto familiar. Recibía miles de cartas de padres pidiendo una película para poder llevar a sus hijos. Ahora, les debo a los fans más fieles la película de Batman que me gustaría darles.

A Bob Daly y Terry Semel les gustaría que hiciera otra, y tengo una idea a llevar a cabo que sería mucho menos cara. Pero esta es mi propia idea, y quizá me echen a Barham Boulevard después de oirla.

El decepción comercial y la pobre recepción de Batman y Robin pusieron freno a cualquier idea, pero aun así se estuvo gestando la posibilidad de hacer una película más modesta y dirigida a los fans llamada Batman Triumphant. George Clooney como Batman, Chris O’Donnell como Robin y Michael Gough como el mayordomo Alfred iban a ser unos fijos para la secuela, aunque la aparición de la Batgirl de Alicia Silverstone estaba más en duda.

La película habría pasado a ser más oscura, con el Batman de Clooney aprendiendo a conquistar sus miedos y confrontarse con los demonios de su pasado. Para propiciar este conflicto, el villano de la función iba a ser el Espantapájaros, con Schumacher moviendo hilos para que fuera interpretado por Nicolas Cage.

Otro de los demonios del pasado que iban a ser fundamentales en la película iba a ser la figura del Joker, por lo que otro de los villanos de la película iba a ser Harley Quinn. La idea de la película era hacer de Harley una juguetera que descubre que es hija del Joker de Jack Nicholson. Entre los casting potenciales se encontraban los nombres de Madonna y Courtney Love.

A pesar de las modestas intenciones, se buscaba un tercer acto muy significativo, donde el Espantapájaros y Quinn se alían y desarrollan una toxina del miedo que lleva a Batman a una secuencia de alucinación plagada de cameos: el Pingüino de Danny DeVito, la Catwoman de Michelle Pfeiffer, el Dos Caras de Tommy Lee Jones, el Enigma de Jim Carrey y, de plato final, el Joker de Nicholson. Protosevich lo explicó así en su momento:

Joel querí unir todas las películas. Las de Tim Burton y las suyas, construyendo hacia este momento.

A pesar de lo interesante que suena este Batman en duelo con sus miedos y con los pecados de su pasado, el rechazo a Batman y Robin provocó que Warner echase el freno de mano a todo el proyecto:

Días después [de entregar el primer borrador], recibo una llamada de Joel, cuyo principal comentario era que había escrito la película más cara de todos los tiempos. Luego recuerdo que nunca volví a oir nada del ejecutivo de Warner Bros. Llame muchas veces, pero nunca recibí respuesta.

Esto llevo a un periodo de semanas, luego un mes, y mi agente acosó a los de Warner. Y lo siguiente que supe es que habían tapado todo el proyecto. Iban a esperar para ver qué hacían con Batman. El tren del Batman de Joel Schumacher había descarrilado.

La compañía optaría por un reboot de la franquicia, con un enfoque opuesto a lo intentado por Schumacher. De contactar con creadores como Darren Aronofsky, con enfoques muy oscuros para el personaje, se llegó a Christopher Nolan, que dio forma a la adorada trilogía del Caballero Oscuro con Christian Bale.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
manuwar
manuwar
5 months ago

La verdad es que los planes para la película pintaban bien como cierre de círculo, pero qué se yo….Schumacher dijo en varias ocasiones que las intenciones de la película pasaban por retomar la oscuridad inherente al personaje, pero también he leído que los planes de Warner pasaban por justo todo lo contrario. Y mira muchacho, es que otra ya….

Por cierto que tras la negativa/descarte de Nicholas Cage, se llegó a fichar a Coolio como Espantapájaros.

La verdad es que de pelis DC que estuvieron a punto de ser y nunca fueron, hay material para un buen rato de fantaseos: Batman V, Batman Beyond, Batman: Año Uno de Aronofsky, Justice League de George Miller, Superman Lives de Tim Burton….y todas más o menos por la misma época.